“Las horas más felices son…”