Transporte urbano: buscan garantizar que el 50% de choferes sean mujeres

Córdoba 03/09/2018 Por
La iniciativa sobre la contratación en las empresas ya ingresó al Concejo Deliberante. El actual marco regulatorio del transporte capitalino establece la equidad de género, pero no se cumple.
01-Uta
- Ilustración: Daniel "Pito" Campos

chapa_ed_impresa_01

Por: César Pucheta - Especial La Nueva Mañana

Suena poco novedoso advertir que desde un tiempo a esta parte las mujeres han ido generando las condiciones para que los gestos de discriminación cotidiana que las han mantenido alejadas de lugares centrales en los universos sociales se terminen definitivamente.

De esa manera, los espacios se fueron ganando y ocupando a la vez que también se sucedieron normas para garantizar la igualdad y la equidad en las posibilidades de acceso al mundo del trabajo y la representación política. Sobre eso se basa un anteproyecto de ley que impulsan dos militantes gremiales cordobeses que buscan garantizar la igualdad en el acceso empleos como choferes del transporte público.

La propuesta es llevada adelante por los activistas sindicales Diego Saurina de la Unión de Trabajadores de la Salud (UTS) y Marcelo Mambrin de la Unión de Educadores de la Provincia de Córdoba (UEPC), y su anteproyecto ya fue ingresado como una nota vía Mesa de Entradas y llegado al despacho de la presidenta de la Comisión de Género del Concejo Deliberante, Miriam Acosta.

El objetivo es lograr que la mitad de la planta de choferes de la Ciudad de Córdoba sea personal femenino, para desterrar cualquier forma de discriminación en este ámbito laboral contra las mujeres.

Acosta, que confirma que esta semana estará concertando una reunión con los autores del proyecto, advierte que “dentro del marco regulatorio ya existe un punto que señala que debe buscarse la equidad en el acceso a este tipo de cargos. Es cierto que también hay un proyecto mío que busca equiparar, pero cuando trabajamos en el marco regulatorio en la comisión de servicios públicos impulsamos esos puntos con las mujeres que formamos parte de dicha comisión”, dice a La Nueva Mañana.

Puntualmente, entre las condiciones que establece el marco regulatorio del sistema de transporte de la ciudad aprobado en el año 2012, se especifica que el sistema debe garantizar la equidad de género, definiéndola como “la distribución justa y equitativa de las funciones, recursos y beneficios entre las mujeres y los hombres”.

En el Art.51 de dicha ordenanza se señala puntualmente que “la Autoridad Municipal de Transporte y Tránsito (AMTT) deberá incluir, al momento de establecer las condiciones de la licitación para la Concesión del Servicio Público de Transporte Urbano de Pasajeros (TUP), la absorción del personal que presta el servicio al momento de licitarse, por los nuevos concesionarios. Las nuevas incorporaciones de personal al sistema, deberán garantizar la equidad de género”.

En apariencia, nadie controla dicho cumplimiento. “Es lo mismo que pasa con las rampas, con la frecuencia, con las paradas inteligentes, nadie controla que se cumplan”, dice la concejala María José Almada y lo confirma.

Igualdad y equidad

La concejala del bloque Fuerza de la Gente tiene una visión diferente con respecto a lo que debe interpretarse por “equidad”, tal como lo señala la ordenanza. “Una cosa es igualdad, que es el 50 y 50, pero el concepto de equidad va más allá de eso. Es un zócalo que el sistema debe acondicionar para ser lo más amigable posible para la mujer que debe incorporarse a un ámbito laboral que fue tradicionalmente masculino.

En eso entran los baños en las punta de línea, el tema ergonométrico que contemple la posibilidad para que las mujeres embarazadas puedan conducir cómodamente y muchas otras cosas que deben ser promovidas por las empresas.

Es necesario que las propias empresas publiciten que esas posibilidades existen porque si no lo hacen están excluyendo a la mujer de hecho. Si nosotros vemos las formas en que las convocatorias para cubrir nuevas vacantes están anunciadas, nos damos cuenta de que las empresas piden “un chofer”, “un mecánico”, “un gerente”. La mujer termina por autoexcluirse o presenta sus curriculums sólo para trabajar en los trolebuses”, advierte al ser consultada al respecto por La Nueva Mañana.

Puntualmente, entre las condiciones que establece el marco regulatorio del sistema de transporte de la ciudad aprobado en el año 2012, se especifica que el sistema debe garantizar la equidad de género, definiéndola como “la distribución justa y equitativa de las funciones, recursos y beneficios entre las mujeres y los hombres”.

Si bien aparece en el horizonte, una vez más la falta de controles (“nunca nos respondieron los pedidos de informe con respecto al tema”, dice Almada) el proyecto que impulsan los activistas sindicales fija sanciones específicas para a las empresas y funcionarios ante el incumplimiento de la norma.

Según la norma propuesta, los avances de la implementación deben constar en un informe que se adosará al listado que trimestralmente los concesionarios del transporte urbano de pasajeros le envían a la autoridad municipal de transporte y tránsito sobre el personal ocupado y en el que se debe indicar las altas y bajas.

Se propone allí que ante cada incumplimiento, la empresa en cuestión sea sancionada con “una multa equivalente a 10.000 boletos y reiteración del incumplimiento en un mismo año hará que la multa se incremente en un 100%”.

Además, la propuesta obliga a la AMTT que emita un certificado anual a las empresas que acredite el cumplimiento de la ordenanza, certificado sin el cual las empresas prestatarias no podrán presentarse a una nueva concesión o adquirir corredores de otras empresas que sea actualmente concesionarias.

Ante la falta de controles que evidencias los sectores opositores a la gestión municipal, también se propone una “sanción a los funcionarios políticos que no controlaren el cumplimiento de la ordenanza, imponiéndoles una multa equivalente a 1.000 boletos por cada caso de incumplimiento".

“Si nadie controla, me tendré que hacer cargo yo de ahora en más de exigirlo”, dice a La Nueva Mañana Carla Esteban, la conductora del 600 que encabeza la única lista oficializada para proclamar la nueva cabeza de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) en Córdoba.

Discriminación real

“Obvio que hay discriminación. Hasta hace poco nadie te recibía un currículum en Coniferal y en Ersa no había mujeres salvo en Trolebuses, por darte dos ejemplos”, dice Carla al ser consultada por las dificultades de las mujeres a la hora de intentar ocupar un lugar al volante en alguno de los vehículos que integran la flota del transporte urbano de pasajeros de la capital provincial.

“Nosotros abrimos una gran puerta el día que nos reubicaron en Ersa porque eso permitió demostrar una realidad que a todas luces era evidente y es que nosotras podemos hacernos cargo de ese trabajo. Ahora, cuando tengan que incorporar personal, deberán convocar a mujeres”, advierte.

“Las chicas hemos demostrado que podemos manejar troles cortos, troles articulados, automáticos, colectivos con caja manual, chinos, rusos, mendocinos, lo que nos dieron para manejar nosotras lo manejamos a la misma altura que cualquier orden, así que no entiendo la diferencia”, asegura.

Transp urbano Cba
María José Almada; Marcelo Mambrin; Miriam Acosta; Diego Saurina.

Durante el conflicto que paralizó el servicio urbano de transporte durante el año 2017, la mayor cantidad de despedidas fueron mujeres. Una parte que explica dicha realidad tiene que ver con que fueron las trabajadoras de los trolebuses las que en gran medida se pusieron al frente de ese conflicto, aunque claro que no fueron sólo ellas.

Hay que preguntarle a Mestre por qué tomó esa decisión. De las otras empresas ninguna llegó siquiera a los 50 despidos, mientras que la nuestra dejó sin trabajo a 68 personas: 55 mujeres y 13 varones”, dice Esteban. Para Diego Saurina, uno de los impulsores del anteproyecto que busca ser discutido en el legislativo municipal, dicho precedente “representa una actitud misógina muy clara.”

El camino del anteproyecto

“La Ciudad de Córdoba hizo punta en muchos sentidos cuando Mestre (padre) instaló el servicio de trolebuses. En ese momento, representó la llegada de un transporte ecológico porque no usaba combustibles fósiles ya que funcionaba a partir de la energía eléctrica pero además estaban conducidos por mujeres”, señala el activista de UTS quien, además, agrega que desde su creación Tamse-Trolebuses es “la empresa que menos accidentabilidad tiene”, algo que también arroja por la borda algunos puñados de prejuicios que suelen girar en torno al tema.

