Estefanía Banini: “Me sentí discriminada muchísimas veces por jugar al fútbol”

Deportes 03/07/2018 Por
La crack argentina del fútbol femenino, habló en exclusiva desde Estados Unidos con La Nueva Mañana y contó sobre cómo se abre camino jugando a su deporte favorito.
Ver galería Estefania-banini-x-Luis luque 012
1 / 5 - - Ilustración: Luis Liendo

chapa_ed_impresa_01

Hábil, desequilibrante, pequeña y movediza; una atorrante de la pelota. Y claro, siempre con la “10” en la espalda. Guapa a la hora de encarar a un rival y sin temores a los patadones que le suelen tirar. Así, en una cancha de fútbol o en la vida, es Estefanía Banini.

“A los cinco años sentí esto que es inexplicable. A esa edad no sé porque, quería practicar fútbol. No había otra opción para mí. Me acuerdo que en ese momento les dije a mis padres que quería jugar al fútbol. Me miraron sorprendidos porque no sabían por qué elegía ese deporte y sobre todo siendo mujer. En ese momento no se veía a muchas mujeres que lo practicaran, y entonces fue algo muy raro para ellos. Y para mí también. Por eso, si tengo que explicar por qué lo elegí no sabría decirlo bien. Pero a esa edad sabía y estaba convencida que ese deporte era para mí”, inicia la charla con LA NUEVA MAÑANA, desde Estados Unidos, la futbolista más relevante que tiene Argentina.

Oriunda de Mendoza, donde desde la niñez se destacó por su habilidad jugando con varones en el futsal del club Cementista. A los 15 años comenzó a jugar en cancha de once, y su juego no pasó desapercibido. Allí la vio Carlos Borrello, entonces entrenador de los seleccionados argentinos y hoy nuevamente al mando, y la convocó al Sub 17. Desde entonces lució siempre la “Albiceleste”. Actualmente, con 28 años recién cumplidos y luego de transitar por Colo Colo de Chile y el Valencia de España, es la única argentina que juega en la liga femenina de fútbol más competitiva del mundo: la National Women´s Soccer League de Estados Unidos. La crack argentina milita en Washington Spirit.

Banini03-c-medium

“El fútbol es mi vida. La verdad, es todo. Es mi pasión, mi pasatiempo, mi trabajo... Todo lo que me rodea es futbol, la gente que conozco es por el fútbol. Es más allá de una pasión, es mi estilo de vida. Podría decir que el fútbol no es algo en mi vida, sino que es mi vida”, describe la mendocina. Toda una declaración de principios.
Y a propósito de convicciones y principios, la talentosa mediocampista de 156 centímetros no le teme a las palabras y se hace cargo del valor de las mismas. “El fútbol femenino en Argentina está creciendo. Pero ese crecimiento es parte de todas las mujeres que se están animando, de las chicas que se animan a jugar, a practicar el deporte. Sin embargo, necesitamos una federación que avale a esa cantidad de chicas que lo está haciendo. Necesitamos una buena organización, un buen proyecto. Aumentó mucho la cantidad de chicas que lo practican. Me fui hace seis años de la Argentina y cada vez que vuelvo veo más chicas jugando al fútbol, lo cual me genera mucha felicidad. Cuando yo estaba era una de las pocas que la hacía o era un deporte que estaba oculto para las mujeres”, relata.

- ¿Creés que todo lo que generaron ustedes en la Copa América puede ayudar?
- Lo que hicimos en la Copa América fue de gran ayuda. Ahí nos unimos como fútbol femenino, pero no sólo las que estábamos en la Selección, sino que vi a muchos equipos que hicieron el mismo gesto que hicimos nosotras en la foto. Eso fue de gran ayuda. Se unió el fútbol femenino por una causa en común: el crecimiento de este deporte. Ojalá que sea así. Sin embargo, dependemos de la gente que está a cargo de nosotras, de AFA, de muchas personas que están por encima. Esperamos que ellos se hagan cargo de esta hermosa rama del deporte que es el fútbol femenino.

Banini02-c-noticiaaldia

- Siendo vos la referente de las futbolistas argentinas, ¿se comunicó con vos alguien de AFA?
- Con nosotras siempre estuvo el presidente del futbol femenino, que es Pinella. Él siempre se mostró muy cercano y tratando de resolver los problemas. Dentro de la AFA solo ocupa la rama femenina y se hace complicado poder ayudarnos, porque depende de otras personas para que nos ayuden. Él estuvo siempre en contacto con nosotras, pero necesitamos más gente. En realidad más que personas necesitamos una federación que respalde todo lo que queremos y lo necesario para poder competirle a grandes potencias y poder clasificar a un Mundial.

