Los equipos de la Liga Nacional de Básquetbol apuran el ritmo

La actividad volverá, en principio, el 1 de noviembre y los planteles deben viajar hasta Buenos Aires, con poco tiempo de preparación y con todos los protocolos necesarios para la vuelta a la competencia.
basquet
Preparación en tiempos de pandemia. - Foto: Prensa San Lorenzo.

Desde que se confirmó que Córdoba no recibiría a la Liga Nacional de Básquetbol por cuestiones sanitarias, nuevamente debió moverse la “estructura” para definir una nueva sede en la que jugarán las “burbujas”, con todos los protocolos necesarios.

El lugar elegido es Buenos Aires, en donde en un principio, la situación estaba bastante difícil, pero según un informe más reciente por parte de la Asociación de Clubes, este contexto mejoró y la actividad volverá en Capital Federal, no sólo con la competencia argentina, sino con un partido de Champions League y la presencia de la Selección.

Después de tantas idas y vueltas sobre este tema, los equipos ya tienen un panorama más claro y trabajan desde hace un mes, momento en el que el Gobierno nacional habilitó los entrenamientos. De todas formas, las prácticas fueron al aire libre y físicos en un comienzo y después se permitió hacer movimientos estrictamente basquetbolísticos.

La fecha de inicio será el 1 de noviembre, tal como se había anunciado en el momento en que Córdoba sería sede. Esto no cambió y ya hay algunos equipos que se preparan para viajar a tierras bonaerenses a continuar con su preparación, en tanto sus situaciones sanitarias lo permitan. 

En este sentido, hay algunos equipos que están padeciendo los efectos de la pandemia y que fueron contagiados de coronavirus. Casos concretos son los de Platense, Gimnasia de Comodoro Rivadavia, Quimsa y el propio Atenas, con su entrenador y un jugador afectados.

Esto produce preocupación, pero mucho más cuidado en los planteles, dado que debe cumplirse con un protocolo estricto, no sólo para las prácticas, sino individualmente cuando “saltan” casos positivos.

En el caso de Atenas, Osvaldo Arduh y Lucas Machuca, DT y base, respectivamente, tiene coronavirus y están llevando adelante la etapa de aislamiento, lo cual es necesaria en esta situación, pero que en lo deportivo, afecta la preparación del conjunto “griego”.

Ningún equipo está ajeno a esto y ningún deporte se encuentra al margen de vivir situaciones de este tipo, algo que se ha generado en otras actividades que han sido habilitadas para regresar a las prácticas.

Sin embargo, siendo más “finos” en el análisis deportivo, en el caso de Atenas el armado de un equipo totalmente nuevo necesita de tiempo y de mucho trabajo para lograr un rendimiento medio, sobre todo cuando los integrantes son jugadores jóvenes y sin mucha experiencia en la máxima categoría.

Los tiempos de preparación apremian para todos los equipos y seguramente no se llegará en las condiciones deseadas por los pocos entrenamientos “normales” que se pueden desarrollar. Esto se sabe y por eso se intenta optimizar el tiempo y los encuentros para entrenar de los jugadores con sus entrenadores y preparadores físicos para evitar cualquier problema a la hora de la vuelta a la competencia.

Por su parte, el otro equipo cordobés, trabaja desde el día 1 de la habilitación, con un equipo que espera ser protagonista y una base de jugadores conocidos de temporadas anteriores. Instituto toma todos los recaudos, al igual que Atenas, y afortunadamente no registra casos positivos ni en su plantel, técnicos ni allegados.

Así, se trabaja a contrarreloj por el poco tiempo de preparación, pero también esquivando a un rival que acecha y que está por todos lados, lo que lleva a tomar los mayores cuidados posibles. No es sencillo y la tarea es día tras día, intentando llegar lo más enteros posible al comienzo de la competencia.

Quimsa y San Lorenzo, los “adelantados”

Quimsa y San Lorenzo son los primeros equipos que saltarán a la cancha en esta situación de pandemia en Argentina. Pero no jugarán el domingo 25 su tercer partido semifinal de la Champions League, sino que lo harán el martes 27, siempre en Obras (por ahora), a las 20. 

Como no hay confirmación oficial de la organización, no se sabe muy bien por qué se dio la postergación, aunque los rumores indican que fue porque el Gobierno argentino no autorizó el partido en la Ciudad de Buenos Aires. 

La cuestión es que, de alguna manera, tanto Quimsa como San Lorenzo se verán en algún punto beneficiados. San Lorenzo, porque ahora tendrá más chances de contar con Agustín Cáffaro, que el viernes juega contra Cordón por el Ascenso a la Liga Uruguaya en el Metro de Montevideo (habrá que ver si lo dejan ausentarse de la final si gana, aunque se supone que eso está acordado). Y también porque podrá sumar dos días más de entrenamientos con los jugadores nuevos. El que gane viajará el jueves próximo a Montevideo, para jugar el viernes 30 la final ante Flamengo. 

Por el lado de Quimsa, también podrá sumar más entrenamientos en Buenos Aires, donde arribó hoy jueves al mediodía, y también para ver si le llega un nuevo extranjero fichado en las últimas horas, que no fue confirmado por el club.

 

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar

data-matched-content-ui-type="image_card_sidebyside" data-matched-content-rows-num="4" data-matched-content-columns-num="1"