Biagioli, un apellido que es olímpico tanto en Natación como en Triatlón

Deportes 18/06/2021 Por Federico Jelic
La cordobesa Romina Biagioli consiguió el pasaje a Tokio 2021 aun con una lesión en una costilla. Este fin de semana, su hermana Cecilia puede lograr el mismo objetivo.
romina01 © el patagonico
“Fue como un cuento, nunca quise claudicar y se me dio. Cuando hicieron oficial la clasificación, fue un desahogo tremendo ante tanto esfuerzo”. (Foto: gentileza El Patagónico)

chapa_ed_impresa_01  

 

El huso horario que diferencia a Córdoba de San Luis Potosí, en México, fue un alivio para que la comunicación sea efectiva. Dos horas menos separan la ciudad mexicana, a 1865 metros sobre el nivel del mar, de la provincia mediterránea, siendo un escenario propicio para la adaptación de cara a la gran cita. Por eso entre mensaje y audio, el diálogo con Romina Biagioli (32 años), triatleta cordobesa clasificada a los Juegos Olímpicos de Tokio 2021 representando a la bandera argentina se hace un poco cortado. 

¿Romina Biagioli es algo de la nadadora olímpica Cecilia Biagioli?, Sí, claro, la deducción es lógica: son hermanas. El apellido y la pasión por el deporte las une y para colmo pueden llegar a cumplir el sueño de competir en familia en los Juegos, ya que Cecilia (35) se juega el pasaje a la estación Tokio este fin de semana en Portugal, en Aguas Abiertas. Familia deportiva por excelencia.

“Vengo de pedalear dos horas, perdón la demora en contestar, no es que me hago la ocupada, en serio que estoy a full porque son mis primeros Juegos y quiero demostrar hasta dónde puedo dar. Estoy feliz, a full”, comienza contándole Romina a La Nueva Mañana desde México.

En su voz se nota la alegría y el cansancio. Las múltiples emociones de los logros y la responsabilidad por lo que viene. “Fue como un cuento, nunca quise claudicar y se me dio. Cuando hicieron oficial la clasificación, fue un desahogo tremendo ante tanto esfuerzo. Feliz es poco, la verdad”, expresó la cordobesa.

romina-biagioli
“No puedo explicar la felicidad que tengo y a la vez es un compromiso”.

“Apuntaba a ir con ranking olímpico”

La categoría era muy competitiva y Biagioli nunca renunció al premio final. Sabía que debía cumplir ante la ausencia de la fecha en Yokohama y por eso apostó con todo a las etapas finales en Portugal y Huatulco, en tierras aztecas, lugar que eligió para hacer el tramo final de la preparación, en altura. 

“Como no habíamos participado de un torneo, nos mentalizamos de que las chances iban a ser menores de quedar entre las clasificadas, pero lo mismo apuntamos al máximo. Sabía que podría llegar a alcanzarme con la cuota bandera olímpica, pero apuntaba a ir con ranking olímpico”, comenzó a describir la triatleta.

Claro, si no se conseguía el pasaporte por ranking, importante era estar a la altura a la hora de la Nueva Bandera. Y merced de su sacrificio lo consiguió. 

- ¿Qué parte fue la más difícil? 

- Cuando me caí de la bicicleta en Portugal. No podía quedarme tranquila, con la costilla fisurada iba a ser todo más complicado, pero me relajé sabiendo que podía apostar al todo en las demás competencias. Te juro que el dolor de costilla es un limitante tremendo. No podía nadar del dolor, te juro, cuando te agarra el nervio ciático te quedas paralizada, literalmente. Me activé y apunté a defender resultados. Al final la ecuatoriana Elizabeth Bravo hizo un carrerón y se metió por ranking. Quedaba la otra alternativa y se dio. 

romina06 © biciclub
“Es todo tan lindo y complicado a la vez que lo estoy disfrutando a mi manera”. (Foto: gentileza Biciclub)

- ¿Y plaza quedó para Argentina por el otro sistema?

