El Arena de Gremio, teñido de celeste y blanco

La hinchada argentina se hizo sentir en Porto Alegre, con representaciones de todas las provincias. Córdoba tuvo su aporte importante en materia de aliento. Una fiesta para acompañar al equipo.
Ver galería Hinchas argentinas copa américa Fede Jelic
1 / 2 - Cordobeses de Ticino, Ordóñez y Villa Dolores también hubo. Camisetas de Talleres, Belgrano, Instituto y Racing no pasaron desapercibidas. - Foto: Federico Jelic - La Nueva Mañana.

copa-america-cabeza

Federico Jelic - Enviado especial desde Porto Alegre

Es impresionante el magnetismo y la atracción que se siente mientras uno camina rumbo al Arena Do Gremio, con el color de los hinchas, los cantos, las comidas improvisadas y los abrazos entre extraños. Los casi 26 grados de temperatura le dieron clima ideal para que Argentina pueda ver salir el sol en la Copa América, apoyado por una marea celeste y blanca. De todos los rincones del país se hicieron presente para alentar al equipo, en multitud y con la esperanza intacta.

Pareciera que no pesó mucho el mal momento del equipo, último en el Grupo B y con chances de quedarse fuera de la discusión. En auto, colectivo, otros a dedo, todos se llegaron hasta la ciudad más al sur de Brasil con la ilusión de ver a Messi y compañía.

Hubo dos epicentros: uno cerca de una estación de servicio y otro en una esquina, copada por cordobeses, que incluso le dieron tinte local. Asado, fernet y cuarteto no faltaron. "Trajimos provisiones de fernet, a los brasileños mucho no les gusta. Y también tenemos yerba de sobra. No nos vamos a quedar sin nada, eso seguro. Bueno, eso espero porque al paso que vamos se complica", cuenta Alejandro Zurita, quien posee una remera con homenajes al Cholo Guiñazú, en Talleres y otros culbes.

Cordobeses de Ticino, Ordóñez y Villa Dolores también hubo. Camisetas de Talleres, Belgrano, Instituto y Racing no pasaron desapercibidas. Gente de Oberá, Corrientes, La Plata, Bahía Blanca y demás lugares formaron parte del crisol general de los hinchas, que conviven armoniosamente con "Torcedores" de Inter y Gremio. Algún canto se escucha de "mil goles" sobre Pelé, pero fueron neutralizados cuando los parlantes soltaron "La mano de Dios", el homenaje del cuartetero Rodrigo a Diego Maradona.

Esto es la pasión por la Selección. Una familia, un clan, una cofradía conde los códigos y la lealtad se valoran al ritmo de una botella cortada con fernet con coca. Todo sea por los colores celestes y blancos. En Rusia o en Brasil.



copa-america-Pie

Te puede interesar