Tailandia: sentido mensaje del entrenador por los niños atrapados en una cueva

Mundo 07/07/2018
Dolido ante esta situación, Ekkapol Chantawong, quien está con los 12 niños, escribió un mensaje pidiéndo perdón por lo sucedido. "Gracias por todo el apoyo moral, pido perdón a todos los padres".
tailandia niños atrapados en la cueva by EFE
Los socorristas pusieron en marcha un sistema de bombeo para sacar a los niños a través de una galería y evitar la opción de buceo por varias horas. - Foto: Efe

Este lunes fue encontrado en Tailandia, por un grupo de buzos británicos, el equipo de fútbol de doce chicos, de entre 11 y 16 años, atrapados en la cueva de Tham Laung-Khun Nam Nang Non, en Chiang Rai al norte del país.

Estaban desaparecidos desde el sábado 23 de junio, junto a su entrenador, de 25 años, Ekkapol Chantawong. Desde ese entonces, se inició un megaoperativo de rescate que peligra por los grandes obstáculos con los que se encuentran los socorristas para lograr el objetivo.

El jefe de los comandos de la marina, Apakorn Yookongkaew, uno de los responsables de la célula de crisis, se lamentó: "En un principio pensábamos que los niños podrían quedarse durante mucho tiempo. Pero la situación ha cambiado y ahora nos queda un tiempo limitado".

Dolido ante esta situación, el joven entrenador envió una carta a los padres de los chicos pidiéndoles perdón por lo sucedido. "Gracias por todo el apoyo moral, pido perdón a todos los padres", dice el mensaje que Chantawong envió a las familias, a través de los buzos.

Las autoridades trataron de establecer un canal de comunicación telefónica al extender dos kilómetros de cable en la cueva, pero no funcionó.

Sumado a esto, los socorristas dieron otra prueba de vida y publicaron cartas escritas por los niños a sus familias. Bew es uno de los chicos atrapados. Sus padres dirigen un negocio de ultramarinos, por eso, en su carta, escribió: "No se preocupen, papa y mamá. Hace dos semanas que me fui pero volveré para ayudarlos en la tienda".

Pese a este clima de esperanza, un exbuzo de la Marina tailandesa murió durante una operación de abastecimiento en la cueva. Tal como narró el vicegobernador, Passakorn Boonyaluck, había ido a entregar "una reserva de oxígeno pero, a su vuelta, no tuvo suficiente oxígeno".

El jefe de los comandos de la Marina, contó que el socorrista "perdió el conocimiento en el camino de vuelta, su compañero de buceo intentó ayudarle y llevarlo". Si bien, su muerte avivó las dudas sobre si una evacuación sin riesgos de los niños es factible, el hombre agregó: "Aunque hayamos perdido a un hombre, seguimos teniendo fe en nuestra misión".

De momento, un buzo experimentado necesita once horas para un trayecto de ida y vuelta hasta los niños, seis de ida y cinco de vuelta, gracias a la corriente. El recorrido es de varios kilómetros y tiene algunos tramos angostos.

Por ahora, los socorristas dicen que prefieren esperar a que baje el agua y suministrarles víveres durante semanas dado que esto permitiría a los niños salir a pie por la galería, con una parte mínima de tramos submarinos que se debería recorrer con máscaras.

Esta es la opción privilegiada por los socorristas, que pusieron en marcha un sistema de bombeo, asistidos por ingenieros japoneses, que ya ha sacado de la cueva de 10 km. de largo: el equivalente a más de 50 piscinas olímpicas.

Fuente: AFP

Te puede interesar