El brutal ajuste a las universidades, una de las claves del superávit que festeja el gobierno

El presidente Javier Milei y el ministro Luis Caputo festejan un superávit de dudosa calidad en donde universidades, jubilaciones y provincias ponen el hombro. En la Argentina libertaria, los únicos privilegiados son los rentistas.

Economía 28/04/2024 facundo piai
universidad protesta
MASIVA PROTESTA EN APOYO A LA UNIVERSIDAD PÚBLICA. En respuesta al tremendo ajuste con el que Milei somete a las universidades públicas de todo el país, el martes pasado hubo un aluvión de personas en las calles de muchísimas ciudades argentinas que salieron a defender su derecho a una educación pública y de calidad. Foto: NA

El plan de estabilización del gobierno se reduce a un solo objetivo: combatir el déficit fiscal. Es la colina a defender. Todo su programa económico gira en torno a esto. En efecto, en los términos del gobierno, son exitosos en la medida que logran el cometido. Lo cual les permitiría, luego, bajar precios, bajar la presión sobre los dólares e ir flexibilizando el cepo para que arriben inversiones. De lo anterior se desprende que fracasan en la medida en que no logren que ese balance primordial se consolide en signo positivo.

En las dos últimas intervenciones públicas, el presidente anarco capitalista se jactó de los resultados fiscales conseguidos durante el primer trimestre del año. Un “superávit financiero del 0,2% del PBI”, dijo el líder libertario. Lo cual significa que el ingreso de recursos fiscales supera a los egresos por gastos corrientes y pago de intereses. Algo que no ocurría desde el 2008. “Una hazaña de nivel mundial” posibilitada por la “motosierra”, enfatizó.

Los balances se equilibran de la mano de un superávit brumoso

Las principales objeciones a los números del presidente tienen que ver con que omiten una serie de gastos postergados y que deberán pagar próximamente. Lo cual significa que, si el superávit se logró en base a no pagar, hay en realidad un incremento del endeudamiento del Estado. Por lo que no habría en realidad balance positivo alguno.

No pocas consultoras alertan que si se resta a la totalidad de recursos generados por la recaudación lo que el Estado gastó y también lo que debió pagar, pero no lo hizo, el resultado es negativo. Con lo cual habría un déficit superior incluso al superávit que declara el gobierno anarco libertario.

La arquitectura del superávit 

“El gobierno está tomando para la cuenta fiscal sólo el concepto de base caja y no el devengado (que se base en los compromisos, sin importar si se pagaron o no)”. Quien lo dice es el consultor y docente universitario José María Rinaldi que advirtió sobre la fragilidad de los equilibrios del gobierno al ser consultado por La Nueva Mañana. El que más pone en este ajuste son las mayorías, mientras un grupo reducido de empresas continúa con exenciones que equivalen al 5% del producto bruto.

“El principal elemento de recorte son los gastos previsionales (jubilaciones y pensiones) y el segundo son las transferencias de la Nación al sector público”, destacó Rinaldi. Esto último refiere a giros desde las arcas nacionales a las provincias y universidades. Un tercer elemento de recorte lo explican la reducción de transferencias, pero al sector privado, que se explica con achicamiento de subsidios a transporte y servicios, principalmente.

“El principal elemento de recorte son los gastos previsionales (jubilaciones y pensiones) y el segundo son las transferencias de la Nación al sector público”.

El otro gasto importante que enfrentan las arcas nacionales son los intereses de la deuda, una partida “intocable para el Gobierno”. “Están diciendo que hay superávit en el gasto primario mas intereses de 0,2%, es decir, podemos pagar todo y nos sobre plata”, señaló el especialista en tributación. Ahora bien, lo están logrando postergando pagos al sector energético, licuando jubilaciones y con los recursos para el funcionamiento de la Universidad. 

En la Argentina libertaria, los únicos privilegiados son los rentistas 

Las consecuencias del ajuste tienen su efecto inmediato en el nivel de actividad económica que acumula meses de recesión dura. Esto se advierte con caídas del consumo de hasta 40 por ciento en algunos sectores y también en las críticas que las diferentes cámaras empresarias plantean al Gobierno. En donde a la cabeza de los reclamos están los empresarios de la construcción, pero también los industriales empiezan a manifestar sus inquietudes y, en menor medida, el campo por el atraso del tipo de cambio y las retenciones.

“El sector financiero es el único que no tiene conflictos con el gobierno” destacó en off a quien suscribe un ex banquero central con terminales en el mundo financiero. Es un sector cuyo modelo de acumulación no depende de la suerte de la producción de las industrias de base que está encolumnado fuertemente con el Gobierno y con Wall Street. “Acá el gobierno tiene un aliado muy grande a base de que está ganando fortuna, en casos con renta en dólares de 100% en solo cuatro meses. Único en el mundo”, destacó la fuente.

De acuerdo a la contabilidad de billetes que lleva el Banco Central según la exportación e importación de billetes, “hay 200 mil millones de dólares en Argentina”. De los cuales se conoce la trazabilidad de “solo el 20%”, el resto es materia prima para fondos financieros, con lo cual “tienen un gran poder de fuego. Pueden hacer triunfar o caer a un gobierno”.

“El sector financiero es el único que no tiene conflictos con el Gobierno”.

La bomba de Leliqs

Es de este sector de donde el gobierno está consiguiendo fondeo. “Hoy los bancos están llenos de pesos, no saben qué hacer y le compran bonos que emite el Tesoro”, explicó el ex director del Banco Central. Las Leliqs destacada durante la campaña presidencial como una gran amenaza ya ni se menciona en los medios. ¿Se resolvió el tema? Para nada. 

Así como las Leliqs fueron instrumentos que reemplazaron una bomba anterior (las Lebacs), actualmente fueron reemplazados por otro instrumento. Hay una mamushka de instrumentos tóxicos sin resolver. El plan financiero del gobierno consiste en reemplazar los pasivos remunerados del Central por bonos emitidos por el Tesoro. Así el Central acomoda su balance, pero pasándole su deuda al Tesoro. 

Si bien se trata de instrumentos para absorber los pesos de la base monetaria, si los tenedores de las letras y bonos se desprenden de ellos a tropel obligaría al Banco Central a emitir a raudales. Lo cual generaría una catarata de pesos en la economía con efecto sobre el tipo de cambio.

No pocos consultores coinciden en que tanto el plan fiscal como el financiero llevan grabados a fuego la vulnerabilidad. 

 

 

 

 

Te puede interesar
Lo más visto