- ¿Cuáles son las diferencias de jugar al fútbol femenino en Argentina, en Chile, en España y en Estados Unidos?
- Las diferencias entre el futbol femenino con el resto de los países donde jugué es muchísima. Estamos por debajo de esos tres países. En Argentina el futbol femenino está dejado de lado, no tiene una buena organización, un buen peso, partiendo de que las fechas se suspenden por falta de cancha, porque llueve o por un montón de cosas. Las chicas tienen que trabajar para poder vivir y poder entrenar, y hacer lo que les gusta. Es increíble que tengan que pagar para defender a una institución. Yo creo que a esta altura, ya en Primera división, deberían los clubes pagarle a las jugadoras por defender a esa institución. Entendemos que las jugadoras no van a ganar los mismo que el fútbol masculino, pero creo que ya es hora que empecemos a profesionalizar este deporte, para que las chicas se puedan dedicar y poder dejar bien parado a la fútbol argentino.

- Se nota mucho esa diferencia...
- En Chile, para no compararlo con España o Estados Unidos, ya están muchísimo más avanzados. Es increíble cómo se prepararon para la última Copa América y les ha dado resultados. Tiene chances de clasificar a los Juegos Olímpicos y una clasificación directa al Mundial. Se han preparado años, han viajado para jugar con las mejores selecciones. Fueron a Francia y jugaron contra Francia para llegar bien a la Copa América, aprovecharon las fechas FIFA, cosa que nosotras lejos estuvimos de eso. Nos juntamos una semana antes para poder ir a la Copa América. Hay demasiada diferencia y la verdad que da pena, porque pese a todo eso, terminamos en el tercer puesto.

- ¡Lo que hubiese sido con más ayuda!
- Claro, con un poco más de ayuda nosotras podríamos conseguir grandes cosas. Y no sólo nosotras, sino las chicas que vienen de abajo, pueden lograr mucho, pero con ayuda.

- ¿Entonces, con España o Estados Unidos es incomparable?
- Hay muchas diferencias, es profesional. Hoy estoy jugando en la mejor liga del mundo, que es en Estados Unidos. Y en España está en crecimiento, año a año está creciendo en importancia, televisan los partidos y ya es profesional. En estos dos países se puede vivir del futbol perfectamente y eso es una gran diferencia que te marca el día a día. Las futbolistas que se dedican a esto, son profesionales, se cuidan y piensan en futbol como su trabajo. Mientras que en Argentina hay que pensar en trabajar, en qué comer, estudiar, y entrenan como pueden. Y ahí se marca diferencia.

Banini02-c-ertre

“El pensamiento machista es el gran rival a vencer”

La mejor futbolista mujer de la historia es la brasilera Marta. Ella tiene un salario de unos 500 mil dólares anuales, mientras que el sueldo de Lionel Messi es cercano a los 44,5 millones de dólares, sin considerar premios por logro. Es decir, unas 88 veces más que la brasileña.
Banini se expresa al respecto de esta desigualdad y va más allá. “La desigualdad siempre me genera un poco de bronca o impotencia, porque somos personas. No tendría que existir esta diferencia tan grande. Entiendo que, por ejemplo, en cuanto a lo económico no podemos ganar lo mismo sino generamos lo mismo, pero siento que hay muchas cosas que no tienen nada que ver con el dinero, sino en el trato, en la importancia que le dan. Esa es la parte que me da muchísima bronca”, sostiene.
Cuando Estefanía era niña, muchas veces no la dejaban participar de torneos por la queja de padres porque “era mujer”. Entonces, su papá Tito y su mamá Elizabeth tenían que firmar una nota ante escribano que decía que ellos se hacían responsables ante cualquier cosa que pudiera pasarle adentro de la cancha. Su amor por jugar a la pelota no la hizo abandonar. Y su familia la apoyó.

