Anécdotas futboleras: Cuando César Luis Menotti fue "el cordobés"

El fútbol está plagado de historias particulares. Esta no es la excepción. Cuando el "Flaco" salió en los diarios rosarinos que era de apellido Fernández y cordobés.
menotti
César Luis Menotti, gloria del fútbol mundial.

El técnico campeón del mundo en 1978, César Luis Menotti, es un maestro para el fútbol del fútbol y, también, una fuente inagotable de anécdotas.

En el 2104 el periodista Diego Borinski lo entrevistó para la legendaria revista El Gráfico y allí el "Flaco" narró la historia de cuando fue a Rosario Central siendo un juvenil para probarse y en el diario salió que había un "cordobés" probándose en el club. 

"Estábamos una mañana tirados en el balneario después de ir a bailar, y me encontré a un profesor de la escuela. “¿Qué hace, César? ¿Cuándo va a venir a Central?”. Yo le contesté que no podía, que en la Liga me pagaban y en Central tenía que pagar yo para jugar. 'Hoy juega la escuela del club en Totoras, ¿no quiere venir?, me tiró. No quería, pero mis amigos empezaron:  'Dale, vamos a Totoras, que hay una joda impresionante, no sabés el baile que hacen ahí, ¿qué vamos a hacer acá?”. Estaba muerto, no había dormido nada. Y fuimos. Me pusieron para la escuelita de Central, metí los dos goles y ganamos. Me llamaron para que fuera el miércoles a jugar para la Reserva contra la Primera, ya en la cancha. Y volví a meter dos goles, uno de la puta madre: un saque de outball (lateral), no me lo olvido más, amagué pararla, la dejé pasar y le di un voleo… Se armó un revuelo. 'Central está probando a un delantero cordobés de apellido Fernández', se escribió en el diario", relató Menotti.

"¡¿Fernández?! ¡¿Cordobés?!".

Y Menotti, amplió la anécdota: "Sí, sí, te escondían porque en esa época se robaban los jugadores entre Central y Newell’s si no firmabas… Y yo no quería firmar, porque tenía que mantener a mi mamá. Para que te des una idea, después de la muerte de mi viejo tuvimos que alquilar nuestra casa dos años y me fui a vivir al altillo de unos familiares. Bueno, la cuestión es que pasaron unos días y me llamó el presidente de Central, el viejo Flynn. “¿Pero usted quiere o no quiere jugar en Rosario Central?”, me preguntó. Y lo maté: '¡Cómo no voy a querer jugar si yo soy hincha de Central desde chiquito!'. Y ahí nomás le tiré la delantera de la que me hablaba mi viejo: “Cagnotti, Gómez, Guzmán, Potro y García”. El viejo Flynn se volvió loco. '¡Pero entonces usted quiere jugar!', exclamó. 'Claro, pero debo mantener a mi mamá y gano 2 mil pesos en las ligas', la seguí, y aproveché para subir mis ingresos. Ahí me miró: 'Le voy a dar 40 mil pesos por su pase y 2500 pesos por mes'. ¡A la mierda! No sabía ni qué era el pase. ¡Dios mío! Volví a casa, y mi vieja se largó a llorar. '¡Es Rosario Central!', me decía, como si hubiese llegado a la luna".

Menotti El Grafico

Te puede interesar