Se divierten, juegan, ganan, sueñan y abren caminos

Las Bionsón son un equipo de fútbol femenino del Valle de Calamuchita, que surgió como un conjunto familiar y hoy se transformó en una escuadra de amigas y campeonas de la zona. Su historia y anhelos.
fútbol femenino regional Calamuchita
Las Bionsón en acción. - Foto: Gentileza.

Una tarde las hermanas Rolhihir estaban viendo la película “Un entrenador genial”, de Will Ferrel y Robert Duvall. Y se divertían mucho con uno de los personajes infantiles. 

- Soy Byong Sun, y soy una persona muy amable – dijo el niño en su primera aparición en la película futbolera que data del año 2005. Ese niñito bien pequeño, de lentes, interpretado por el actor Elliot Cho tiene un papel fundamental en la trama de esta película. Y a las hermanas Rolhihir, en el barrio La Aguada de Reyes, de la localidad de Embalse, las hizo divertir mucho. Les llamaba la atención “porque era malísimo jugando, pero le ponía la re onda”. A tal punto amaron el personaje que decidieron que el equipo de fútbol que ellas tenían, que había formado su papá José, se llamará Las Bionsón. Y sí, le ‘cordobesearon’ el nombre.

                                                                              ***

Noelia, Jesica, Griselda y Rosalía son las hermanas Rolhihir. Las hijas del “Pata”. Aman el fútbol. Noelia de pequeña soñaba con jugar en la Selección argentina. La vida la llevó por otros rumbos, pero siempre estuvo ligada al juego del deporte más hermoso del mundo. Y lo hace con sus hermanas. Y con amigas. ¡Qué más se puede pedir! 

“Las Rolhihir” juegan los torneos en la cancha de “La zurda del 10” y llevan cinco campeonatos ganados consecutivamente. Lo cuentan orgullosas. El fútbol profesional que soñó Noelia cuando tenía 10 años y ya pateaba la pelota en el barrio quedó lejos. Pero entiende que vendrán nuevas generaciones que aprovecharán las puertas que se están abriendo.

Desde Embalse de Calamuchita lo sueña así, junto a sus hermanas de sangre y las hermanas del plantel de Las Bionsón.

- Lo que más me gusta de jugar al fútbol es el compañerismo. Se necesita de un equipo para ganar -sentencia Jesica Rolhihir.

Es que sí, Las Bionsón son un equipo, un equipo de amigas que se conocen de hace años y han llevado ese complicidad a las canchas de fútbol, y ganan y ganan, y hoy son muy reconocidas en la zona de Calamuchita y Tercero Arriba. 

- Somos hermanas -exclama Virginia Guevara, la arquera, que se sumó el año pasado al equipo y desde un principio sintió una química especial. 

Virginia no soñaba con ser futbolista, pero desde pequeña que anda jugando. Lo hacía en aquel descampado de Villa Irupé frente a su casa, en la zona donde viven los Tachuela, los Duartes, los Domínguez. Ahí era feliz jugando al fútbol y ni se imaginaba otra forma de interpretar el juego. Además a los 18 años fue mamá de mellizas y se abocó a ellas.

Hoy ya tiene cuatro hijos, vive en santa Isabel, hace unas tortas riquísimas y sigue jugando al fútbol, divirtiéndose con ese grupo de amigas que ganan y ganan. 

 Aunque todavía tienen la espina de que en el último torneo pre-pandemia perdieron la final 1-0 ante Las Rebeldes de Río Tercero.

 Ese certamen fue una maratón. Empezó a las 10 de la mañana y terminó a las doce de la noche. Llegaron exhaustas a esa final, pero ya quieren revancha.

                                                                                  ***

WhatsApp Image 2020-10-26 at 12.00.20
Originalmente se llamaban Las Kun y luego le cambiaron el nombre a Las Bionsón. Formación de aquellas "Las Kun", con más de diez años jugando juntas. Arriba:  Guadalupe Ramírez, DT Fabián Gutiérrez, Aldana González, Griselda Rolhihir, Rosalia Rolhihir, Rebeca Bringas, Abajo: Jesica Rolhihir, Mariela Alaniz, Noelia Rolhihir, Matías Maldonado (sobrino de todas) y Carla Cabral.

- El equipo original viene desde que yo tengo doce años. Imaginate que estoy por entrar a los 29 – dice Noe, y se ríe. Ella es defensora, admiradora de Javier Mascherano, experimentadas y de las que resalta por su juego. Aunque todas al nombrar a una distinta hablan de Jesi.

- Jesi es la crack mayor, una genia. Es espectacular – relata Guevara – Cuando se juntan con Aldi y Carli, son potencia. Es un gran equipo –agrega. En su voz se nota la felicidad de pertenecer a Las Bionsón. Se nota en sus gestos, en sus modelaciones en la voz y lo pone en palabras- Las Bionsón significa mucho acá. Estuve en varios equipos porque amo jugar al fútbol, pero estar con ellas es muy especial porque son potencia, muy conocidas y ahora son mis hermanas. No hay discusiones. Es un gran equipo.

Jesi, es Jesica Rolhihir. Aldi, es Aldana González. Y Carli, es Carla Cabral. Las tres juegan juntas desde chicas, desde los inicios del equipo.

Son unas 15 jugadores las que forman parte del plantel. Juegan en distintos torneos. Van de un lado a otro. Fin de semana tras fin de semana. Así era su rutina hasta la llegada del coronavirus. ¡Lo que extrañan jugar al fútbol!

