Reforma de las Fuerzas Armadas: ¿Seguridad Interior o represión frente al ajuste?

Opinión 24/07/2018 Por
Con el argumento de combatir el narcotráfico, el terrorismo o cuidar sectores estratégicos ocultan que su objetivo es reprimir a los que luchan contra el plan de ajuste y el FMI.
Ezequiel Peressini
"El Gobierno nacional impulsa modificaciones de las leyes de Defensa y Seguridad Interna buscando socios y cómplices". - Foto: archivo.

Mauricio Macri volvió a Campo de Mayo junto a las cúpulas militares para ratificar su política represiva buscando permitir el accionar de las Fuerzas Armadas en la seguridad interna autorizando que militares, gendarmes y prefectos patrullen las calles del país. Con el mentiroso argumento de combatir el narcotráfico, el terrorismo o cuidar sectores estratégicos ocultan que su único objetivo es reprimir a los que luchan contra el plan de ajuste de Macri y el FMI y garantizar la impunidad de las fuerzas armadas.

Desde que Macri asumió la presidencia busca fortalecer las fuerzas represivas y extender su capacidad de acción. Así lo hizo con el decreto 721/2016 con el que le otorga relativa autonomía a las Fuerzas Armadas, los recurrentes intentos por privilegiar a los genocidas de la dictadura militar con el beneficio del 2x1 y prisiones domiciliarias y con la designación del "milico" Oscar Aguad como Ministro de Defensa quien se ganó ese mote por su estrecha relación con el genocida Benjamín Menéndez y el Jefe de la Policía Carlos "Tucán" Yanicelli.

Es conocida la posición del Presidente en relación a los casos de gatillo fácil, quien felicita al policía Chocobar por una ejecución sumaria o al prefecto que asesinó a Rafael Nahuel en la Patagonia o los policías que asesinaron a los más de 5.200 jóvenes desde 1983 a la actualidad. En ese sentido, el Gobierno busca aprobar el nuevo Código Penal en el Congreso donde textualmente incorpora como inimputable al "miembro de alguna fuerza de seguridad pública, policial o penitenciaria que, en cumplimiento de su deber y en uso de sus armas en forma reglamentaria, cause lesiones o muerte", blanqueando así los repudiables casos de gatillo fácil y homicidios en manos de las fuerzas de seguridad garantizando su impunidad.

El objetivo del Gobierno es imponer la reconciliación de los militares con el pueblo trabajador que no deja de movilizarse cada 24 de Marzo y exige terminar con la impunidad de ayer y de hoy. Es un nuevo intento de recomponer y fortalecer las descompuestas Fuerzas Armadas de la crisis provocada por el triunfo de la lucha que derrotó la Dictadura Militar. Nada más alejado de la realidad pensar que esta institución combate el delito y el narcotráfico y defienden al país.

Las Fuerzas Armadas están al servicio de los más ricos, de los grandes empresarios, de los poderosos y sus grandes ganancias. Es inaceptable pensar que cuidan la soberanía nacional mientras Macri hipoteca el país en 50.000 millones de dólares con el FMI, permite la instalación de una base militar yanqui en Neuquén y fomenta el saqueo de nuestros recursos naturales en manos de las saqueadoras multinacionales como Chevron o Barrick Gold.

Todos los gobiernos democráticos buscaron la Reconciliación Nacional con las Fuerzas Armadas. Alfonsín impuso la Obediencia Debida y el Punto Final, Menem los indultó y Cristina designó como Jefe del Ejercito al Genocida Milani, hoy preso tras romper el cerco de la impunidad y las garantías del doble discurso K que descolgó el cuadro del genocida Videla y subió a otro, dejando intacto el aparato represivo heredado de la dictadura. A pesar de estos intentos la movilización popular conquistó la cárcel, juicio y castigo de un importante grupo de militares genocidas.

El Gobierno nacional impulsa modificaciones de las leyes de Defensa y Seguridad Interna buscando socios y cómplices: los gobernadores y el PJ con el propósito de garantizar el apoyo necesario para hacerlo rápidamente y profundizar el ajuste en curso.

En nuestra provincia los trabajos conjuntos de seguridad entre Macri y Schiaretti están aceitados y funcionando. Hace días el ministro de Gobierno y responsable de la seguridad cordobesa, Juan Carlos Massei, afirmó que trabaja en conjunto con la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, ratificando los protocolos de cooperación entre Gendarmería y la Policía de la Provincia de Córdoba que firmaron junto al ex secretario de Seguridad, Diego Hak, autorizando a la gendarmería actuar en nuestro territorio.

A más de 40 años de lucha por el desmantelamiento del aparato represivo y contra la impunidad de ayer y de hoy llamamos a la más amplia unidad a todas las organizaciones sociales, políticas y de derechos humanos para profundizar y extender la movilización contra el ajuste del Fondo Monetario, Macri y los gobernadores.

* Ezequiel Peressini es legislador provincial por el Frente de Izquierda y los Trabajadores.

Te puede interesar