- Teniendo en cuenta que en nuestro país, lamentablemente, se sigue diciendo que “el fútbol es un deporte para hombres”, ¿te sentiste discriminada alguna vez por practicar este deporte?
- Me sentí discriminada por jugar al fútbol muchísimas veces. En mi país viví mucho tipo de discriminaciones por solo realizar un deporte que estaban acostumbrado a ver en los hombres. Es increíble lo cerrado que somos. Nos haría bien abrir un poco nuestra cabeza, nuestra mente y entender que estamos haciendo un deporte que no tiene que ver con un género. A eso lo entendí ahora, antes lo sufrí. Pero trato de no ver las cosas negativas. En su momento me dieron fuerzas para salir adelante, para demostrarle a esa gente que se dedica a criticar que me dieron fuerzas. Para decir que sí se puede. El tema de la discriminación hoy por hoy se vive por muchos motivos, a mucha gente le ha tocado y a mí me tocó por jugar al futbol.

- ¿Hay un pensamiento machista que las frena a las chicas que quieren jugar al fútbol?
- El pensamiento machista nos complica y es un gran rival a vencer. Somos tan cerrados que por ejemplo siento que la opinión de una mujer no tiene el mismo peso que un hombre cuando hablamos de fútbol. Le dan más validez porque lo diga un hombre y eso pasa en muchos aspectos... Ojalá se entienda que ese pensamiento no nos lleva a ningún lado. Ojala que el machismo se quede atrás de una vez por todas, y sepamos que las opiniones son válidas según el fundamento y no de quién viene.

Estefania-banini-liendo-completo

El fútbol que le gusta a la gente

Amagues y gambetas... quiebre de cintura y hasta un túnel... pases filtrados o remates certeros... un caudal de cualidades posee el fútbol que genera Estefanía Banini. Es una maravilla verla jugar con la camiseta de la Selección argentina o en los videos que hay en Youtube con sus jugadas en el fútbol chileno, español o los recientes en Estados Unidos. Y ella vive fútbol; y así juega. “Me encanta ver fútbol, por eso este mes es el más lindo, por el Mundial. Estoy estudiando para ser técnico, entonces, también, leo mucho sobre futbol, aprendiendo en lo teórico y demás”, cuenta, al tiempo que agrega que en un futbolista ella le presta atención a “la perseverancia, el trabajo, y si vamos netamente el fútbol, me gusta que dentro de la cancha el jugador sea inteligente, me gusta el jugador que con esa inteligencia sea diferente a todos y sepa qué hacer en cada momento del partido”.

- ¿Quién es, entonces, tu referente futbolístico?
- Mi referente siempre fue (Lionel) Messi. Es el mejor. Tuvo que salir del país para poder sobresalir, y creo que en ese aspecto nos ha pasado lo mismo. Me encantó cómo salió adelante pese a su dificultad.

- ¿Con las comparaciones cómo te llevás?
- No me disgusta, ni me gusta. Sé que existen las comparaciones, y nunca fueron negativas. Pero siento que ya es hora que nos conozcan a nosotras como futbolistas, que está la Selección argentina femenina, y no nos comparen. Que seamos reconocidas por nosotras mismas.

- ¿Y cómo convivís con los elogios?
- No me acostumbro a los elogios. Me gusta que sea reconocido el fútbol que hago, que se sepa la perseverancia, el trabajo y el sacrificio que se hizo para poder vivir y crecer en esto que tanto me gusta. Es un tema de atreverse, de querer llegar, y entrenar, entrenar y entrenar. Por ejemplo, yo entrenaba sin saber que iba a llegar a hasta acá. Sí lo quería, quería llegar lejos, quería vivir de jugar al futbol. Entrenaba porque lo quería. Ahí está un poco la clave de salir adelante y me gusta que la gente veo eso y se dé cuenta del esfuerzo que hay detrás.

- ¿Cuáles son tus sueños?
- Mis sueños...-piensa-. Es difícil decirlo ahora, porque mi sueño era vivir del futbol, jugar en Estados Unidos, y hace tiempo que lo estoy cumpliendo. Estoy viviendo mi sueño. Es algo muy lindo vivir de lo que uno soñó tanto tiempo. Me siento una afortunada de vivir de lo que tanto quise. Sí, tengo metas dentro de este sueño. Mi meta es mejorar día a día, ser mejor futbolista, mejor persona y mejor profesional en todo lo que hago. Superarme. Después sueño con jugar una Champions, salir campeona acá... Y sueño con jugar un Mundial, ese es mi sueño pendiente con la Selección argentina, eso me motiva.

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los lunes en tu kiosco ]


Te puede interesar

Te puede interesar

data-matched-content-ui-type="image_card_sidebyside" data-matched-content-rows-num="4" data-matched-content-columns-num="1"