Varias de ellas son mamá. Gloria es mamá de tres nenas y Jesi de una niñita, Rosi es mamá de dos varones. Noe también tiene dos nenes, al igual que Luci Sosa. Virginia tiene a las mellis y dos nenes más, y Joha está de ocho meses, esperando la llegada de Angielina.

La mamá de Johana Vega, Carla Duarte, jugaba al fútbol en La Aguada. Y ahora Joha sueña que su hijita también juegue al fútbol. Tres generaciones de futbolistas.

- Yo juego al fútbol desde los 10 años, en el colegio, en el barrio y en distintas localidades. Siempre armábamos equipos y jugábamos campeonatos barriales… Jugué mundialitos, Copa gobernación. Jugué en Santa Rosa para Las Consentidas, en varios equipos de Villa del Dique – relata Joha, que desde el año pasado juega en Las Bionsón. Como todo queda en familia, ella es cuñada de Noelia Rolhihir. Ahora está embarazada y no puede jugar, pero no ve las horas de volver a patear –Apenas pueda, vuelvo –aclara la mediocampista central de 29 años. 

 - Uuuufff lo extraño demasiado a jugar al fútbol. Extraño los campeonatos, los entrenamientos –dice con nostalgia.

fútbol femenino Calamuchita

                                                                                               ***

La Aguada de Reyes, Villa Irupé, Santa Isabel, barrios populares de la localidad serrana de Embalse y que provee de talentos a Las Bionsón. 

Aldana González, Carla Cabral, Jesica Rolhihir, Griselda Rolhihir, Rosalia Rolhihir, Noelia Rolhihir, Rebeca Bringas, Guadalupe Ramírez y Mariela Alaniz, vienen prácticamente desde los inicios. Luego se fueron sumando Virginia Guevara, Giuliana Vega, Johana Vega, Sabrina Pucheta, Lucia Sosa, Gloria Barrozo y Milagros Gutiérrez.

- El equipo lo originamos con mi viejo y a partir de ahí seguimos. Éramos las machitos del barrio jajajaja – relata riendo Noelia. Aunque luego aclara que ella jamás se sintió discriminada o sufrió prejuicios por jugar al fútbol. Joha Vega coincide. Y agregan que suelen jugar partidos mixtos para agarrar más experiencia y exigencia.

Aquel descampado donde solía jugar Vicky y sus hermanos cuando era una niña ya no existe más. Pero no, no, no hay nostalgia. La dueña del terreno los autorizó a hacer una cancha. Le pusieron arcos, le soldaron un travesaño y ahora se hacen campeonatos allí. Y las Bionsón suelen ir a jugar. La rueda del tiempo...

                                                                             ***

WhatsApp Image 2020-10-26 at 12.05.11
Representando a Embalse en el mundialito: Edgar Vega, Milagros Gutierrez, Vicky Guevara, Rosalia Rolhihir, DT Fabian Gutierrez, Noelia Rolhihir. Abajo: Johana Vega, Jesica Rolhihir, Sabrina Pucheta, Giuliana Vega, Gloria Barrozo y Lucia Sosa.


- Juegan torneos relámpagos. ¿No hay una Liga oficial como el fútbol masculino para las mujeres?

- Lo intentamos el año pasado, pero nos exigen mucho desde el tema financiero... Asique decidimos seguir con los campeonatos relámpagos que te dejan plata, y por lo menos saldas lo gastado en viáticos.

 - ¿En Río Tercero o Calamuchita?

- En Calamuchita.

En La Liga Regional de Río Tercero hubo reuniones para formar un torneo de fútbol femenino. La idea era que se jugara los domingos en la previa a los partidos de Primera. Pero no prosperó. A comienzo de año se presentó un proyecto en la Liga riotercerense y estaba con expectativas de que pronto hubiera un anuncio. Por ahora nada y encima la pandemia frenó todo.

campeonas


                                                                                 ***

Jesica Rolhihir tiene 27 años y trabaja como auxiliar escolar en el jardín de infantes Rafael Obligado. Todas dicen que ella la rompe. Y ella se ríe. Empezó a jugar a la pelota en una canchita que su papá, maquinista de la Municipalidad, hizo frente a su casa en La Aguada de Reyes. Primero la mandaban al arco, pero a medida que fue creciendo fue saliendo al centro. Hoy es una mediocampista elogiada. Admiradora de Juan Román Riquelme también de niña soñó con ser jugadora profesional.

- Soy de tomarme los partidos muy en serio –se ríe-,  dejo todo por la camiseta… Me encantaría jugar como Riquelme, pero eso sería mucho –y se vuelve a reír-.  Soy muy energética, me gusta defender, pero también atacar,  si la pierdo trato de recuperarla. Me gusta jugar para divertirme con mi familia y me gusta jugar para aprender más con hombres, aprendes a usar el cuerpo, a pensar más el juego… Me hubiese encantado jugar profesionalmente. Tuve a mi hija a los 21 años, y, a partir de ese momento, fue como que el fútbol pasó a segundo lugar en mi vida.

La hija de Jesi se llama Aymara.

- Yo soy hincha de Boca desde que tengo memoria, pero le puse Aymara porque siempre me gustó el nombre de Aymar, el jugador de River.

Ella no pudo ser futbolista profesional. Pero le gustaría mucho que su niña siga su legado. 

Las Bionson



Te puede interesar