Ángel Di María, el jugador de la Selección que "se saca solo"

La Selección 16/06/2019 Por
Por jerarquía, es titular indiscutible en la Selección Argentina, pero entre lesiones y sus lagunas, es fusible de cambio en los últimos juegos. Contra Paraguay, Iría Rodrigo De Paul.
Ángel Di María Noticias Argentinas
En el último entrenamiento, Ángel Di María estuvo corriendo del lado de los suplentes, es decir que frente a Paraguay su lugar corre peligro. - Foto: NA.

copa-america-cabeza

Enviado especial desde Salvador de Bahía

Singular caso el de Ángel Di María. Por su capacidad y jerarquía, su nombre se impone por el resto y por lo transitado con la camiseta de la Selección Argentina, cuenta con crédito suficiente como para ser considerado una y otra vez.

Sobreviviente del fracaso en Rusia 2018, una nueva oportunidad se le brindó para estar en la Copa América desde el cuerpo técnico que ahora lidera Lionel Scaloni. Sin embargo, poco y nada pudo demostrar en la derrota frente a Colombia.

De hecho fue reemplazado en el entretiempo y hasta se presume que ante Paraguay el titular en la franja izquierda del ataque figure Rodrigo De Paul.

¿Qué pasa con el volante del PSG? De destacada labor esta campaña en Francia, sino es una lesión es por su irregularidad, no volvió a recuperar su nivel. Cuesta encontrar otros motivos por el cual comenzó a ser resistido.

En la noche de Salvador nunca encontró su lugar a pesar de conformar el tridente con sus amigos de esta generación frustrada, Messi y Agüero aunque rara vez conectaron. Por eso lució acelerado, impreciso y hasta torpe en la marca.

En el último entrenamiento estuvo corriendo del lado de los habituales suplentes, es decir que frente a Paraguay su lugar corre peligro.

Es un jugador que se saca y se pone solo de los partidos. Tiene todo: velocidad, remate, capacidad en el mano a mano y hasta es uno de los pocos que puede meter un cambio de ritmo en un mediocampo estático.

Sin embargo su propia impericia le condena. Mientras muchos pedían renovación, Di María se colaba con desconfianza de muchos en el exigente filtro general.

Será un factor anímico o psicológico pero cada vez le cuesta más consolidarse en el equipo cuando por trayectoria debería ser indiscutido. A la solución la tiene él mismo.

En caso de no recuperar su confianza terminará su ciclo en la selección y, en la Copa, quedará en el banco de sustitutos.

copa-america-Pie

Te puede interesar