“Cristina no va a apurar ninguna definición electoral”

País 10/07/2018 Por
Lo dijo el titular del bloque del FPV-PJ del Senado, Marcelo Fuentes, al ser consultado por La Nueva Mañana sobre la construcción de una alternativa popular que pueda ganarle al Gobierno el año que viene.
Cristina Fernandez

chapa_ed_impresa_01

Por: Daniel Salazar - Especial La Nueva Mañana - Redacción Buenos Aires

Con la sanguinidad que lo caracteriza, Marcelo Fuentes, el hombre que está políticamente más cerca de Cristina Fernández de Kirchner en el Congreso, habló con La Nueva Mañana sobre el Gobierno y las posibilidades del retorno de un gobierno nacional y popular a la conducción del país.

-¿Cómo califica a este Gobierno?
-Este Gobierno es una restauración conservadora. Nosotros nos desenvolvemos en un sistema político que podemos llamar de democracia tutelada, es decir democracia sí, siempre y cuando no comprometa intereses núcleo, intereses centrales permanentes en el tiempo de los sectores dominantes. Tutelada porque cuando se avanza contra esos intereses, cuando se cruza una línea imaginaria que estos sectores establecen, en la lucha política por la puja de la distribución siempre vino el correctivo. ¿Cuál era el correctivo antes? El golpe de estado. El golpe de estado corregía el avance que la democracia había tenido y todo golpe de estado tenia necesariamente que contar con una leyenda negra para poder justificar la tierra arrasada que dejaba a posteriori. Yrigoyen era un viejo esclerótico al que le escribían los diarios, Perón un corrupto que salía con las chicas de la UES, Illia un viejo tonto y lerdo, todo esto genera una leyenda negra con lo cual se desarrolla la contrapolítica. Pero esta es la primera vez que hay una restauración conservadora en la Argentina a través del voto popular, que vino a recuperar lo que consideran que el gobierno popular les había quitado, contando otra vez una historia negra. Entonces, los sectores populares tienen que hacerse una severa autocritica de por qué sucedió eso. Porque hoy en la Argentina, ¿cuánto es numéricamente la derecha? No puede ser más del 20 por ciento de la población, pero sacaron más del 50% de los votos. Entonces no solamente se puede explicar a través del monopolio de información, sino que además evidentemente hubo errores del gobierno popular para que eso sucediera.

Marcelo Fuentes00001
“Es la primera vez que hay una restauración conservadora en la Argentina a través del voto popular, que vino a recuperar lo que considera que el gobierno popular les había quitado”. (Marcelo Fuentes, titular del bloque del FPV-PJ del Senado)

-¿Cree que las manifestaciones del ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, en la reunión de la Comisión Bicameral de la Deuda Externa, criticadas por los diputados y senadores, dejaron al descubierto la existencia de dos visiones sobre la realidad del país?

-Yo creo que hay una sola visión, que es la del desastre. Creo que hoy quien medianamente tenga un mínimo de sensibilidad se da cuenta que esto va –diría- al garete y esto tiene que ver con el debate de marzo de 2016, cuando se discutió la derogación de la ley de pago soberano (para poder pagarle a los fondos buitre). En ese momento le planteé a Pinedo en el recinto que no había un plan B, no había ni plan, no tenían un plan económico, simplemente era una restauración conservadora de este Gobierno que venía a apropiarse de aquellos recursos que creían que las políticas populares del gobierno anterior les había quitado, las retenciones, tanto agropecuarias como mineras, las AFJP, etcétera. En ese momento, dije de que esa derogación vergonzosa de la ley de pago soberano, con la debida campaña internacional acompañada ampliamente en el mundo, donde la Argentina reivindicaba el derecho de readecuar su deuda soberana conforme a criterios racionales y de interés nacional, no era ni más ni menos ese pago de 16.000 millones de dólares una nueva cuota de ingreso al club del endeudamiento y que esto iba a terminar en el Fondo Monetario, con un dólar a 30 pesos y una inflación del 30% y, efectivamente, esto es lo que ha ocurrido. Así que lo que hay no son errores, sino la consecuencia deliberada de una política de transferencia brutal de recursos a los sectores más concentrados de la economía. La diferencia central con los 90 es que en esa época había una transferencia de recursos colectivos, de activos colectivos, que la población no lo sentía inmediatamente en el bolsillo. Es decir se privatizó Entel, YPF, Gas del Estado, la flota marítima, Yacimientos Carboníferos Fiscales, a cambio de un mínimo en efectivo y lo que se llamaban los bonos basura, bonos de pago de la deuda argentina. Pero en ese momento la población no sentía las consecuencias, hasta por el contrario, podía haber alguna primaverita económica; el tema es que ahora la transferencia es directa del bolsillo de la gente a través de esa herramienta perversa que son las tarifas, esa es la diferencia con lo que vivimos hoy. Por eso es imposible que coordinen algo porque ellos funcionan como unidad de negocios donde la lógica es la optimización de beneficios que entra en contradicción con un esquema general, porque uno dice quiero controlar la inflación y resulta que otro que maneja la política energética dolariza las tarifas, entonces no hay manera de coordinar algún plan.

