La UCR se dobla y ¿se rompe Cambiemos?

Política 08/01/2018 Por
El mestrismo analiza prorrogar las elecciones internas por un año más para garantizar la candidatura del actual intendente de la capital cordobesa a la gobernación de la provincia. Por su parte, Ernesto Sanz y Marcos Peña ya apoyaban núcleos internos en contra de Mestre.
Ver galería Ramón Mestre - Ilus Pinto Campos
1 / 2 - Ramón Mestre. Ilustración: Daniel "Pito" Campos

chapa_ed_impresa_01

Por: Gastón Gracia Daponte - Especial La Nueva Mañana

Si el peronismo en Córdoba se prepara para enfrentar a Cambiemos en las elecciones generales de la provincia en 2019 con distintas maniobras políticas y electorales (como permitir las cuádruples candidaturas), en la Unión Cívica Radical (UCR) sucede lo mismo pero con un doble frente.
El primero es el que conduce a la candidatura a la gobernación del intendente de la ciudad de Córdoba, Ramón Mestre, quien encuentra fuertes resistencias en el PRO emanadas desde el mismo Presidente de la Nación, Mauricio Macri.

El segundo frente es el interno. La renovación de autoridades partidarias debería darse este año, antes de que en mayo venzan sus mandatos pero esta disputa electoral podría poner en riesgo sus aspiraciones o por lo menos complicarlas.

Nadie desconoce que el intendente no es tenido en cuenta por el Presidente para encabezar la lista de Cambiemos, que para colmo, debe enfrentar a un peronismo provincial que tiene compromisos inquebrantables con Macri que le garantizan la gobernabilidad con Schiaretti ocupando un papel central dentro de la liga de gobernadores.

El Partido Justicialista (PJ) está por cumplir veinte años en el poder y por la concepción en su génesis no está dispuesto a entregarlo. En este contexto sería muy difícil (a pesar de las resistencias internas) que un radical le pusiera el voto a un hombre que no pertenezca al centenario partido, o si lo es, que voten uno por imposición del Gobierno central.

Para evitar riesgos y recorrer el camino a la postulación sin inconvenientes, desde el círculo chico del intendente ya están planificando los pasos a seguir para evitar tales escollos. El primero de ellos fue conservar el liderazgo en los espacios de poder que actualmente ocupa Mestre. Los últimos meses del año pasado fueron el punto de partida del armado de esta idea para posicionarse.
En diciembre fue reelegido por cuarta vez consecutiva como presidente del Ente de Cooperación Recíproca de Municipios y Comunas de la Provincia de Córdoba que aglutina 170 gobiernos locales radicales y días más tarde quedó al frente de Mercociudades, la red de gobiernos locales más importante de Sudamérica.
Conservando el poder territorial que le da la representación de casi la tercera parte de los gobiernos municipales y comunales de la provincia, Mestre se ve en la necesidad de conservar el poder partidario, porque de allí saldrá su nominación para su candidatura que además llevará las pretensiones de representar el espacio del Presidente que en Córdoba está compuesto además por el PRO y el Frente Cívico.

Casi en simultáneo, Mestre asumió el mando de las Mercociudades en la cumbre anual que se realizó en Córdoba durante noviembre pasado donde recibió la posta del radical José Corral de la ciudad de Santa Fe. El gran ausente en este cónclave fue el jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta. El macrista, hombre clave del presidente Mauricio Macri, había sido uno de los protagonistas del encuentro el año pasado en Santa Fe cuando Corral asumió la presidencia. En esta oportunidad aprovechó para dejar marcada las diferencias del PRO con el líder de la UCR de Córdoba.

A pesar de ello, en el momento de los discursos, el intendente cordobés no dudó en asegurar que “las ciudades y los ciudadanos, vivimos en un proceso de fuertes cambios” apegado al slogan de manual de los macristas y que representa acabadamente su sello electoral que tiene la fuerza del triunfo y por ende, nadie quiere quedar afuera.

La estrategia de Mestre

Pero en Córdoba, y con Mestre a la cabeza, estar, significa hacerlo desde la UCR, según las palabras del propio intendente, debe ser la columna vertebral de Cambiemos en la provincia. Por eso el control partidario es fundamental y mantenerlo sin desgastes ni oposiciones pro Cambiemos, es aún más.

Para ello el mestrismo, que tiene el poder en todos los estamentos del partido, analiza como la mejor posibilidad, la prórroga de los mandatos partidarios durante un año más, tiempo suficiente para proclamar desde la Unión Cívica Radical al candidato para la gobernación y la definición en la política de alianzas cuando Schiaretti anuncie la fecha de la contienda electoral como máximo el primero de marzo de este año, plazo establecido en la reforma del Código Electoral Provincial (Ley 9571) realizada en noviembre de 2016.

Una bomba dentro del partido. Inclusive de mayores dimensiones a las que provocó la misma decisión que tomó en 2007 Mario Negri al utilizar la misma estrategia con las mismas finalidades de cara al proceso electoral de aquel año. La decisión terminó con presentaciones ante la Justicia Federal que finalmente le autorizó la prórroga.

