Nicolás Brondo: un dibujante pura sangre

Cultura & Espectáculos 11/09/2018 Por
El ilustrador y guionista cordobés se erige como uno de los principales historietistas a nivel nacional. Brondo habla sobre sus inicios y su relación con el fallecido editor, Diego Cortés, entre otros temas.
Ver galería brondo
1 / 7 - - La intervención "Subte Cyberpunk Blues" es una serie de ilustraciones con personajes raros, descastados del sistema, reaccionarios y revolucionarios que tomaron el Museo Genaro Pérez para hacer de las suyas.

chapa_ed_impresa_01

Nicolas Brondo (Córdoba, 1982) es una de las principales figuras del ámbito historietil argentino de este tiempo. Ha trabajado con una enorme cantidad de guionistas y escritores argentinos y uruguayos. También se lanzó a la aventura de ser autor completo con, entre otros proyectos, su políticamente incorrecta Chica Alien, que tendrá pronto su continuación bajo el título de Chicas Alien.

Feria del Libro 2018: Espacio Subte.

- ¿Sobre qué tratará tu muestra Subte Cyber Punk Blues, que vas a realizar en el Museo Genaro Pérez en el marco de la Feria del Libro 2018? ¿Cómo te llegó la invitación a ser el centro de esta actividad?

- La intervención, ya no le llaman muestra, se llama Subte Cyberpunk Blues y es una serie de ilustraciones con personajes raros, descastados del sistema, reaccionarios y revolucionarios que tomaron el Museo Genaro Pérez para hacer de las suyas. La invitación me llega a través de Lucio Speranza, uno de los organizadores de Subte, pero antes de parte de Huma Rosas y Damián Connelly.

- En el otro evento en que participás es una charla llamada “Los eventos de historieta como industria cultural” y lo hacés con un referente de la historieta local como Hernán González y moderada por un colaborador tuyo como Damián Connelly. ¿Qué puedes contarnos de este acontecimiento?

- Supongo que la charla va a rondar sobre temas referidos a los cientos de eventos de historietas que hay anualmente en Argentina a raíz de la explosión de editoriales autogestivas e independientes que hubo en el país los últimos quince años, sumado al boom de las películas basadas en historietas que hay en el mundo desde hace diez. Hernán y Damián han estado presentes en organización de eventos (Docta Comics y Material respectivamente) y son personas que saben mucho del tema.

Nicolás Brondo07
- ¿Qué significa para ti participar en estos eventos de la Feria del Libro? ¿Te parece que se le da suficiente espacio a la historieta en este tipo de acontecimientos literarios?

- La Municipalidad de Córdoba siempre ha tratado de darle espacio a la historieta en un evento como la Feria del Libro y nunca se ha podido hacer algo concreto. Y digo “tratado” porque nunca se llegó a entender bien a la historieta y sus autores desde la Secretaria de Cultura de la Municipalidad.

Creo que el Espacio Subte es lo que necesitaba la Secretaría de Cultura, la “Muni” y la Feria del Libro como para entender a la historieta y darle el espacio que se merece dentro de un evento como ese, ya que desde hace tres años los organizadores de Subte han sabido asesorarse con autores, periodistas y conocedores de la historieta nacional para organizar el evento.

Para mí, significa un progreso en una ciudad que se jacta de ser docta y que le falta un largo tramo que recorrer en lo que a cultura respecta y en especial dentro de la mismísima Feria del Libro.

Los inicios de un dibujante.

- ¿Cómo empezó tu amor por el cómic?

- Ufff... Amor… No sé si existe tal cosa como amor por el cómic (risas). Hablando en serio: creo que viene de pibito, de chico. Me acuerdo que el primer cómic que leí fue La Abejita Maya. Después, como dibujaba mucho, mi viejo tenía para mí revistas como la Fierro y la Skorpio. Pero, por ahí, como venían con contenido mucho más para adultos, mi abuelo me comenzó a comprar el Superman de John Byrne. Con ese Superman flasheé y cuando comencé a leer Batman cagué: no hubo vuelta atrás.

Desde ahí comencé a leer historieta sin parar y, aparte, como de pibito comencé a consumir historieta, empecé de chico a dibujar historieta. Agarraba las hojas A4, las doblaba al medio, metía unas grapas y dibujaba allí. Creo que hasta hace un par de años los tenía todos: después, tiré bastantes y me quede con los que estaban más sanos. Te hablo de dibujos que hice cuando tenía ocho años.

- ¿Cuáles eran tus referentes cuando comenzaste a dibujar profesionalmente y cuáles lo son ahora?

- Cuando empecé, me gustaba muchísimo Ariel Olivetti, aunque hoy por hoy no comparto algunas cosas que hace en cuanto a la técnica y sobre todo con el uso de las fotos. Pero, cuando hacía Cazador, era del grupo de los que hacían esa historieta el que más me gustaba y eso que Mauro Cascioli era un virtuoso. Después, John Byrne, como dibujante me encantaba. Creo que la parte realista y no funny mía vino mucho por la influencia de Byrne: como dibujaba los cuerpos, la perspectiva, la narrativa…

Diego Cortés.

- ¿Quien fue Diego Cortés para Nico Brondo?

- Uh. Habría que preguntarnos que fue el Diego para todo el mundo. El loco fue el padre editorial para muchos poetas, escritores, dibujantes, guionistas. Es alguien que dejó un hueco importante. Aparte de un gran amigo y un guionista zarpado, fue el que me dio la oportunidad de publicar y de laburar de lo que a mí me gusta sin límites en absoluto. Con Diego no había límites: podíamos hacer lo que quisiéramos cuándo quisiéramos. Es una libertad que estaba zarpada y fue algo que se lo dio a mucha gente. En el velorio de Diego, hubo un montón de gente que se acercó y decía cosas como que Diego le publicó el primer libro, que le enseño el oficio, que le hizo conocer el mundillo. Fue un gran referente, a nivel vida y a nivel profesional. Fue el Diego de la gente (risas).

Nicolás Brondo02

El futuro.

- ¿Qué puedes decirme de proyectos futuros tuyos como Macklemore, cuyo guión corre a cargo del guionista y escritor uruguayo Rodolfo Santullo?

- Que falta la mitad todavía (risas). Macklemore está ahora en el freezer por una cuestión de tiempo y de entrega previa de otros proyectos tanto míos como de Rodolfo. Él no tiene todo Macklemore escrito, sino que lo escribe por momentos: me manda el guión por fetas y yo lo completo con mis dibujos. Cuando le digo que estoy al día, me manda más. Yo estoy haciendo un montón de cosas, que algunas ya las entregué y otras tengo que entregarlas el mes que viene. Así que Macklemore quedó en el freezer por eso. Pero lo vamos haciendo de a poquito y está muy bueno.

- Sin spoilear, ¿de qué trata Macklemore?

- Es que es tan sencilla la historia que, si te digo algo, te la spoileo. Es una aventura tipo Mad Max en un desierto post-apocaliptico en donde hay unos robots, una plantas carnívoras y algunos sobrevivientes, donde está también este chabón que se llama como la banda que se ve envuelto en este lío de supervivencia y tiene que evitar que la ciudad sea devorada por las plantas carnívoras.

No te cuento mucho más porque Rodolfo planteó una historia muy sencilla, de ir del punto a al b y ya se terminó. Es una aventura tipo western. A mí me copó la idea porque nunca había dibujado uno. Ahora también dibujo otro con guión de Cristian Blasco, que es uno de tipo más tradicional. Pero, cuando Rodolfo me propone esta historia ya hace año y medio, me copó la idea de dibujar un desierto.

Uno, como dibujante, tiene la idea errónea que si dibuja un desierto va a dibujar poco detalle y, más bien, es todo lo contrario. Si vos dibujás un ambiente en donde no hay nada, tiene que tener mucho detalle y tiene que ser muy reconocible. El desafío está allí: en dibujar un páramo donde solamente hay arena y alguna que otra piedra y ver cómo pones la “cámara”, los personajes, como hacés la composición de la página para que te quede bien, vistoso, con una narrativa aceptable y que cumpla los deseos de uno como dibujante a la hora de dibujar. Yo creo que para el año que viene ya Macklemore ya va a estar en la imprenta.

Nicolás Brondo03

Metas y lecturas.

- ¿Y cuál es entonces la ambición de Nico Brondo?

- Dibujar hasta que me cague muriendo (risas). Por ahí, la ambición es dibujar, no hay una meta, por decirlo así. Hay un montón de cosas que he hecho que ya me llenan de por sí. El haber laburado con un montón de gente como el Diego, el haber estado en festivales y conocer gente maravillosa y estar en proyectos súper zarpados me llena un montón. Saber que hay más de eso esperando, guía mi ambición.

- ¿Lees literatura?

- Ahora leo mucha novela, incluso más que cómics. Estoy con un policial negrísimo de Matías Bragagnolo que se llama El brujo. Hace poco le ilustré un cuento a Matías y el loco flasheó como yo flasheé con el cuento primero. Fue para una antología de cuentos que coordina el mismo Rodolfo Santullo. Le escribí a Matías para conseguir material de él y me lo mandó. Así ya me devoré Petite mort, que es el primer libro que hizo que es sobre el cine snuff y ahora estoy con El brujo que es sobre una cárcel en una Argentina distópica. Leo además cómics y veo películas todo el tiempo: solo, con mi esposa e hijo, en el cine, en DVD, en Netflix...

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los lunes en tu kiosco ]


Te puede interesar