En las próximas horas, los autores de la iniciativa por la igualdad de oportunidades en el acceso de las mujeres en el empleo de chóferes del transporte urbano de pasajeros se reunirán con la concejala Acosta para intentar un diálogo que abra al anteproyecto las puertas de la comisión de género.

“Cuando nosotros nos enteramos de los proyectos que había para obtener la igualdad de género en las listas para el Concejo Deliberante vimos una puerta que se abría. Si quieren igualdad para la planta política no debería haber ningún problema en exigirla para el acceso a las fuentes de trabajo”, señala Saurina.

Luego, las tareas se multiplicarán en pos de avanzar en una fuerza que empuje la idea. Será el turno de la Fetap y el sindicato. “Si la próxima Secretaria General va a ser una mujer, deberían poder empujar este tipo de iniciativas”, dice y anticipa que comenzarán a “juntar firmas y pedirle a la Intersindical de Mujeres que nos acompañen en la iniciativa. Son bastantes las mujeres que están al frente de los sindicatos en Córdoba y a nosotros nos parece importante que podamos impulsar esto con su apoyo.”

Vale recordar que el camino comenzado deberá desembocar en la disposición de algún concejal o concejala para poder empezar los trámites legislativos correspondientes, ya que de acuerdo a lo que establece el Reglamento Interno del Concejo Deliberante, son “los concejales y el Intendente Municipal” quienes pueden presentar los proyectos a ser tratados por el cuerpo.


LA UTA TENDRÁ UNA MUJER AL FRENTE DE LA SECRETARÍA GENERAL

Carla Esteban:  “La UTA no es un gremio machista”

Esteban02
Carla Esteban, candidata a Secretaria General de UTA

-¿Qué representa para vos esta posibilidad de convertirte en la primera Secretaria General de la UTA en Córdoba?

-Para mí es un desafío muy grande y me parece que es un avance grandísimo para las mujeres también. Yo lo estoy tomando con muchísimas fuerzas y ganas de trabajar. Con mis compañeras mujeres y con mis compañeros varones, que son la mayoría. Yo tengo todas las ganas de laburar para ellos y hacer las cosas bien por primera vez en este gremio. Voy a trabajar para que las cosas sean transparentes y para que el compañero se sienta representando, por más que no esté de acuerdo. Para eso estoy y para eso voy a dejar mi vida.

-¿Cómo ha sido la relación con el gremio en todo este tiempo?

-Nosotras quedamos despedidas y a partir de ese momento, las únicas personas que estuvieron al lado nuestro apoyándonos fue la gente del gremio. Éramos madres solteras y jefas de familia que de un día para el otro nos quedamos sin nada, así que imaginate que la relación nuestra con el gremio es excelente. Si no hubiese sido por ellos hoy estaríamos limpiando una casa por horas a lo mejor. Pasada cierta edad y con todo el desgaste que te genera trabajar en el transporte urbano es muy difícil encontrar un nuevo trabajo. En la Argentina de hoy día cuesta mucho conseguir una profesión que te dé para mantener una familia. Yo quedé sin nada y las únicas personas que me acompañaron durante esos seis meses nefastos y me abrieron las puertas fueron las que están en el gremio. Mis compañeros y yo sabemos que recuperamos nuestro empleo gracias al trabajo incansable del gremio.

-¿No es un gremio machista?

-Para nada. Yo primero me presenté para delegada, ganamos, y ahora tengo esta oportunidad. La gente puede pensar que los compañeros son machistas pero las cabezas del gremio no lo son, o al menos no hay nada que demuestre eso. Nunca ninguna mujer se presentó para Secretaria General; bueno, yo lo voy a hacer y me siento totalmente respaldada. Voy a defender a mis compañeros como defiendo a mi familia porque mis compañeros son mi familia.

  

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los lunes en tu kiosco ]


Te puede interesar

Te puede interesar

data-matched-content-ui-type="image_card_sidebyside" data-matched-content-rows-num="4" data-matched-content-columns-num="1"