Suárez y Messi, más amigos que compañeros

Deportes 11/07/2018 Por
El delantero de Uruguay contó detalles del llamado que le hizo al astro argentino después de la eliminación, además de describir la química grupal. Rusia 2018 los fortaleció desde la frustración.
suarez-messi02

chapa_ed_impresa_01

La eliminación del mundial de Argentina y de Uruguay deja sin ilusión a dos compañeros que han hecho historia en Barcelona, club donde actualmente son socios y depredadores de redes. Luis Suárez y Lionel Messi se despiden de Rusia 2018 sin lograr parte del objetivo planteado y ahora sin Brasil ni Neymar, no quedan muchas figuras rutilantes aspirantes al botín de oro en una Copa del Mundo donde no hubo una ascendencia singular de un jugador sobre el equipo.
Fue un mundial táctico, el VAR entregó más penales que en toda la historia, y donde la pelota parada fue el arma fundamental de todos para generar peligro.Pero hay veces que une más la desolación de la derrota que un abrazo de festejo.
“La derrota tiene una dignidad que la victoria no conoce”, supo decir Alejandro Dolina en algunos de sus tantos comentarios futboleros. Este es el caso de Suárez junto a Messi. El más castigado de todos, el más presionado, “Leo”, se fue casi en silencio de Rusia en medio de un clima pantanoso en la Selección argentina, con internas dirigenciales y cortocircuitos indisimulables con el DT Jorge Sampaoli. En ese indeseado contexto, Suárez comentó que llamó al astro de Barcelona para darle apoyo y fuerzas, después de perder en octavos de final ante Francia, curiosamente verdugo de los dos equipos del Río de La Plata.

“Es mi amigo, sé lo que siente por Argentina y lo frustrante que puede significar esa eliminación y por eso nos comunicamos. Messi es fuerte y va a salir adelante, es un jugador fascinante. Deja todos por los colores de su país, y que no haya podido llegar más lejos para él es algo muy doloroso”, describió Suárez en el diagnóstico general.

“Nos escribimos seguido cuando uno no está bien de ánimo. Como hizo (Edinson) Cavani apenas quedamos afuera. Esos abrazos que ayudan, como el que le dimos a (Fernando) Muslera después del partido. Messi sufre mucho cuando las cosas no le salen con su Selección. Nos vamos a estar comunicando, ahora es tiempo de vacaciones pero sé lo que él está pasando. Por eso le mando fuerzas y un abrazo fuerte como compañero de equipo y como amigo, sé que se va a recuperar pronto porque es el mejor del mundo”, cerró diciendo Suárez, ya que el resto de sus respuestas fueron referidas al fin de ciclo de una generación uruguaya que se ganó el respeto del mundo y quedó entre los ocho mejores del mundo.

Algo personal. Sobre su actuación en Rusia 2018, donde marcó dos goles (ante Arabia Saudita y Rusia), destacó que pudo haber hecho más. “Siento que al final me costó entrar en posición de ataque. No me quedó ninguna pelota para patear al arco y no se me hizo fácil generar peligro como otras veces, el rival también es fuerte. No tuve opciones casi. Al final hicimos todo lo posible, simplemente no se dio, lamentamos nomás que Francia no fue muy superior ni contundente, algo que a la vez es un alivio”. Suárez de esta forma consigue anotar en tres mundiales consecutivos, contabilizando los tres tantos en Sudáfrica 2010 y los dos en Brasil 2014, en aquel épico partido en Sao Paulo ante Inglaterra.

En las calles de Moscú y Nizhni Novgorod hay camisetas de Barcelona entre la gente, en su mayoría con el dorsal de Messi pero también aparece Suárez en silencio. Los rusos lamentaron la salida de Argentina del mundial solo por Messi. Al uruguayo lo tienen como un personaje atípico. Será por eso que los dos tienen una sinergia particular que Barcelona pudo sacar máximo provecho para meterse en la historia con una campaña que nadie del mundo futbolero olvidará jamás.

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los lunes en tu kiosco ]


Te puede interesar