Taracatún: un disco libre al que le crecen alas y echa a volar

Cultura 01/08/2018 Por
Cada vez menos gente tiene reproductores de CDs en sus autos y casas. Frente a este contexto, Ceci Raspo sacó su nuevo disco “Taracatún” en formato de libro pequeño, con un código QR para descargar las canciones.
Ver galería Taracatun00002
1 / 8 - - Ceci Raspo y su banda junto al ilustrador "Cundo". Foto: Guara Calvo

chapa_ed_impresa_01


Desde hace años, todos los proyectos discográficos que han tenido a Ceci Raspo como protagonista destacan por la creatividad de su propuesta integral. Cajitas de CD que se hacen casita, tarjetas con personajes para armar y mezclar, láminas con ilustraciones para intervenir, siempre una propuesta lúdica y visual que acompaña a la musical. Este nuevo material discográfico que es “Taracatún”, con una propuesta musical minimalista dedicada a los más chiquitos y que acaba de presentar en las vacaciones de invierno por partida doble en el Teatro Real y en un formato más íntimo en el Festivalito de Invierno en Cocina de Culturas, viene con novedades: Es un disco sin disco.

Hace meses que Ceci viene pensando cómo enfrentar un problema que se repite cada vez con mayor frecuencia: cada vez menos gente tiene reproductores de cd en sus autos y sus casas. Las formas de consumo de la música vienen cambiando hace tiempo y da la sensación que el cd cómo formato popular de distribución musical tiene sus días contado. Ceci lo vivió de primera mano: “Cuando hicimos la grabación del disco, el técnico me dio el disco final en un cd para escucharlo. Me subí al auto y no tenía con qué escuchar yo misma a mi propio cd. Llegué a mi casa y la única compactera que teníamos tampoco andaba, entonces tuvimos que ponernos a pensar ideas de cómo hacer para vender a la gente un objeto que parezca un cd pero que no lo sea”.

taracatun llueve



Después de conversarlo con colegas músicos, con editores amigos, con la gente del proyecto Música Nuestra que distribuye sus discos y terminaron siendo los editores de “Taracatún”, terminó decidiendo producir un disco en formato de libro pequeño. Las ilustraciones que forman parte del libro son del ilustrador cordobés Cundo Cabanillas y vienen con una línea de precorte para recortarlas y armar títeres de dedo; y sobre la solapa de contratapa está impreso un código QR que se escanea con el celular y lleva a una página donde están las canciones para descargar. “No queríamos un disco para vender online, queríamos vender un objeto para que la gente se lleve ‘algo’ a su casa. Poder mantener la gráfica del disco, la propuesta lúdica que siempre tenemos en nuestros discos”.

Taracatun00001

-¿Tenés alguna idea de cuánta gente va descargando el disco?
-No. Es igual que cuando vos vendés un cd y uno se lo presta a otro y eso otro a otro y a otro y todos se lo descargaron en su computadora. Yo tengo el registro de que vendí un disco pero no de quién más lo escuchó a partir del que se lo compró. Es como un préstamo continuo. Pero no es diferente que antes. Con los cds pasaba lo mismo. A veces me dicen “porque vos vivís regalando los discos, la gente te los debería comprar...” Pero yo no trabajo para mí, para llenarme de oro con algo que sé que es cultura. Sé que la cultura no te llena de oro, salvo que la hagas comercial y no es mi caso. Muchas veces en las escuelas a las que he ido a trabajar, a modo de agradecimiento por contratarme, a la maestra le dejaba un cd y le decía: “para el día del niño copiénselo a todos los chicos y se lo regalan, uno a cada uno así les pueden regalar algo gratis o muy barato”. Y yo sabía que había 300 o 500 niños que se llevaban un cd ‘en negro’. Pero si para eso trabaja uno, para llegar a los chicos, para estar presente en sus opciones de búsqueda de cultura. Que ahora sea lo mismo pero a través de un librito no me parece descabellado. No voy a gastar más material, no voy a ser más pobre, al contrario, y es como yo siempre digo: “el que quiere tener el original, la gráfica linda, lo va a venir a comprar”. Además hay otra cosa, nosotros por mucha fuerza que hagamos, hay muchos lugares a los que no llegamos. Entonces si el libro, por dar un ejemplo, le llega a un niño en Formosa donde yo no tengo puntos de ventas y ahí hay 15 amiguitos a los que se lo quiere pasar, qué alegría que se los pueda pasar porque no voy a llegar de otra manera. Y a lo mejor eso a mí me abre la puerta para que un maestro me quiera llevar. Muchas veces los discos sirven para eso, para abrir puertas y como conexión con nuevos oyentes. No le tengo miedo a la descarga múltiple de mi material que está hecho un poco para eso.

taracatun caballito

-En la misma sintonía, el libro está publicado con licencias Creative Commons, es decir que el libro se puede copiar, ¿cómo tomaste esa decisión?
-Eso es culpa de Luis Paredes, que me ayudó a hacer la edición del libro y cuando estábamos terminando me preguntó: “¿y no van a dejar que la gente lo comparta?”. Entonces me mostró lo que él había hecho con su Ave Sedario que permitía que la gente pudiera acceder al libro y tener la libertad de utilizarlo como se le dé la gana siempre y cuando se nombrara la fuente. Y me pareció interesante. Una vez más, no solo podés compartir la música, sino que tenés la licencia, la autorización de hacerlo también desde la imagen siempre que puedas decir: “esto es del Cundo”. Así que por eso el libro salió con licencias Creative Commons, culpa de Luis Paredes (risas).



