“Extraño bastante jugar al fútbol”

La historia de Maura Saenz, la arquera de Universitario, que planeaba retirarse de la actividad este año. La pandemia le puso incógnitas a su futuro en el arco.
20200911_203809
Maura Saenz en el arco de la "U". Una incógnita si podrá estar cuando el fútbol femenino retorne a Córdoba. - Foto: Gentileza.

Cuando iba arriba del colectivo, rumbo al entrenamiento, un sinfín de emociones la invadían. No importaba el frío o el calor, el cansancio de la edad o de la jornada laboral, nada le quitaba esa sonrisa porque iba a compartir con sus compañeras de Universitario esa pasión que forjó de niña en su Perú natal, allá en el pueblito de Quintay.

Maura Saenz tiene 47 años y una vida abrazada a la pelota, más allá de que tuvo que dejar sus sueños futboleros a un costado cuando fue adolescente, pero que lo recuperó cuando llegó a Córdoba.

Por eso hoy extraña y extraña, y extraña el fútbol. Es que el fútbol es el deporte que la hizo y la hace feliz, que la unió a sus hermanos, que le permitió conocer gente, que la hizo recorrer esta ciudad lejana de su tierra, que le dio amigas y atajadas y más atajadas. El fútbol fue y es más que un juego. Es difícil hablar en pasado o presente para la historia de Maura Saenz, porque este era un año especial en cuanto a su vinculación con la actividad, se había planteado que era el último y se quería despedir bajo los tres palos.

Pero la pandemia le trastocó la idea, como a todo el mundo. Y eso la pone triste. Es, quizás, el único momento de la charla que LA NUEVA MAÑANA tuvo con la arquera en que la sonrisa desaparece.

“Ahora ya estamos en retiro, me iba a retirar y pasó todo esto. Y me he quedado triste, quería tener una despedida linda, pero por esta situación no se va a dar. Hay que ver cómo está mi cuerpo para el año que viene”, explica la guardavalla que llegó a Córdoba en 1998.20200911_203741
El invierno que estamos viviendo ha sido cruel, más allá de su frío, ha sido peor que esos árbitros que no dan ni un minuto de descuento cuando estamos perdiendo por la mínima. Y más para aquellos que encontraban en la práctica deportiva como un escape de muchas cosas. 

Por eso Saenz exclama: “Extraño bastante jugar al fútbol. Y extraño más a mis compañeras de Universitario. A mí me gusta motivar a mis compañeras en todo sentido. Tengo oído para escuchar a otras personas. Yo las escucho y trato de transmitirles a mis compañeras, me gusta estar con ellas. Les llevo agua, hielo si hace calor, estar con ellas. Las extraño. Pero hay momentos de la vida en que hay que estar del otro lado”.20200911_203823
Belén Rodríguez es la capitana de la “U”. Referente del equipo y de la Liga cordobesa. Y ella nos cuenta: “Maura es una excelente persona. La historia de ella es muy linda”.

¿Y cuál es su historia?

 “Yo soy peruana. Llegué a la Argentina en marzo de 1998. En el colegio me gustaba jugar al fútbol en el recreo. Jugaba con los chicos, desde los ocho, nueve años con la pelota para arriba. Aunque en esa época era visto malito el fútbol para la mujer, pero a mí me gustaba... Al secundario mi papá nos mandó a Lima y en Lima dejé el fútbol, porque no había lugar para que nosotras. Yo iba a un colegio de mujeres y era imposible practicar. Pero yo seguía a mis hermanos cuando jugaban, estaba detrás de ellos, para todos lados”, narra Maura.

Y continúa: “Pasó tiempo sin que jugara al fútbol, hasta que vine a Córdoba; y retorné al fútbol en Córdoba. Pero no fue ahí nomás. Cuando llegué tenía 26 años y antes de cumplir los 30 me junté con unas amigas a jugar, otra vez. Hacía años que no jugaba y así nació esta historia, por una juntada de amigas”.

Pero su historia no se queda ahí. Para nada. Hay mucho, porque esta vecina de barrio Villa Warcalde, que se tomaba dos colectivos para ir a los entrenamientos nocturnos en Universitario, es una emprendora y pionera en el fútbol femenino cordobés.20200911_203846
Aunque antes confiesa. “Yo no era arquera, no me gustaba el arco. Fui de casualidad. A mi me gustaba ir adelante, hacer goles, como era flquita cuando era chica, me mandaban arriba...  Me hice arquera acá, en Córdoba. En esa juntada me preguntaron si me animaba ir al arco, dije bueno, y me gustó. Y desde ese día voy al arco siempre”, relata entre risas, y cuenta que desde ese momento empezó a ver partidos y prestarle atención a los arqueros. 

