Piden la captura internacional del femicida de una adolescente de 15 años

País 05/12/2020
Se trata de Víctor Hugo Serrano, un joven boliviano con el alias de “Brasil” y de unos 25 años aproximadamente. Creen que es el asesino de María Elizabeth Flores, asesinada en Salta.
femicida salta
Víctor Hugo “Brasil” Serrano es un joven boliviano de 25 o 26 años.

El juez de Garantías 2 de la ciudad salteña de Tartagal, Héctor Fernando Mariscal Astigueta, ordenó la detención y captura nacional e internacional de Víctor Hugo “Brasil” Serrano, un joven boliviano de 25 o 26 años y con posible residencia en la ciudad de Yacuiba, Bolivia, por ser el presunto femicida de María Liz Elizabeth Flores, una adolescente de 15 años que fue asesinada de un disparo en la cara en la localidad fronteriza de Salvador Mazza, en Salta.

Según informó el Ministerio Público Fiscal de Salta (MPF), el juez adoptó la medida después de hacer lugar al pedido del fiscal penal de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas de Tartagal, Pablo Cabot.

El brutal femicidio habría ocurrido el fin de semana pasado y luego de una intensa búsqueda, el cuerpo de la joven fue encontrado en un canal de desagüe cercano a las vías del barrio Justo Juez.

Según detalló el MPF, la adolescente había salido de su hogar el domingo último y desde entonces su familia le perdió el rastro, hasta que un día después fue encontrada en el barro con un orificio en el rostro producido por un disparo con arma de fuego.

Basado en la descripción de testigos, el MPF provincial detalló que Serrano mide 1,60 metros, es de contextura física delgada, tiene el cabello corto, presenta una cicatriz en el rostro, en el lado izquierdo de la frente, y otra en el sector derecho de la ceja, de una extensión considerable y que abarca desde la oreja derecha hasta antes la mejilla y del labio.

Según los datos aportados por familiares y amigos de la víctima, la última vez que la vieron con vida a María Liz fue la noche del domingo último, en una plaza a la que había ido con dos hermanas y amigas. Fue en ese momento que apareció en escena Serrano, con quien había tenido un romance al que puso fin por hechos de violencia, y a la fuerza se la llevó del lugar. Las jóvenes que estaban con la chica contaron que el presunto femicida exhibió su arma para obligarla a irse con él.

A partir de ahí su familia comenzó a buscarla esa misma noche y según denunciaron, en la Comisaría 40 no quisieron recibirle la denuncia al padre. El cuerpo de María Liz fue encontrado en el mediodía del día siguiente, con un balazo en el rostro.

Después de haber realizado las pericias pertinentes, el fiscal ordenó la entrega del cuerpo a la familia para la inhumación, con la indicación de cumplimiento de todas las directivas del Comité Operativo de Emergencia (COE), conforme los protocolos, ya que le detectaron que estaba contagiada de coronavirus a través del hisopado realizado antes de la autopsia.

Fue entonces que el COE dispuso en primer término que ingresara el vehículo con el cuerpo al cementerio y que dentro de la necrópolis, y una vez sellado el féretro, podrían pasar cuatro familiares para despedirse. Ante la negativa de la familia, y el compromiso de mantener el cajón cerrado y sellado, el COE dispuso que se realizara un velorio en el domicilio de la víctima, hasta hoy por la mañana.

El crimen levantó una ola de protestas y pedidos por justicia en toda la localidad de Salvador Mazza. Familiares, amigos y vecinos dejaron el cementerio en una columna que marchó por las principales calles y pasó por la casa del intendente Rubén Méndez, a quien le recriminan no haber colaborado más que con el cajón y ni siquiera haberse acercado a saludar a la familia. “Todos los días saldremos hasta obtener justicia para Liz”, aseguró Nina Cuéllar, tía de la adolescente. “Ya queremos repuestas”, y por eso seguirán movilizándose “hasta que lo capturen a este maldito”, agregó la mujer.

Cuéllar contó al diario Salta/12 que la familia afrontó los gastos del sepelio por su cuenta, con ayuda de vecinos y amigos. “Nos sentimos indignados por el accionar del intendente de Salvador Mazza, acá con él no contamos para nada, en ningún momento fue a nuestro domicilio ni a dar el pésame, es un descorazonado”, lamentó, y concluyó: “La municipalidad apenas nos colaboró con el cajón, ni siquiera nos prestó el velatorio completo”.

Te puede interesar