Misión cumplida: nave de la NASA logró chocar contra el asteroide para desviarlo

La prueba inédita de "defensa planetaria" tuvo por fin proteger mejor a la Tierra ante una eventual colisión devastadora con un objeto cósmico.
asteroide gentilez
La nave espacial enviada por la NASA para desviar la trayectoria de un asteroide impactó este lunes contra su objetivo. Foto: gentileza.

La nave espacial enviada por la NASA para desviar la trayectoria de un asteroide impactó este lunes contra su objetivo, como parte de una prueba inédita de "defensa planetaria" que debería permitir proteger mejor a la Tierra de una eventual colisión devastadora con un objeto cósmico.

La nave, más pequeña que un automóvil, se estrelló a más de 20.000 kilómetros por hora contra el asteroide Dimorphos, al que alcanzó a la hora prevista, las 23H14 GMT (20.14 hora argentina), informó la agencia AFP.

Y los equipos de la NASA, reunidos en el centro de control de la misión en Maryland, estallaron de felicidad ante las imágenes espectaculares del asteroide Dimorphos acercándose hasta poco antes del impacto.

En la transmisión en vivo se podían distinguir claramente las rocas en la superficie gris del asteroide situado a unos 11 millones de kilómetros de la Tierra.

"Nos embarcamos en una nueva era, en la que tenemos potencialmente la capacidad de protegernos de un impacto de asteroide peligroso", declaró Lori Glaze, directora de ciencias planetarias de la NASA.

Dimorphos mide unos 160 metros de diámetro y no representa ningún peligro para nuestro planeta. Es en realidad el satélite de otro asteroide más grande, Didymos, alrededor del cual giraba en órbita en 11 horas y 55 minutos.

La NASA buscaba reducir su órbita en unos 10 minutos para acercarlo a Didymos. Serán necesarios varios días o quizá semanas para que los científicos puedan confirmar que la trayectoria del asteroide realmente cambió, y lo harán gracias a telescopios en la Tierra que observarán el cambio de brillo cuando el pequeño asteroide pase delante o detrás del grande.

Aunque el objetivo sigue siendo modesto en comparación con el de películas de ciencia ficción como "Armageddon", esta misión de "defensa planetaria" bautizada como Dart (dardo) permite a la NASA entrenarse en caso de que un gran asteroide amenace un día con impactar la Tierra.

La nave viajó durante diez meses desde su despegue en California y para alcanzar un objetivo tan pequeño, se dirigió de forma autónoma durante las últimas cuatro horas del viaje, como un misil autoguiado.

Tres minutos después del impacto, un satélite del tamaño de una caja de zapatos, llamado LICIACube y lanzado por DART hace unos días, debía pasar a unos 55 kilómetros del asteroide para capturar imágenes de la colisión, que serán enviadas a la Tierra en las próximas semanas y meses.

El evento también debía ser observado por los telescopios espaciales Hubble y James Webb, que deberían poder detectar una brillante nube de polvo.

Todo esto servirá también para comprender mejor la composición de Dimorphos, representativo de una población de asteroides bastante comunes, y por tanto medir el efecto que esta técnica, denominada impacto cinético, puede tener sobre ellos.

"Si el asteroide responde al impacto de DART de una manera totalmente imprevista, en realidad podría llevarnos a reconsiderar hasta qué punto el impacto cinético es una técnica generalizable", señaló Tom Statler, científico jefe de la misión.

Y destacó: "Estamos cambiando el movimiento de un cuerpo celeste natural en el espacio, la humanidad nunca había hecho esto antes". Ninguno de los asteroides conocidos amenaza a la Tierra durante los próximos 100 años.

Se catalogaron cerca de 30.000 asteroides de todos los tamaños en las inmediaciones de la Tierra (se les llama objetos cercanos a la Tierra, es decir que su órbita cruza la órbita terrestre) y cada año se encuentran unos 3.000 nuevos.

Fuente: Télam

Noticia relacionada:

Asteroide DART by gentilezaLa NASA intentará desviar la trayectoria de un asteroide con una "nave kamikaze"

Te puede interesar