“Porque hoy en la Argentina, ¿cuánto es numéricamente la derecha? No puede ser más del 20% de la población, pero sacó más del 50% de los votos. Esto no solamente se explica por el monopolio de información, sino que además hubo errores del gobierno popular para que eso sucediera”.

-Haber llegado a través del voto popular, ¿lo habilita a todo al Gobierno?
-No porque hay un tema de legalidad y legitimidad también, que ellos mismos siempre usaron. Llegaron legalmente a través de las acciones democráticas pero tienen que revalidarse en la legitimidad con el contrato electoral, cumplir con lo que prometieron. De lo que prometieron, ¿qué cumplieron? Nada. Luchar contra la inflación era una tontería, prometieron pobreza cero, eliminar Ganancias… Entonces lo que hay es una mentira constante camino a ganar tiempo.

-¿Para qué?
-Para seguir saqueando.

-En este contexto, ¿hay lugar para el retorno de las fuerzas progresistas y populares?
-Lo primero y fundamental es que acá se da entre quienes somos opositores una ambivalencia emocional, porque por un lado uno tiene la satisfacción de haber hecho un diagnóstico político que fue correcto. Pero por otro lado, está la preocupación de que las consecuencias de esas políticas van a ser nefastas para los argentinos. Es decir, en política lo primero que hace falta es tener un diagnóstico de la situación correcta. Tenemos ese diagnóstico, esto que está pasando lo advertimos, pasó lo que dijimos. Pero hay otro elemento central también que es el que tienen que haber sectores sociales y políticos disconformes con esta política. De qué sirve que tenga un diagnóstico correcto si todo el mundo está contento como está. Pero es evidente y hoy la realidad lo muestra, que además de tener el diagnóstico correcto hay muchísimos sectores que no están contentos, entonces ya hay dos elementos para la acción política. Y aquí va la respuesta a la pregunta, es decir ¿qué posibilidades tiene la instrumentación de políticas populares a futuro? Hay dos elementos centrales: un correcto diagnóstico y fundamentalmente una profunda disconformidad en los sectores populares en la medida que esto continúe.

“En el Gobierno es imposible que coordinen algo porque ellos funcionan como unidad de negocios, donde la lógica es la optimización de beneficios que entra en contradicción con un esquema general: uno dice quiero controlar la inflación y resulta que otro, que maneja la política energética, dolariza las tarifas”.

Si no hubiera ninguna de las dos cosas estamos perdiendo tiempo. Ningún logro, ninguna reivindicación, ningún derecho popular se logra por creación intelectual, por sagacidad de sabios o legisladores. Todos los derechos son producto de profundas luchas y el elemento central de la lucha popular es la movilización, si la ciudadanía no toma la cuestión como propia y en la medida que no haya movilización, esto es una discusión académica. Y eso es lo que está cambiando y ellos lo tienen previsto. Eso lo tiene claro el Gobierno porque la única área de modernización efectiva que tienen es el área represiva, no solo con la modificación de la doctrina de represión interna sino fundamentalmente con el reequipamiento y los convenios de capacitación represiva con los Israelíes. Si hay una fuerza de ocupación experta en reprimir es el ejército israelí en la Franja de Gaza y en Cisjordania, y eso hoy está en marcha en la Argentina. Atento al grado de empoderamiento, del grado promedio de conciencia argentina avalado por la historia, vos no podés avanzar en precarizar laboralmente y previsionalmente, en hacer caer el consumo, en aumentar las tarifas, sino tenés un correlato represivo que te sostenga; ese para mí es el punto crítico. Por eso los apuros ahora de Stanley de negociar con los movimientos sociales.

-Usted es un hombre muy cercano a la ex presidenta, cuénteme cómo viene la mano con la organización de la alternativa para ganar el año que viene.
-La señora está con un equilibrio extraordinario, con una percepción preocupada y afligida por lo que pasa en el país, pero no va a apurar ningún tiempo ni ninguna definición que no corresponda a la etapa táctica que se desenvuelve, por eso es la conducción.

-¿Pero se avizora alguna conjunción política?
-Hay que ver los actores, qué es lo que va a exigir la ciudadanía. ¿Los ciudadanos van a permitir otra vez la maniobra de fractura de un frente electoral? ¿Le va a permitir a Urtubey hacer lo que hizo Randazzo en su momento, por ejemplo? ¿O la gente va a exigir unidad opositora? Ahora, el tema es la ciudadanía. Ella no va hacer nada que precipite la fragmentación. Hay que esperar.

“Ningún derecho popular se logra por creación intelectual. Todos los derechos son producto de profundas luchas y el elemento central de la lucha popular es la movilización. Si la ciudadanía no toma la cuestión como propia, y en la medida que no haya movilización, esto es una discusión académica”.

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los lunes en tu kiosco ]


Te puede interesar