Avilés, cerca de convertirse en candidato a legislador de UPC

El intendente de Carlos Paz asoma como postulante a legislador departamental por Punilla en 2019. Las negociaciones incluirían además el apoyo peronista a su sucesor.
Aviles
Esteban Avilés, intendente de Villa Carlos Paz.

chapa_ed_impresa_01

En las últimas elecciones generales de la provincia, el departamento Punilla no tuvo la mejor performance electoral para Unión por Córdoba (UPC), que lo llevó a perder una banca en el Poder Legislativo Provincial frente a la ola amarilla que surfeó Mauricio Macri. El radical Hugo Capdevila, intendente de Huerta Grande, se impuso en los comicios de 2015 a Marcos Sestopal, quien buscaba su reelección como legislador departamental.

Desde aquel momento, el peronismo tomó nota que no tenía un intendente capaz de aglutinar las voluntades populares del valle, pero que eso lo podía conseguir a través de la figura del intendente de Villa Carlos Paz, Esteban Avilés, un paria político.

Afuera de las filas de la UCR

En 2014, tras una presentación que hicieron las autoridades del comité de la UCR de aquella ciudad, el Tribunal de Conducta Provincial de la Unión Cívica Radical resolvió suspender la afiliación del intendente Avilés, los ediles Raquel Merlino, Hugo Bustos, Norberto Luraschi, Marcelo Sargiotto y Mirta Alessio y de los tribunos Alicia Osorio y Daniel Gómez. La UCR difundió la decisión a través de un comunicado en el que no descartó su expulsión.

Todo comenzó en 2011, cuando Avilés coqueteó con el Frente Cívico de Luis Juez. Los ánimos se exasperaron en la UCR y Carlos Felpetto terminó derrotado en las elecciones municipales de aquel año. Pese a esto Avilés, en los papeles, nunca abandonó la UCR.

massei02
Las negociaciones con Avilés, encabezadas por el ministro Carlos Massei, habrían derivado en un acuerdo que le permitirá al actual intendente de Carlos Paz designar a un hombre de su confianza para encabezar las elecciones municipales.

Tejiendo el acuerdo

Ahora, con dos períodos exitosos como intendente, y luego de varias conversaciones con el ministro Massei, el intendente carlospacense se encamina a cerrar un acuerdo político con UPC.

Ese entendimiento incluiría el apoyo del peronismo al candidato que proponga Avilés para sucederlo al frente del municipio en la villa serrana, y a su candidatura como legislador por el Departamento Punilla. En el acuerdo, el candidato a viceintendente le correspondería a un hombre de Carlos Caserio, jefe político del peronismo en las sierras del oeste cordobés, que lo llevó a ocupar una banca en el Senado de la Nación y ser una de las máximas autoridades del PJ provincial en ejercicio.

Históricamente, desde que el peronismo ganó la Provincia en 1998, Punilla ha tenido un fuerte protagonismo en la Legislatura Provincial, llegando a ocupar hasta dos bancas en la Unicameral, una como uninominal y otra por distrito único, la vieja lista sábana.

Los últimos ocho años, hasta diciembre de 2015, Alicia Narducci, esposa de Carlos Caserio, fue dos veces legisladora, la última junto a Marcos Sestopal, quien ejerció la representación departamental tras haber sido intendente de La Falda.

Una estrategia para revertir los resultados de 2015

En 2015, Juntos por Córdoba, la versión local de Cambiemos en ese momento, llevó como candidato a Hugo Capdevila, quien se impuso apenas por 815 votos. El radical obtuvo 13.840 sufragios (39%), relegando a UPC con 13.025 (36,70%). En esta ocasión, Caserio advirtió que muchas de las Boletas Únicas utilizadas para la elección, solo tenían marcado el voto a gobernador y el resto en blanco, una de las principales falencias que tuvo este sistema corregidas mediante las últimas reformas electorales en la Unicameral para eliminar la confusión del casillero de lista completa con el del gobernador y vice.

Las primeras versiones del acercamiento de Avilés al gobierno de Juan Schiaretti apuntaban a conformar la fórmula como candidato a vicegobernador en 2019. Haciendo camino al andar, ese lugar ya estaría reservado para una mujer del peronismo con fuerte presencia en todo el territorio provincial, que completaría el binomio que buscará la reelección del actual gobernador.

schiaretti

Cabeza de lista departamental

Por eso, las negociaciones con Avilés, encabezadas por Massei, habrían derivado en un acuerdo que le permitirá al actual intendente de Carlos Paz designar a un hombre de su confianza para encabezar las elecciones municipales y engrosar su poder político territorial al encabezar la lista de legisladores departamentales.

Si bien se trata de un extrapartidario, en el Partido Justicialista de Punilla ven con buenos ojos la candidatura de Avilés de cara a lo que se viene en 2019, donde deberán enfrentar a Cambiemos y ningún intendente objetará esta estrategia.

Los gestos son parte de la materia prima de la política. El miércoles 1 de agosto, Avilés pronunció su último discurso de apertura de sesiones del Concejo de Representantes como intendente de la ciudad al no poder postularse para un nuevo período.

