Entradas y algo más

Cultura & Espectáculos 03/09/2018 Por
La plataforma Alpogo.com se convirtió en el último tiempo en un agente fundamental de la escena emergente cordobesa. ¿Cuál es su secreto? Vender tickets en la web, pero trabajando codo a codo con artistas y productores del sector.
alpogo_02
Pendini y equipo forman parte activa de una escena musical que vive un momento de crecimiento orgánico.

chapa_ed_impresa_01

Por: Juan Manuel Pairone - Especial para La Nueva Mañana

Una escena se repite en los ingresos de diferentes salas de concierto de la ciudad de Córdoba. Club Paraguay, Studio Theater, Cocina de Culturas, Club Belle Epoque, Espacio 75 o Casa Babylon, por ejemplo.

Alguien llega la puerta, saca su teléfono celular, exhibe su pantalla y automáticamente ingresa al espectáculo. “Yo compré por Alpogo, ¿acá muestro la entrada digital?”, preguntan muchos en las boleterías, que ven cada vez más códigos en smartphones y menos tickets en formato físico.

Esa imagen es una de las postales que, desde hace dos años y algunos meses, el sitio Alpogo.com ayudó a multiplicar cada fin de semana. Si al finalizar la temporada 2016 la aplicación contaba con la nada despreciable cifra de un 10% de penetración en el mercado de venta de tickets en producciones independientes locales, hoy ese número asciende al 60%.

Y crece cada vez más de la mano de socios estratégicos como el Festival La Nueva Generación, la productora Providencia (responsable de las últimas visitas de Usted Señalemelo y Los Espíritus) y gran parte del circuito de shows ligados al recambio actual del rock y el pop argentino.

Desde que laburábamos juntos en una agencia de publicidad tuvimos el interés de generar algo disruptivo desde la tecnología”, relata Tomás Pendini, uno de los cuatro socios detrás de la aplicación y miembro fundador junto a Martín Kaen y Alexis Roberto.

“Nos juntábamos a cranear a ver qué podíamos hacer y en un momento surgió una idea apuntada a los eventos, pero relacionada con juegos y sorteos. Hicimos un prototipo muy básico y cuando lo testeamos nos dimos cuenta que no iba, que no solucionaba nada. Ahí nos pusimos en el lugar de usuarios y asistentes de recitales en la zona del Abasto. Vimos el trato que se nos daba a la hora de comprar un ticket y empezamos a pensar en cómo podíamos hacer para que esa experiencia también esté buenísima”, explica.

alpogo_01
Tomás Pendini Conrad, Maximiliano Malvido y Alexis Roberto. Fotos: Javier Imaz

- ¿Detectaron una necesidad que no estaba siendo cubierta?

- No como equipo, ninguno había estado involucrado con la música antes. No fue algo consciente, fue algo más intuitivo. Pero sí desde el punto de vista tecnológico vimos un nicho sin cubrir: dificultades a la hora de comprar el ticket o de retirarlo, pocos medios de pago, un modelo viejo de negocio en definitiva. Desde ese aspecto vimos que había mucho para hacer, y a medida que nos fuimos metiendo encontramos huecos y dificultades de la producción de eventos propiamente dicha. Es un negocio que se mueve de una manera muy particular, y nosotros nos propusimos cambiarlo porque la tecnología misma lo cambia. No fue fácil que los productores se acostumbren a trabajar de esa forma, pero también sabíamos que teníamos muchas herramientas para ayudarlos a que ese no fuera un salto tan dificultoso.

Cambio cultural

Uno de los aspectos centrales que diferencian a Alpogo de cualquier otra “ticketera” (desde Edén Entradas hasta las nacionales Ticketek o TuEntrada.com) es, precisamente, su vínculo aceitado con productores y artistas emergentes. Ese rasgo es un factor clave en la inserción de la plataforma dentro del ámbito cultural no sólo en Córdoba, sino también en otros puntos del país, como La Plata o Rosario.

Llegar a los usuarios fue un poco más fácil. Con el tiempo nos dimos cuenta de que había distintos tipos de productores, cada uno con necesidades diferentes. Pero más allá de eso, creo que ellos vieron un diferencial en la difusión de los shows, en cómo pautamos en las redes, en los reportes que les ofrecemos”, analiza Pendini.

“Empezamos a hacer un ida y vuelta que no recibían de otro lado y eso ayudó a que empezaran a usar cada vez más la plataforma. El quiebre fue cuando empezamos a trabajar con estadísticas y datos duros. Alpogo se transformó en una herramienta para disminuir el riesgo en las producciones. Vender tickets no lo inventamos nosotros. Para ingresar en otros mercados sabíamos que teníamos que diferenciarnos por otro lado”, comenta Pendini.

Ese intercambio de información y experiencias tiene que ver con un sentido de pertenencia ineludible: Pendini y equipo forman parte activa de una escena musical que vive un momento de crecimiento orgánico, con fuerte impronta generacional.

En Córdoba, uno de los fenómenos asociados a este paradigma tiene que ver con el paulatino crecimiento de la venta de entradas anticipadas, con Alpogo como plataforma clave para la creciente popularidad de la compra online. No es casual que, para la próxima edición del Festival La Nueva Generación, la exclusividad del expendio de tickets recaiga en la plataforma cordobesa, que ya cuenta con 39 mil usuarios registrados.

alpogo_03
- ¿Cómo analizan este cambio cultural en relación a la compra y venta de entradas?

- Estamos en una era de la inmediatez que viene por todos lados. Lo vemos en los artistas de esta nueva generación, pero también está en los usuarios y en los productores. Todos la comparten. El público quiere comprar su entrada esté donde esté, con cualquier medio de pago, y no hacer una fila. Y los productores y artistas también tienen una necesidad real de tener un seguimiento y de poder pensar acciones que se apliquen instantáneamente, como una promo o una difusión rápida, para darles tranquilidad en la venta. Un gran decisor de que fuéramos por lo digital fue el hecho de tener amigos en bandas que se subían a tocar y trataban de calcular cuánta gente había para después ir a hacer la rendición de entradas. Olvidate de eso, subite y tocá tranquilo porque Alpogo te dice cuántas entradas vendiste. Había que eliminar ese tipo de cosas. Somos parte de una nueva generación en la que la colaboración es un valor compartido: lo hagamos juntos porque llegamos más lejos. Y nosotros pudimos ingresar en este ecosistema para interactuar entre artistas, productores y usuarios. Encontramos una nueva forma de hacer las cosas, no creo que sea sólo una tendencia.

 

 

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los lunes en tu kiosco ]


Te puede interesar

Te puede interesar

data-matched-content-ui-type="image_card_sidebyside" data-matched-content-rows-num="4" data-matched-content-columns-num="1"