El fútbol nunca se había ido de su vida. Entonces cuando vio que en Córdoba podía jugarlo, no lo dudó. Y empezó a participar de diversos torneos de fútbol 5 que se organizaban en Deportivo Alberdi. Y unas amigas la invitaron a hacer un equipo y así nació Deportivo Amistar. “Era muy lindo, éramos todas peruanas. Jugábamos y ganábamos. No me quiero alabar, pero ganamos muchos trofeos”, cuenta sonriendo. “Me sentía muy importante”, exclama entre risas; y agrega: “Cuando vienen los compañeros de mi hijo a casa y ven los trofeos, le preguntan si son de él. Y mi hijo les cuenta que son de su mamá, que juega al fútbol, y todos quedan sorprendidos”.

Del fútbol 5 pasó al Fútbol 7. Y ella formó su propio equipo, Asociación peruana. “Armamos ese equipo con todas chicas peruanas y hacíamos nuestras propias camisetas. Estábamos todas comprometidas”, recuerda.

20200911_203904
Y fue conociendo gente. Y fue por más desafíos. Y, entonces, era el turno del fútbol 11.

“En el 2012 comenzó el fútbol femenino de la Liga cordobesa, Deportivo Alberdi hizo su equipo y me invitaron. Yo veía el arco de fútbol once y me parecía gigante. Ni loca, decía al comienzo. Dale, dale, me insistían y me animé”, dice con su gracia “Maurita”, como la llaman sus compañeras.

Fueron cuatro años en Deportivo Alberdi. “Fue una linda experiencia, era un equipo de latinas, había peruanas, bolivianas, paraguayas, argentinas. Al comienzo nos hacían de a 8, 9, 10 goles, pero disfrutábamos, no nos peleábamos, y hubo partidos que ganábamos, y así...”, narra.

Maura Saenz también atajó en el futsal en el equipo Colonia Peruana. 

Dejó Deportivo Alberdi porque se le complicaba para ir a entrenar. “La mayoría trabajaba y entrenábamos tarde, tardísimo, de 22 a 23. Fue lindo y la gente de la comisión del equipo nos trataba bien, nos buscaba en autos”.

Fue conociendo gente, siguió participando de torneo de fútbol 5 o fútbol 7, la invitaron a varios equipos, pero por su trabajo no podía ir. Le quedaba, además, muy lejos los lugares de entrenamiento y por el horario se le hacía difícil.

Hasta que en el 2017 apareció Universitario. “Y me dije, por qué no intentar. Conocí al Dt y a Belén, me contaron qué días entrenaban y me sumé, y desde esa fecha estoy con ellas”, explica.20200911_203756
Por eso las extraña, es que fueron muchos años de compañerismo. De banca, de apoyarla sabiendo que ella se toma dos colectivos para ir a entrenar y que al otro día se debe levantar temprano para ir a trabajar y acompañar a su hijo a la escuela, y la distancia, y demás. Fútbol femenino, sacrificios constantes por una pasión.

Pero su historia no es sólo atajando pelotas. Es más larga. Ella relata una parte, una parte importante: “Hacer una carrera es una materia pendiente en mi vida. En Perú estudiaba enfermería, hice dos años y por motivos económicos no pude continuar- Cuando me vine a Córdoba se me hizo difícil, primero por lo del documento, era complicado, dejé los estudios y casi desde que llegué trabajo en una casa particular de lunes a viernes. Los fines de semana trabajo en un boliche... A veces me quería regresar a Perú, porque extrañaba mi familia. Pero me fui acostumbrando a la vida, a la comida, al ambiente. Fueron cuatro años hasta que me salieron todos los papeles y pude salir y desde entonces todos los años viajaba a Perú de vacaciones, hasta que tuve a mi hijo. Desde el 2006 que no viajo. Y justo este año estaba programado con mi hermano y mi hijo volver a visitar mi país. Pero pasó todo esto, yo quería ir a ver a mi papá, mis hermanos, mis sobrinos. Espero que pronto pase todo”.

La vida de Maura. Los sueños de Maura. Los deseos de Maura. La historia de Maura. “Y así, en Córdoba renació el fútbol para mí”, cierra con una sonrisa.

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar

data-matched-content-ui-type="image_card_sidebyside" data-matched-content-rows-num="4" data-matched-content-columns-num="1"