Uno x uno de Talleres ante Boca Juniors en el debut de la Superliga

Así fue el desempeño futbolístico de cada jugador del equipo albiazul en el partido que jugó en el estadio La Bombonera. Guido Herrera fue una vez más el punto más alto del equipo.
talleres - boca 3
Guido Herrera fue una vez más el punto más alto del equipo cordobés. - Foto: gentileza Twitter Boca Jrs Oficial

Uno x uno de Talleres:

Guido Herrera: (8) Una vez más el punto más alto del equipo, tapando un penal y dos mano a manos sobre Tévez y Ábila. Firme en los centros. De exportación.

Leonardo Godoy: (4) Hizo un penal innecesario sobre Más en el complemento. Nunca se pudo proyectar y lejos estuvo de su vértigo habitual.

Juan Cruz Komar: (5) Sin la solvencia de otros partidos, pareció muy tierno en un partido que requería más garra.

Carlos Quintana: (6) Por lejos el más firme de la defensa.

Facundo Medina: (5) Más allá de que perdió contra Pavón en gran parte del partido, mostró intenciones de sumarse al circuito de juego que pueden dar réditos en el futuro.

Andrés Cubas: (5)  A su capacidad de marca y anticipo en las jugadas le faltó precisión con la pelota. Su materia pendiente.

Pablo Guiñazú: (5) Levantó su nivel en el complemento. Sufrió las transiciones rápidas de Boca.  Un esfuerzo más individual que colectivo.

Juan Ramírez: (6) El mejor de Talleres en cuanto a interpretar la idea de juego, pero fue más vertical que organizador. Incidió más con el ingreso de Tomás Pochettino.

Samuel Sosa: (4) Poco y nada. No gravitó.

Brian Montenegro: (4) Nunca entró en juego y fue bien tomado.

Aldo Araujo: (5) Más allá de su velocidad, le faltó desprenderse antes de la pelota por eso su juego se volvió predecible.

Tomás Pochettino: (6) Buena impresión. Siempre predispuesto a tocar y jugar. Mostró algunas sociedades interesantes con Ramírez.

Nahuel Bustos: (5) Más esfuerzo y ganas  que otra cosa.

Junior Arias: (-) Jugó apenas cuatro minutos.

 

El DT Juan Pablo Vojvoda

Dejó pasar un tiempo para armar la reacción del equipo, recién con el ingreso de Pochettino, más allá de que buscó ahogar la salid del rival, perdió la batalla en mitad de cancha. Cuando equilibró tuvo más juego aunque de contra pudo pagar. No encontró respuestas entre los sustitutos.

 
 

Te puede interesar