Raúl Porchetto: “Me siento orgulloso de ser músico popular”

Cultura 06/11/2020 Por Redacción La Nueva Mañana
El músico presentará su primer concierto online el próximo 13 de noviembre. En charla con LNM hizo un repaso por sus casi 50 años de carrera.
Porchetto

chapa_ed_impresa_01

ENTREVISTA A RAÚL PORCHETTO 

Próximo a cumplir cinco décadas de actividad en la escena de la música nacional, Raúl Porchetto brindará el próximo viernes 13 de noviembre el primer concierto vía streaming de su carrera. Como tantos otros artistas a lo largo de todo el mundo, el músico nacido en Mercedes, provincia de Buenos Aires, incursionará en el universo de los recitales virtuales apenas dos días antes de cumplir 71 años. 

“Naturalmente no es una presentación habitual, la idea es generar una especie de encuentro como si fuese el living de casa, crear un ámbito familiar en el que el piano y la guitarra vayan generando también espacios para la conversación”, señala el autor de Reina Madre a La Nueva Mañana en la previa al concierto. Según cuenta, la idea es repasar algunos de sus clásicos y aprovechar la oportunidad para volver a traer a escena canciones que no tienen lugar en los conciertos tradicionales. “La gente siempre pregunta por esos temas más intimistas que quedan perdidos en el rincón de algún álbum y que, por las dinámicas propias de los shows masivos, se guardan para momentos más propicios. Creo que este contexto es propicio para eso”, advierte.

“Es un buen momento para replantearse las cosas” 

Alternando desde hace algunos años la vida en la ciudad con la serranía cordobesa, Raúl Porchetto empieza a sorprenderse por los resultados de la convocatoria que lo devolverá al escenario (o algo parecido a eso) en compañía de una banda que estará integrada por Daniel Porchetto en teclados y voz, Hernán Rico en percusión y Ana Clara Porchetto y Antonella Vinaccia en coros.  “Lo primero que me llamó la atención es cómo se empieza a sumar gente de Miami, Perú, Colombia. Es algo que me voló la cabeza, algo que era inimaginable en otros tiempos y otros contextos”, afirma con un entusiasmo evidente. 

“Sentado en el umbral de dios, Reina Madre, Bailando en las veredas…. son canciones que se siguen escuchando en nuestro país y en el continente”.

“Aproveche el tiempo para investigar y estudiar”, dice mientras describe el momento actual como la “esquirla de una explosión de la sociedad a nivel planetario”. “Muchas veces me pregunto qué pasaría si en vez un virus, apareciesen dos o tres a la vez y parece que si eso pasa se extinguiría la raza humana. Hay que ponerle buena onda porque no podemos hacer mucho más que cuidarnos, quedarnos en casa, lavarnos las manos y usar el barbijo. La medicina avanzó muchísimo pero es una ciencia fáctica. Hay esperanzas respecto a la vacuna, pero son sólo eso. En concreto, en una pandemia mundial como ésta, creo que es un buen momento para replantearnos las cosas de un modo más profundo”, reflexiona ante la consulta de La Nueva Mañana. 

Como lo hace desde hace muchos años, Porchetto intentó sosegar su espíritu inquieto avanzando en sus estudios de medicina china y su reencuentro con el piano, cuya investigación profunda había abandonado empujado por el trajinar cotidiano que todo se llevaba puesto en los tiempos de la llamada “vieja normalidad”. “Sé que no me va a alcanzar esta encarnación para aprender todo lo que quiero”, dice refiriéndose a la infinitud de posibilidades que la música tiene la potencialidad de ofrecer. 

A la par de eso, en su menú de lectura pueden mixturarse varios libros y autores, que lo van acompañando alternadamente en su tiempo de aislamiento, que transcurrió mayormente en la localidad de San Clemente, ubicada en el cordobés departamento de Santa María. “Leer siempre me ha enriquecido. En la medida en que uno va adquiriendo esas herramientas, las ideas que se proponga transmitir van a tener otro tipo de riqueza”, asegura, en el que reconoce como uno de sus concejos más recurrentes a los nuevos autores y compositores. 

“Si hay algo que se puede evidenciar escuchando mis discos es la época en que fueron concebidos”.

Una retrospectiva satisfactoria 

Con un último disco presentado en el 2018 (Sombras en el cielo), los conciertos de Porchetto se convierten desde hace años en el refugio de miles de escuchas que logran conectarse, a través de los sonidos, con distintas instancias de su existencia.

“Realmente me siento orgulloso de lo que he hecho”, dice el músico, mirando su propia obra en retrospectiva. “Obviamente hay cosas que me hubiese gustado hacer de otra manera, pero lo cierto es que no tuve la oportunidad. Eran otros tiempos y a veces se hacía cuesta arriba poder grabar de determinada manera y en determinadas condiciones”, analiza al rememorar marginales horarios de grabación y condiciones técnicas muy alejadas de las que rigen en la actualidad. “Sentado en el umbral de dios, Reina Madre, Bailando en las veredas, por sólo nombrar algunas, son canciones que se siguen escuchando en nuestro país y en el continente. La verdad es que me siento cómodo y eso tiene que ver con la sinceridad con la que siempre encaré mi obra. Cuando uno logra ser sincero, la obra se torna atemporal, y creo que si no hubiese pasado yo no hubiese podido llegar a estos 50 años de carrera”, asegura con un franco tono de satisfacción. 

“Volcar las situaciones cotidianas en mis obras es casi una necesidad y siempre he tratado hacerlo”.

La necesidad de reflejar las situaciones cotidianas

“Si hay algo que se puede evidenciar escuchando mis discos es la época en que fueron concebidos”, agrega el Porchetto que se mira en perspectiva, y detalla un repaso en el que el torbellino de sonidos se va encastrando en los ambientes musicales de las últimas tres décadas del siglo XX de modo notable. Desde la corriente acústica que lo tuvo como referente a comienzos de los setenta, pasando por la entonces denominada música progresiva y el jazz rock, pasando por la new wave y el pop ochentoso, hasta llegar a la maduración de un músico seguro de su obra, que defiende sus ideas dando rienda suelta a una creatividad cuya riqueza se esconde en los matices en los que permite incursiones lo aprehendido en el recorrido. 

“Yo me siento orgulloso de ser músico popular, más allá de haber estudiado en el conservatorio y haberme formado en otras corrientes musicales, el contacto con esa identidad para mí siempre fue algo fundamental. Volcar las situaciones cotidianas en mis obras es casi una necesidad y siempre he tratado hacerlo”, afirma. “Hoy duermo tranquilo. La sigo remando en dulce de leche, pero tengo que ser un agradecido”, afirma. 

Raúl Porchetto actuará el 13 de noviembre a las 22.
Entradas disponibles en: Disco Trashumante

LNM - Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar