"Tomé la decisión de venir a Belgrano, que sí le da bola al fútbol femenino"

Mariana Alisio debutó con las "Piratas" y con un gol. La talentosa futbolista, con pasado en el fútbol de Estados Unidos, hace un mes y medio formaba parte de Talleres.
Belgrano femenino
"Mari" debutó en el Celeste en el triunfo ante Instituto. Foto: Víctor Quiroga.

Mariana Alisio tiene estampa de futbolista de elite. Pero no es sólo la impresión. Juega muuuuuy bien. “La rompe la Gringa”. 

Mariana Alisio nació el 23 de septiembre de 1996 en Córdoba, pero a los 4 años se mudó, junto a su familia, a ST. Louis, Missouri, Estados Unidos

Y allá, movida por la pasión de su papá Arturo, comenzó a jugar al fútbol desde niñita. En Norteamérica es algo habitual que una nena juegue a la pelota sin la mirada prejuiciosa que existe, lamentablemente, por estas tierras. Se crió jugando al fútbol y con sus condiciones se fue haciendo camino al andar, jugó federada para St. Louis Scott Gallagher y luego en el elogiado fútbol femenino universitario para Washington University in St. Louis.

En aquella universidad aparte de jugar al fútbol con la “10” en la espalda, estudió psicología.

Pero ella quería estudiar Medicina. Y en vez de seguir allá, se vino a Córdoba, para hacer la carrera en la Universidad Nacional de Córdoba.Mariana AlisioLlegó en el 2019 y al tiempo se fue a probar a Talleres. Y, por supuesto, quedó.

Pero, pongamos un freno a la historia...

Este texto comienza a escribirse un par de horas después de que Mariana Alisio debute con la camiseta de Belgrano, y lo haga con un gol. Mientras habla con LA NUEVA MAÑANA está feliz y exclama: “Las chicas de Belgrano me recibieron muy bien a pesar de que vengo desde Talleres. Se nota que hay un grupo muy lindo, unido, se nota que se quieren entre ellas. Me generó mucha felicidad debutar y hacer mi primer gol con Belgrano. Me da mucha felicidad formar parte del mejor equipo de Córdoba y ayudar en la victoria. Todas las chicas jugaron bien”.

Alisio BelgranoFútbol femenino: se jugó la tercera fecha de la Liga Cordobesa

Sí, Mariana Alisio, la talentosa extrema derecho que hasta hace poco más de un mes jugaba en Talleres es flamante refuerzo de Belgrano. El 25 de marzo pasado “Mari” acordó su prueba para “Las Piratas” y la DT Daniela Díaz no lo dudó.

“Me sentí muy cómoda jugando con las chicas. Tenía muchas ganas de volver a jugar, de volver a competir. Hacía más de un año que no jugaba. Incluso –sonríe-, el último partido que jugué, había sido un amistoso con Talleres ante Belgrano”, relató tras la goleada 9-1 ante Instituto por la tercera fecha del torneo de Primera A de la Liga Cordobesa.Mariana Alisio - Talleres fútbol femenino - ¿Fue difícil la decisión de dejar Talleres?

- Bastante difícil. En Talleres éramos una familia, muy unidas, pero tuve que tomar una decisión futbolística. Nos dejaron sin cuerpo técnico por varias semanas. Me tuve que ir por la institución, me generó mucha lastima la decisión, ya que me habían recibido tan bien y éramos muy unidos. Además, pasaron otras cosas que no le brindan al fútbol femenino lo que le deberían dar, entonces tomé la decisión de venir a Belgrano, que sí le da bola al fútbol femenino.

 - ¿Te generó una “presión” extra la rivalidad entre los clubes al tomar la decisión?

- Obvio que la rivalidad se siente y creo que les dolió a mis compañeras de Talleres escuchar que me iba a Belgrano. Pero la estructura, en este momento, para el fútbol femenino en Belgrano es otra, le dan más bola. Por ejemplo, en Belgrano entrenamos en canchas que son hermosas para entrenar, en comparación con Talleres que entrenábamos en canchas que son potreros, donde te podés lesionar en cualquier momento. Pero obvio que pesa esa rivalidad.Mariana Alisio - Talleres femeninoRadicada en Estados Unidos, “Mari” seguía volviendo a Córdoba cada dos años. Venía a pasar las fiestas a la casa de sus tíos y primos, quienes hoy la alojan en esta nueva etapa de su vida. Una vida en la que, junto con sus estudios en medicina, siempre estuvo ligada a su pasión por el fútbol. “Mi papá es fanático del fútbol, como todos los argentinos. Mira partidos todo el fin de semana. Desde chiquitos nos puso junto a mi hermano y hermana en equipos. Y obvio, me enganché y siempre fui amante del fútbol y después con las oportunidades que tuve seguí jugando”, cuenta Alisio, que tiene a su familia todavía en Misouri.

Cuando jugaba “allá” sus padres la acompañaban a todas las canchas. Siempre se sintió contenida y apoyada por Arturo y Sara, Carolina y Gustavo. “Incluso en la Universidad, cuando viajábamos, ellos iban en el auto para todos lados para verme jugar”, narra.

Mariana Alisio

 - Todos vemos a EEUU como la meca del fútbol femenino. ¿Cómo fue el impacto de venir, ver y sentir que el trato y la estructura en Córdoba no es la misma?

- Fue un cambio muy grande. El fútbol en Estados Unidos para las chicas es un deporte básico, todas juegan desde chiquitas, pero llegar acá y ver que hay pocos equipos en toda Córdoba y que no hay muchas escuelitas de fútbol. Obvio que acá no tuvieron las mismas oportunidades. Cuando llegué a Talleres mis compañeras me contaban que ellas cuando eran chicas jugaban con varones, porque no había equipos femeninos, o que sus mamás querían que hagan baile y no fútbol. Fue un shock grande venir y ver eso. Obvio que el nivel, entonces, es distinto, las canchas son distintas. Pero sí puedo decir que es impresionante la forma en que las chicas han podido desarrollarse y tener tanta habilidad con tan pocos recursos. Allá todas juegan desde chiquita, pero acá es impresionante cómo se desarrollaron y pueden jugar. Es impresionante cómo pisa la pelota la Pepa Gómez, por ejemplo.

Mariana Alisio

 

Te puede interesar