- Gracias a Dios sí, es duro ver como los que te rodean no se les da el objetivo, como le pasó a mi entrenador. Competía en mi caso con cubanas, colombianas, todas con mucho ritmo y al final lo logré. Afortunadamente los años anteriores había tenido resultados necesarios para mantenerme en competencia. Qué se yo, es todo tan lindo y complicado a la vez que lo estoy disfrutando a mi manera. 

- ¿Cómo sigue la preparación? 

- En estas tres semanas vamos a entrenar en la altura y los últimos 10 días en algún lugar caliente o húmedo, porque los pronósticos indican que Tokio para los Juegos va a estar realmente caliente. Va a ser una carrera de dos horas a los rayos del sol y debemos estar preparados. En México buscaremos un lugar pesado en clima, podría ser Cozumel, pero a eso lo vamos viendo minuto a minuto. Tengo reuniones con médicos y entrenadores todo el tiempo, no me quiero perder ningún detalle para dar el máximo. 

- ¿La adaptación es otro obstáculo? 

- Sí, puede serlo, por eso vamos a trabajarlo, en este caso, con el clima y el calor. Estamos en un centro deportivo, nos cuidamos con la alimentación. Acá todo es sano, eso es hilar muy fino, comemos lo más liviano posible sin perder la fortaleza. En este caso, dieta estricta no sirve. La carga horaria de entrenamiento es fuerte. En mis ratos libres me tiro a dormir la siesta. Alguna vez voy a tomar un café, pero por lo general aprovecho para distenderme, en la cama. Hacemos baños calientes, sauna, todo sea para estar de la mejor forma física para el gran desafío. 

- La posibilidad de encontrarte con tu hermana Cecilia en Tokio 2021 sería como un sueño familiar… 

- Soy su fan número uno, le mando las mejores energías. En este último período entre los entrenamientos y la pandemia nos vimos poco, pero la amo demasiado, a ella y su entrenador. Cuando me pasó lo de la costilla, ellos lo entendieron de la forma más eficaz. Parece que tenemos un trato frío, pero los que estamos metidos en la vida del deportista con solo mirarnos, nos entendemos. Con un “¿cómo estás?” cada tanto, nos alcanza. Admiro a Cecilia por su lucha y fortaleza, se le tiene que dar. 


Del Taborín al Kempes 

Romina Biagioli comenzó a practicar triatlón en el colegio “Gabriel Taborín”, aunque luego cambió al Jockey Club de barrio Jardín, que ahora es megatlón. De todas maneras, destaca la importancia de tener un centro de alto rendimiento y de formación como el estadio Mario Alberto Kempes y el apoyo de la Agencia Córdoba Deportes.

“El Kempes tiene de todo, no lo cambio por nada del mundo. Acá en México hay muchas cosas, pero no tienen todas las comodidades para un triatleta. Por ejemplo, la pista de ciclismo está en el mismo predio, en México la pista fue vendida y debemos entrenar en otro lado. Cuando estoy en Córdoba encuentro más facilidades, necesitas gente que te ayude en la pileta y que te abra el portón para ir a correr y andar en la bicicleta. Está todo al alcance de la mano. Eso no se encuentra en todos lados, es tiempo que lo valoremos más como merece”, detalló la deportista, al tiempo que agregó: “Siempre quise ser triatleta, desde que terminé la Escuela Secundaria. Y ahora tengo el sueño de ser olímpica. No te explico la felicidad que tengo y a la vez es un compromiso. Espero estar a la altura”.


“Ceci” busca pasaje a su quinto JJOO

cecilia © NA
Foto: NA)

Cecilia Biagioli, nadadora de aguas abiertas está pronta a confirmar el sueño de Tokio 2021. La cordobesa participó en cuatro Juegos Olímpicos consecutivos iniciando en Sídney 2000.

Este sábado va por su clasificación en Setubal, Portugal, en un carrera de 10 kilómetros. “Tengo que quedar dentro de los 10 mejores países, (con un nadador por país); y sino como mejor americana para la plaza continental”, le contó expectante desde tierras europeas la cordobesa a La Nueva Mañana.

 

 

LNM - Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar

Boletín de noticias

 

 

Te puede interesar

data-matched-content-ui-type="image_card_sidebyside" data-matched-content-rows-num="4" data-matched-content-columns-num="1"