Denuncian más ataques a mujeres por usar el pañuelo verde

País 11/07/2018
La Coordinadora Argentina por los Derechos Humanos denunció agresiones contra una integrante de Mumalá. Otra joven fue agredida en Corrientes.
aborto 56
El pañuelo verde se convirtió en símbolo de la lucha feminista por la legalización del aborto en Argentina. Foto: archivo

Este miércoles la Coordinadora Argentina por los Derechos Humanos (CADH) denunció que Natalia Montero, integrante del movimiento feminista Mumalá, fue atacada con pedradas e insultos en su vivienda, en Buenos Aires, el pasado 24 de junio.

El ataque a la integrante de Mumalá ocurrió cuando la joven estaba mirando televisión y escuchó piedrazos sobre el ventanal del balcón de su departamento, donde tiene colgado un pañuelo verde de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito. Las pedradas estaban acompañadas de voces masculinas que le gritaban 'asesina', indica la denuncia presentada por la CADH.

Al respecto Natalia planteó: “Este hecho temeroso que me sucedió, entiendo que se inscribe en las agresiones que muchas mujeres de todo el país vienen también sufriendo por su compromiso con esta causa, y a pesar del temor que esto genera individualmente, considero que en un Estado democrático no pueden suceder estas agresiones sin que el estado intervenga en su persecución y cese definitivo".

Por otro lado, este martes una joven fue atacada en Corrientes. Según explicó la chica a través de las redes sociales, se acercó una mujer con la cara tapada con una bufanda negra y le tiró agua que tenía en una botella a ella y a otras personas que también tenían el pañuelo verde del aborto legal.

"A mi me saltó en la boca, no fue mucho pero sentí el sabor a pimienta  y me comenzó a arder, me dolía y no sentía la boca", contó.  Luego de lo sucedido, las personas de alrededor la ayudaron con leche y agua para que le pasara el ardor.

Otros ataques

Cabe destacar que en el marco de la discusión del proyecto de ley que legaliza el aborto en Argentina, este no es el primer caso de agresión registrado en el país a militantes feministas. 

En ese sentido, la CADH hizo un recuento de algunos de los casos que ocurrieron hasta este momento.

En La Matanza, provincia de Buenos Aires, Gabriela Guerreros, pastora pentecostal que expuso en las audiencias informativas en Diputados, fue amenazada e insultada: “Abortista y asesina. Feminazi”, le dijeron.

En Carupá, San Fernando, una adolescente fue golpeada por dos varones. En el suelo, mientras escupía sangre, la patearon en el vientre y le dijeron: “Dale, abortá feminista de mierda”.

En Mendoza tres mujeres feministas, activistas por el aborto legal, fueron atacadas por dos vecinas del barrio: “Chilena, puta y abortera”, le gritó el 29 de junio a Alicia Maldonado una mujer que milita “las dos vidas” en el Barrio Cano de la ciudad de Mendoza.

En Córdoba un policía amenazó con “hacer puntería sobre pañuelos verdes” y fue echado.

En La Rioja, un médico anestesista del Hospital de la Madre y el Niño amenazó con torturar mujeres: “En mi guardia los abortos se harán sin anestesia”, había dicho.

En Cipolleti, provincia de Río Negro, mientras un grupo de adolescentes con pañuelo verde esperaba el colectivo en una plaza central durante la noche, una mujer mayor las insulto, y se abalanzó para pegarle con el bastón.

En Orán, Salta, un hombre apodado Tino Abuawad en su Facebook, posteó allí la foto de una adolescente con el pañuelo de la Campaña, amenazada por una mano que porta un arma y un rosario negro: “Creo que la pondré de foto de perfil jajaja” agregó como frase a dicha foto.

Incluso la cantante y actriz Jimena Barón, que participó del festival y vigilia del 13J en Buenos Aires, recibió amenazas de muerte contra ella y su hijo en redes sociales.

Nota relacionada:

Te puede interesar