El Estado nacional avanza en el trabajo en torno a las tareas de cuidado

País 24/07/2020
Doce dependencias coordinada por la cartera de las Mujeres, Géneros y Diversidad presentó su documento sobre las tareas de cuidado, que visibiliza la problemática.
Tareas de cuidado gentileza
Es la primera vez que el Gobierno nacional aborda el tema de manera unificada, considerándolo una política de Estado. - Foto: gentileza

Una mesa interministerial conformada por doce dependencias estatales y coordinada por la cartera de las Mujeres, Géneros y Diversidad presentó su primer documento sobre las tareas de cuidado, que "visibiliza la problemática que habitualmente sólo las organizaciones feministas ponen sobre la mesa, que es una de las principales causas de la brecha salarial".

"Esta vez es el Estado que aborda el tema de una manera integral, desde (las carteras de) Trabajo, Educación y Salud diciendo que es un problema público; hacia un horizonte donde los cuidados se redistribuyan mejor dentro de las familias, pero también donde ofrezca más servicios públicos de cuidados", dijo a Télam Lucía Cirmi, directora nacional de Políticas de Cuidado.

Para las autoridades, se trata de un hecho histórico, ya que es la primera vez que el Gobierno nacional aborda el tema de manera unificada, considerándolo una política de Estado y con el objetivo de avanzar hacia un sistema integral y federal.

Las tareas de cuidados son las actividades básicas que hacemos para vivir: hacer las compras, cocinar, la limpieza del hogar (barrer, planchar, ordenar, hacer la cama, etc.); el cuidado directo de otras personas (niños, niñas, personas mayores, personas con discapacidad que requieren apoyo); la coordinación de horarios y traslados (médico, escuela, cumpleaños, actividades extra escolares, apoyo escolar) y tareas comunitarias y otras tareas en el barrio.

El documento "Hablemos de Cuidados" tiene como objetivo implementar políticas integrales que aporten a reconocer al cuidado como una necesidad, un trabajo y un derecho, tanto a cuidar como a que las personas sean cuidadas, en todos los tipos de familia, reconociendo su diversidad; redistribuyendo el cuidado entre varones, mujeres y otras identidades, y entre los hogares, el Estado, las empresas y las comunidades.

"El Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad tomó muy fuerte las agendas del cuidado", dijo Cirmi, y remarcó que este "es el último tema del que se habla cuando la brecha de los cuidados es la principal causa de la brecha salarial y uno de los principales actores de la feminización de la pobreza".

"La desigualdad en los cuidados profundiza, incluso, las situaciones de violencia y está conectada con todas desigualdades de género que tienen más visibilidad", agregó, y consideró que, dado su alcance, esta problemática "no se resuelve solo desde el Ministerio de mujeres". La especialista aseguró que "quien entiende los problemas de las agendas de cuidado, entiende que abarca muchos aspectos como reorganizar el tiempo, los recursos y hasta los patrones culturales".

Para la redacción del documento se tuvieron en cuenta "normativas y convenciones vigentes, para establecer desde donde partimos y, desde allí, armar una agenda de derechos", explicó Cirmi. "Si los cuidados son una necesidad, entonces tienen que tener derechos, es decir, si los cuidados son un trabajo, quien trabaja cuidando tiene tener sus derechos laborales", agregó. 

¿Quiénes participan de la organización social del cuidado?: todas las personas que lo necesitan (cuando nacemos, cuando nos enfermamos, si somos niños, niñas, adolescentes, personas con discapacidad, personas mayores), las personas que hacen las tareas (padres, hermanos, tíos, abuelos, vecinos); los que proveen cuidados en instituciones (cocineros, trabajadores del sistema de salud, personal de limpieza, trabajadoras de casas particulares, espacios comunitarios, instituciones y las normas que regulan directa o indirectamente las actividades vinculadas).

La especialista aseguró que "el cuidado es la única parte de la economía que no se paró" desde que comenzó el aislamiento social, preventivo y obligatorio, lo que demuestra "el lugar central" que ocupa. "Si no resolvemos los cuidados, no podemos hacer como corresponde el resto de nuestras tareas", explicó.

Es por ello que, según Cirmi, hay que "empezar a pensar las tareas de cuidado como una inversión en vez de un costo. Tener el cuidado bien resuelto mejora el aporte económico y social que hace cada una de las trabajadoras y los trabajadores a la economía".

El documento apunta la necesidad de remunerar adecuadamente a quienes "se dedican a cuidar en distintas esferas sociales; representar a los sectores del cuidado en instancias públicas para que tengan voz; reducir la carga temporal de cuidado de cada familia a través de la socialización; garantizar el cuidado a todas las personas mayores o con discapacidad que requieran apoyo en la autonomía". Desde el Estado se deben garantizar las "políticas de cuidados en la vejez que sean universales centradas en el paradigma de los Derechos Humanos, y garantizar el derecho de niñas, niños y adolescentes a ser destinatarios de cuidados respetuosos de sus derechos y exentos de violencia en ámbitos institucionales como en el contexto de sus comunidades y familias", afirma el texto.

La Mesa Interministerial de Políticas de Cuidados está conformada por el MMGyD; los ministerios de Desarrollo Social; Trabajo, Empleo y Seguridad Social; Educación; Salud; Economía; el Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados (Pami); Andis (Agencia Nacional de Discapacidad); Anses (Administración Nacional de la Seguridad Social); Afip (Administración Federal de Ingresos Públicos); Inaes (Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social), y el Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales.

Fuente: Agencia Telam

Te puede interesar