Así, desde Confluencia, el núcleo interno del intendente en el partido, quieren evitar que en esas elecciones internas donde se renovarían, además, las autoridades del Congreso Partidario, pueda presentarse un radical bendecido por la Casa Rosada para poder facilitar las estrategias que se tejen a nivel nacional y que irían obviamente a contramano de las pretensiones del mestrismo. El Congreso Partidario es el órgano que define las futuras alianzas políticas de la UCR.

Y esto no es sólo una suposición, el núcleo de Fuerza Renovadora, liderado por el actual legislador Miguel Nicolás ya tenía decidido pelear por la capital enfrentando al mestrismo; Dante Rossi junto a Martin Lucas es la fórmula que pergeñaron desde el núcleo Identidad Radical (sector que responde a Carlos Becerra) para capitalizar los votos que Rossi sacó en las internas para las elecciones nacionales de medio término. Y por la Línea Federal, (sector del recientemente fallecido Eduardo Angeloz) tienen al binomio Javier Fabre - Jorge Orgaz para los cargos del Comité Provincia y Capital respectivamente.

Este último núcleo ya disponía del apoyo de Ernesto Sanz con quien mantuvieron diversas reuniones en la provincia de Buenos Aires y también del PRO desde la Jefatura de Gabinete de la Nación conducida por Marcos Peña, quien sigue la interna del centenario partido al detalle dado la importancia que representa dentro de la estrategia nacional de cara al 2019.
En este punto, el presidente de bloque de la UCR en la Legislatura, Orlando Arduh fue el intermediario entre Peña y el núcleo radical de cara a las internas partidarias radicales.

Después de lustros, la línea iba a enfrentar una interna en la que se necesitan 1300 fiscales y unos tres millones de pesos rpara pararse frente al mestrismo. Iba a llevar dos propuestas concretas: el intendente no puede ser autoridad partidaria y la actualización y depuración del padrón electoral.

Por otra parte, Oscar Aguad (Ministro de Defensa) que fundó el núcleo Marea Radical junto a Rodrigo de Loredo (ARSAT) y Mario Negri (Presidente del Interbloque Cambiemos en la Cámara Baja) del sector Morena, no iban a jugar abiertamente en la interna ante el riesgo de perder prematuramente frente al mestrismo para conservar intactas sus aspiraciones a gobernador o intendente.

También se había esbozado a finales del año pasado y comienzos de este, que se podría constituir un gran espacio opositor interno para derrotar a las actuales autoridades partidarias con apoyos del partido a nivel nacional y del presidente Mauricio Macri.
“Jugamos al solitario y nos hacemos trampa” es la frase que repiten los referentes de estos sectores internos para ilustrar la ilegalidad de la maniobra que esquiva las elecciones internas y a la que califican de “ilegal”.

Marcos Peña
Marcos Peña

Tras el contundente triunfo en las elecciones para diputados nacionales, en octubre del año pasado, desde el PRO se planteó para la confluencia hacia una coalición de gobierno, la conformación de espacios de representación de concejales, intendentes y legisladores que no sólo llevan el nombre de Cambiemos sino que además reconocen en Mauricio Macri a su conductor y así, aceptan las nuevas reglas que desde el espacio amarillo viene impulsando en la manera de hacer política y de comunicarla.
Con solo estas definiciones, se entiende por qué en la Capital todavía no se conformó la mesa de Cambiemos. Sería un nuevo actor protagónico que limitaría el poder del mestrismo en su bastión político que pretende utilizarlo como un trampolín que lo deposite en el mando de los destinos de la provincia.

En este escenario local no hay que perder de vista el armado que desde la Nación realizan para el proceso electoral de 2019 en busca de la reelección de Macri. Si bien el Presidente podría “bendecir” a un hombre de su riñón para disputarle el poder en la provincia a su “amigo” Juan Schiaretti, es casi una verdad de perogrullo que lo necesita para la gobernabilidad a través de su liderazgo en la liga de gobernadores del PJ no kirchneristas que además le aportan una cantidad no menor de legisladores nacionales en ambas Cámaras del Congreso de la Nación.

No sería la primera vez que en Córdoba un gobierno central recoge de dos canastas, con la reelección de Schiaretti se garantiza relaciones institucionales carnales para llevar adelante su plan de gobierno y cuando ese mismo año se elijan los diputados nacionales se quedará con ocho de los nueve que se renuevan. Los propios y los peronistas. Ambos se cuentan para el Presidente como ocurrió en 2017.

Las estrategias electorales provinciales del radicalismo en Córdoba van atadas a las del Gobierno nacional, por eso, no sería descabellado que en el marco de tanto tironeo, la UCR termine por presentar candidatos por la lista 3 o por Cambiemos, pero en medio de divisiones internas que terminen por garantizarle el triunfo a Juan Schiaretti, tan necesario para la gobernabilidad del presidente Macri. Y si esto sucede el peronismo pasa por el medio en la Capital.

Si la UCR se dobla, se rompe Cambiemos de una u otra manera.

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más,
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
[Desde junio en todos los kioscos de la capital de Córdoba]


Te puede interesar