-¿Cómo fue la experiencia de trabajar con Cundo Cabanillas, el ilustrador del libro?
-Hermosa. Cuando terminé de grabar el disco empecé a buscar el ilustrador. No quería trabajar con un ilustrador con quien ya hubiera trabajado antes, sino seguir en esta idea de asociarme a gente de la cultura cordobesa con la que yo pueda decir “este producto es netamente cordobés en todos sus aspectos”. Y salí a buscar ilustradores, entre mis amigos todos me recomendaban varios ilustradores y entre ellos a Cundo. Así que lo llamé, tuvimos una primera reunión y eso fue todo. Después de esa primera reunión me mandó el material con prácticamente todas las ideas plasmadas en imágenes, una más linda que otra. Una cosa que le había pedido a Cundo era que sus ilustraciones fueran dirigidas a un público de corta edad, que para ellos estaba pensado el disco, y en la primer devolución me hizo tres propuestas y una era la de los títeres de dedo y esa fue la que me cerró por todos lados, porque el títere de dedo es justamente un objeto que a los nenes muy pequeñitos les gusta, les interesa y les atrapa, cuando ya son un poco más grandes no. Los personajes que había hecho eran para recortar y pegar, estaban divinos. Esas imágenes se hicieron también gigantografías para usar en el espectáculo, son parte del vestuario porque las hemos puesto en las remeras de los músicos. A esta altura del partido lo que yo hago es trabajar integralmente, si ya sé que voy a hacer un disco, ya sé que voy a hacer un show, entonces tiene que ser integral y la imagen que hizo Cundo está presente más o menos en todos lados.

Taracatun00003
Ceci Raspo en escena. Foto: Guara Calvo



-En Youtube, un canal para llegar a todos lados
-Ceci tiene un Canal Oficial de Youtube donde no solo se encuentran videos promocionales, sino también sus discos anteriores completos y una selección de tres videos de canciones animadas: “El medio peso”, “La cumbia de las vocales” y “El botecito de cartón y el alegre pescador”. No son muchos los artistas cordobeses, sobre todo en el ámbito de la música para chicos y chicas, que exploren esta vía de comunicación con producción específica. Ante la pregunta de cómo fue llevar adelante esta iniciativa Ceci dice: “El canal de youtube fue una necesidad de intentar -porque es un intento, creo que no salgo todavía de ahí- ofrecerle al público ota manera de comunicación. Por Youtube puedo llegar a un chico en Australia, en Usuahia y en Alaska y también con el nene que me vio el otro día en el concierto y me puede volver a ver. O sea, no tenés control de quién te ve en el mundo. Hicimos tres videos para el canal que nos costaron un ojo de la cara cada uno. La producción incluye al ilustrador, el animador, el que filma, el que hace el guión. Ni hablar que antes se grabó la música y que estamos todos ahí poniendo la cara y actuando gratis. Entonces atrás de un solo videito de cinco minutos hay una gran producción. Y la única intención es compartir una vez más lo mismo que uno hace pero de otra manera, porque si yo agarro mi cámara fotográfica y me filmo no tiene la misma gracia. El timing de lo virtual necesita otro tipo de imagen, por eso se buscó trabajar desde los dibujitos animados. También habrá canciones de Taracatún”.

Taracatún

La idea de hacer un espectáculo para niños de primera edad, surgió a partir del nacimiento de Manuela, la pequeña hijita de Ceci y de unos conciertos que dio en diversas Salas Cunas de Córdoba. La propuesta a simple vista era desafiante. “¿Cómo entretenés a un niño de un año que no sabe hablar? ¡Y que no te conoce! Mentira que no va a llorar”, explica Ceci y continúa: “Ese fue el motor para hacer el disco. Una vez que presentamos las funciones y salió todo super bien, surgió la idea de grabarlo. Lo artístico y lo musical, todo salió de una en este disco, me sorprendió cómo fluyó todo. Lo más difícil fue encontrar el formato en el que presentarlo, salir del cd y buscar otro formato”. Con una sonoridad minimalista, voz de Ceci Raspo, guitarra de Nacho Martínez y teclados de Bruno Cravero, las canciones invitan a los niños a jugar desde la música, con música y juegos recopilados de distintos rincones de Latinoamérica. El libro-disco es una joyita que complementa lo literario con lo musical y la tecnología, e invita a la familia a compartir un momento de intimidad alrededor de una propuesta musical y visual pensada y creada con cariño y cuidado por un equipo de artistas cordobeses con Ceci Raspo a la cabeza.

tapa taracatun

Enlaces:

>> Web de Ceci Raspo <<

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los lunes en tu kiosco ]


Te puede interesar