Jacques Bedel e Irene Kopelman, entre las exposiciones que llegan al MEC en agosto

Desde el 9 de agosto, el Museo Emilio Caraffa presenta seis nuevas propuestas del mundo de las artes visuales. Podrán ser visitadas de martes a domingos y feriados.
mec muestra foto romina ressia
En las Salas 8 y 9 se puede ver la muestra de fotografías “Howwouldhavebeen?” (Cómo hubiera sido?) de Romina Ressia. - Foto: Romina Ressia

El Museo Emilio Caraffa, exhibirá nuevas exposiciones a partir del 9 de agosto. Entre ellas se destacan las muestras individuales de Jacques Bedel e Irene Kopelman. Además, los envíos de la Bienal de Curitiba, con las obras de André Nacli y de Romina Ressia del Festival de la Luz. También continúa la muestra en torno a la figura de Deodoro Roca y su rol como director del museo durante el período 1916-1919.

Durante la inauguración el próximo jueves, Lucas Romero y Alejandro Arcas serán los encargados de musicalizar el evento. La entrada es libre y gratuita.

Las muestras, podrán ser visitadas hasta el domingo 30 de septiembre de 2018, de martes a domingos y feriados en el horario de 10 a 20 horas.

A continuación un repaso por las muestras:

En la Sala 1 se puede ver la muestra fotográfica “Interior Anterior” de André Nacli(Curitiba, 1983), la cual forma parte del envío de la Bienal de Curitiba que, en conmemoración de los 25 años de su primera edición, ha organizado una muestra principal y otras actividades que involucran espacios culturales públicos y privados de distintos países. La muestra de Nacli es una serie de fotografías cuya poética vincula de manera potente pero delicada, el orden natural de existencia con el orden cultural: el que la humanidad busca establecer en el mundo. Las imágenes aparecen como umbrales, espacios posibles donde acontece el dominio del hombre sobre la naturaleza, o a la inversa, donde su fracaso es evidente. El crítico de arte y distinguido promotor cultural paraguayo Ticio Escobar (Asunción, 1947), acompaña la muestra con un exquisito texto curatorial.

En las Salas 2 y 3 se exhibe “Rapsodias” de Jacques Bedel (Buenos Aires, 1947), curada por Tomás Abraham (Timisoara, 1946). En esta muestra, el afamado artista argentino, presenta una selección de sus últimas producciones. Las “Rapsodias” de Bedel, conformadas por fragmentos fotográficos de gran formato -e impresas digitalmente en plástico laminado-, de cielos, de mares embravecidos, e inalcanzables cimas de picos montañosos, son visiones herederas de la experiencia estética sublime, propia del romanticismo de siglo XIX, con un giro conceptual contemporáneo. El conjunto de obras, alude, sin dudas, a una inquietud que el artista-arquitecto viene trabajando desde el comienzo de su carrera: cómo representar la existencia intangible del universo, más acá y más allá de nosotros mismos.

Jacques Bedel ha sido miembro del Grupo CAYC, fundado por Jorge Glusberg (Buenos Aires, 1932-2012), junto a artistas como Víctor Grippo (Buenos Aires, 1936-2002), Clorindo Testa (Beneveto, 1923-Buenos Aires, 2013) y Luis Benedit (Buenos Aires, 1937-2011), entre otros, desde 1974. Ha recibido numerosos premios nacionales e internacionales, y becas de formación que le permitieron investigar y conjugar inquietudes estéticas y científicas. Actualmente vive y trabaja en Buenos Aires.

En la Sala 4 continúa en exposición la muestra “Deodoro Roca, un reformista en el museo (1916-1919)”, una producción del Museo Caraffa. Aunque usualmente se reconozca a Deodoro Roca como líder del movimiento reformista, menos frecuente es que se asocie su nombre a la historia del Museo Caraffa. Sin embargo, entre 1916 y 1919 ocupó su dirección, coincidiendo parte de su desempeño con el desarrollo del conflicto estudiantil. Roca propuso entonces nuevos lineamientos para la organización del museo (en ese momento, “Museo Provincial”) en consonancia con las convicciones que animaban sus acciones en el espacio universitario. Hoy, al cumplirse 100 años de la Reforma, esta exposición tiene un doble propósito: indagar, por un lado, en un momento particular de la historia del museo en el que la presencia de una figura como Deodoro Roca lo muestran como un espacio vivo, atravesado por las convulsiones de la época. Por otro, intenta explorar un aspecto poco conocido del célebre líder reformista, cuya complejidad se muestra siempre inagotable.

*Esta muestra estará exhibida hasta el domingo 2 de diciembre de 2018.

En las Salas 5, 6 y 7 se expone la muestra multidisciplinar “Puntos Cardinales” de Irene Kopelman (Córdoba, 1974). Producida por el Malba y re-instalada en el Museo Emilio Caraffa, “Puntos Cardinales”es la primera exposición individual de Irene Kopelman en Argentina. El proyecto curado por Carina Cagnolo se desarrolló a lo largo de dos años y medio y congrega procesos de investigación localizados en distintas regiones del país. Para esto, la artista trabajó con grupos de científicos de diferentes instituciones: el GEAC (Grupo de Ecología en Ambientes Costeros, CONICET), en la ciudad de Puerto Madryn; IMBIV (Instituto Multidisciplinario de Biología Vegetal, CONICET, UNC) y CICTERRA (Centro de Investigaciones en Ciencias de la Tierra, CONICET, UNC), ambas de la ciudad de Córdoba. La exposición incluye también notas de campo, reflexiones in situ, hojas de cuaderno bitácora, instrumentos experimentales y material diverso recogido en los viajescomo parte de sus procesos de trabajo. Actualmente vive y trabaja en Ámsterdam.

En las Salas 8 y 9 se puede ver la muestra de fotografías “Howwouldhavebeen?” (Cómo hubiera sido?), de Romina Ressia (Azul, 1981), que forma parte del envío de Encuentros Abiertos-Festival de la Luzque festeja sus 30 años en la escena de la fotografía internacional. Con la participación de 350 artistas de 30 países, el festival más importante de fotografía de Latinoamérica presenta 140 muestras en 90 espacios, de 36 ciudades de Argentina. En esta edición el tema del festival es “Por la Vida”, que alude al sentimiento vital que nos une a los otros tanto en el plano social como personal.

“Howwouldhavebeen?” es una acotada pero representativa selección de la producción más reciente de Romina Ressia. En estas fotografías combina, en una tensa pero equilibrada relación, elementos provenientes de la pintura de tradición barroca europea y renacentista; la fotografía artística y de moda; y la producción escenográfica. Compone ambientes de temporalidad ambigua, donde sus retratados (portadores de un cuidadoso vestuario y extemporáneos atributos) emulan grotescamente las edificaciones ególatras de las sociedades occidentales y su culto a la imagen personal. El trabajo permite la reflexión sobre nuestras construcciones identitarias a través del uso de la imagen, sin desconocer que somos, aún, presa fácil de los estereotipos. Actualmente reside en Buenos Aires.

Te puede interesar