Fue muy crítico con la oposición conformada por su ex socio en Carlos Paz Unido y tendió puentes con el gobernador Schiaretti, el ministro de Gobierno Massei y repartió elogios a los funcionarios de la gestión del presidente Mauricio Macri, con quien espera inaugurar en los próximos meses el Centro Ambiental que está prácticamente terminado y reemplazará al basural a cielo abierto.

Después de sus constantes tironeos con la UCR y con una tensa relación con el intendente de la ciudad de Córdoba, Ramón Mestre, uno de los aspirantes a la gobernación por Cambiemos, el futuro político de Avilés parece encontrar su camino en la poderosa estructura del Gobierno de Córdoba. Las conversaciones con Unión por Córdoba se encuentran avanzadas y solo faltaría la confirmación oficial prevista para los próximos meses.

Macri

¿Cómo hace Cambiemos para ganar la elección?

Desde que Macri ganó las elecciones nacionales, Unión por Córdoba viene preparando la estrategia que le permita permanecer en el poder otros cuatro años, tras veinte de ejercicio en la Provincia.

“La garantía del cambio soy yo”, dijo Schiaretti durante la apertura de sesiones ordinarias del 1 de febrero de 2016, a pocos meses del triunfo de la alianza conformada por radicales y la Propuesta Republicana (PRO), que hasta esa elección sólo gobernaba la ciudad de Buenos Aires y amenazó con su exitoso slogan “Cambiemos” el poder del peronismo en cada distrito del país.

Así el gobernador dejó en claro desde un primer momento que las relaciones políticas de la Provincia de Córdoba con el poder central pasarían por él y no por ningún otro dirigente, ni del radicalismo ni del PRO.
Y ese fue el anuncio de lo que después se materializaría en la política provincial reflejada primordialmente en la Unicameral donde durante los dos primeros años de gobierno el interbloque Cambiemos (UCR, FC y PRO) acompañó las decisiones más importantes del gobierno provincial. Primero por sintonía y más tarde a fuerza de telefonazos hasta que la alquimia perfecta se rompió.

Schiaretti, “aliado crítico” de Macri

Fue cuando Cambiemos decidió no asistir al recinto de sesiones en rechazo a la reforma electoral que aprobó el oficialismo, casi en soledad, en la que se instauraron las dobles candidaturas permitiendo al candidato a gobernador ser al mismo tiempo el primer candidato a legislador por Distrito Único y el Financiamiento por parte del estado de las campañas electorales en el que quintuplicó los aportes privados.

Aquí se tensaron las relaciones y Schiaretti comenzó a mostrarse como un aliado crítico de Mauricio Macri. Si bien continuó apoyando desde la liga de gobernadores del PJ que le permitió a la gestión nacional aplicar un ajuste previsional nacional, el retiro y reparto de los fondos de la Anses y una serie de medidas tributarias, el gobernador de Córdoba comenzó a exigir cambios.

Y más aún, después del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) que lejos de “blindar” a la Argentina, la llevó a dilapidar casi la totalidad de los quince mil millones dólares que llegaron al país de ese oprobioso organismo internacional en una corrida financiera. Fue como darles el cuidado de un rebaño a los lobos.

Trabajando el territorio

Mientras todo esto sucede a nivel nacional, el peronismo trabaja en Córdoba el escenario 2019. Las dobles candidaturas permitirán un menú de candidatos que con financiamiento estatal intentarán obtener una banca en la Unicameral. Una estrategia democrática para ir corroyendo el caudal electoral del cambio.

En sintonía, el trabajo territorial en el interior provincial cada vez es más visible. Martín Gill, actual intendente de la ciudad de Villa María del Departamento San Martín pasó de las filas del kirchnerismo al PJ; Río Cuarto es un bastión del PJ en donde reside José Manuel de la Sota; San Justo fue uno de los pocos departamentos que pudo mostrar una victoria frente a Cambiemos en las últimas elecciones legislativas, y ahora Punilla con Esteban Avilés.

Según el censo de 2010, el Departamento San Martín cuenta con 127.454; Río Cuarto, 246.393; San Justo, 246.143 y Punilla 178.401 habitantes. Así el peronismo no solo se garantiza un triunfo electoral en los papeles sobre un total de 798.391 habitantes sino que además tiene aseguradas las bancas respectivas para cada uno de esos departamentos.

Además la cantidad de votos que obtendría, suman para el reparto de legisladores por distrito único. Ni qué hablar del resto de los departamentos que salvo aisladas excepciones, tributan electoralmente al peronismo.

Las dudas de Cambiemos

Hasta aquí es lo que se puede visualizar como estrategia del PJ. En Cambiemos, en cambio (valga la redundancia), están enfrascados todavía para resolver quien será el candidato que le dispute la elección a Schiaretti. Ramón Mestre, Mario Negri, Luis juez, Héctor Baldassi y una larga lista de enfrentamientos que podría terminar con la ruptura de la alianza que materializará las sospechas crecientes de los compromisos que unen a Macri con Schiaretti.

Pero suponiendo el mejor de los escenarios en el que Cambiemos logre la unidad alrededor de un solo candidato, deberá enfrentar el casi completo dominio territorial y electoral del peronismo en toda la provincia, departamento por departamento y ciudad por ciudad teniendo como marco una decreciente gestión nacional que ya anunció la profundización de la crisis. ¿Cómo hace Cambiemos para ganar la elección?.

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los lunes en tu kiosco ]


Te puede interesar