Los Cocaleros: desde Jujuy con amor y rock

Cultura 29/08/2018 Por
La banda cordobesa con raíces norteñas se presenta en Casa Babylon este sábado, para dar a conocer a su público nuevas canciones plagadas de paisajes desérticos entremezclados con folk-rock de alto calibre.
Ver galería Cocaleros00003
1 / 2 - - Foto: prensa Cocaleros.

chapa_ed_impresa_01

“Una ciudad sin rock es una ciudad aburrida”, afirma categórico del otro lado del teléfono Ariel Pantaleón, bajista y fundador de Los Cocaleros. Y si hay una banda de la escena cordobesa que sabe de quitarle el aburrimiento a esta ciudad, es la de Pantaleón. Con raíces jujeñas bien marcadas en el clima árido de sus canciones, “Los Coca” comenzaron con la energía puesta en compases punzantes de un punk enérgico. Una bocanada de fuerza contenida que necesitaba salir. Eso quedó plasmado en su primer disco, el homónimo “Cocaleros”, lanzado en 2013.

Casi disparada, esa obra primigenia demostró el potencial de estos hijos de La Puna. Buscando anclar aún más en esos orígenes desérticos, pero con la influencia cosmopolita de la docta, viraron el sonido hacia canciones en español que dieran cuenta con claridad del mensaje “algo oscuro”, que ilustra a “héroes solitarios, almas atormentadas y un mundo en decadencia”, como ellos mismos se describen.

Ese giro se produjo con “Abra Pampa” (2015), un segundo álbum que mostró la evolución y la madurez del grupo. El folk rock, con tonos sesentosos y la “energía controlada” que le da el origen punk, hacen de Los Cocaleros un grupo en constante movimiento. Y esa huida del acartonamiento es lo que los vuelve sumamente atractivos.

Domando la energía contenida

Cambios de formación, idas y vueltas, confluyeron en que de aquella primitiva versión cocalera quedaran solo dos integrantes hoy en día: Martín “Lustra” Pose, cantante y Ariel, quien habló con La Nueva Mañana sobre la banda y su nuevo material, en un contexto cordobés y argentino donde priman géneros “modernos”.

Este sábado en Casa Babylon presentarán nuevas canciones, ¿será un adelanto del nuevo disco de Los Cocaleros?

-Exactamente. Venimos hace varios meses laburando en temas nuevos y en el sonido de la banda. Estamos metiéndole fuerza a eso y este sábado vamos a presentar dos canciones para ver cómo reacciona el público. La idea es hacer un show corto, que quede repiqueteando, y después tocar dos o tres fechas más en Córdoba para meternos de lleno en el disco. Nos gustaría adelantarlo en febrero y, si todo sale bien, en marzo del año que viene largarlo.

¿Influye mucho en la banda la reacción que tiene la gente del nuevo material, antes de que salga el nuevo álbum?

-Nosotros estamos buscando generar un vínculo fuerte con el público. Que puedan disfrutar un buen show de rock. También que vea cómo fuimos evolucionando. Ya hace ocho años que estamos en Córdoba y hay gente que nos sigue desde el principio y es interesante ver cómo reacciona ante estas nuevas canciones. En este nuevo disco estamos mostrando cómo queremos que realmente suenen Los Cocaleros.

Cocaleros00001
¿Y cómo va a sonar ese nuevo disco?

-Lo que buscamos es un sonido groso, algo fuerte, sin perder lo rutero y jugando un poco con la psicodelia, que siempre tuvimos, pero que estamos aprendiendo a domar. Porque pasan los años y uno empieza a darse cuenta de la magia, de lo que se pueden generar: climas y ambientes más profundos. Entonces creemos que venimos con unas buenas canciones para este que va a ser nuestro tercer material.

En los inicios tenían un sonido más punk y fueron variando hacia el lado folk, con guiños a Creedence y Bob Dylan, ¿sienten que perdieron energía o la enfocaron en otro sonido?

-Creo que domamos la energía. Empezamos con la euforia de pisar un escenario y poder expresarnos, y aunque los shows de Los Cocaleros siguen siendo bastante intensos, fuimos controlando esa fuerza. Queremos generar un ambiente más escuchable, por decirlo de una manera. Nuestro primer disco tiene mucho de punk, algo que venía creciendo desde nuestra adolescencia. Vamos llegando a un lugar que nos queda cómodo, sin perder esa energía para expresar lo que queremos.

¿Cuánto de raíces jujeñas hay en la música de Los Cocaleros? ¿Y cuánto de Córdoba?

-Y mirá… (Piensa) Nosotros nos sentimos muy influenciados con la cultura jujeña que es muy fuerte. Tiene raíces prehispánicas con mucho misticismo. Jugamos con el desierto, con ambientes psicodélicos, como desolados. Todo eso lo tenemos. Y Córdoba es una ciudad con mucha influencia que recibe de albergar a tanta gente joven. Creo que es eso lo que nos alimentó la creatividad y la capacidad de expresar esa mística que trajimos de Jujuy.

¿Suma hacer ese tipo de música en una escena cordobesa donde el indie y el pop predominan? ¿Buscan distinguirse desde la originalidad?

-La escena rockera disminuyó mucho, no creo que sea por falta de calidad de las bandas, sino porque hoy en día se explota una rama musical diferente que no me parece que esté ni bien ni mal. Si está pegando otro sonido, es porque a la gente le gusta eso y lo escucha. De hecho, yo también la escucho. Pero creo que para toda ciudad es fundamental el rock. Una ciudad sería muy aburrida si no tuviera rock, ya sea en el under o con bandas grandes.

Participaron del “Camino a Abbey Road” y del festival Ciudad Emergente, ¿el rock del interior llegó a tener más presencia en Buenos Aires, histórico centro musical del país?

-Cuesta dar el paso y que te den bola en Buenos Aires. Hay mucho público y por eso a nosotros nos sorprende que haya gente que nos pida fotos o que les firmemos el disco. A veces hace falta salir de tu ciudad para darte cuenta que hay otro público interesado en lo que hacés. Hay muchas bandas, no solo de rock, sino también de otros géneros, a las que le empezaron a dar más importancia allá. Eso hay que aprovecharlo.

En la canción “Duro invierno”, del último disco, Martín Pose canta “soy un caminante nocturno y soy amante del metal”. ¿Se podrá escuchar ese “amor por el metal” en el nuevo disco?

-Sí, obvio. Siempre está en pie la posibilidad de que sorprendamos con algo de eso.

Los Cocaleros tocan este sábado 1 de septiembre a la medianoche en Casa Babylon (Bv. Las Heras 48) junto a la banda platense Las Piñas y Fonez.

Las entradas simples a $150 o dobles a $250 se consiguen en alpogo.com, Eden Entradas y Feria Prisma.

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los lunes en tu kiosco ]


Te puede interesar