Autorizan a otro matrimonio a recurrir a la gestación por sustitución

Lo resolvió el Juzgado en lo Civil, Comercial y de Familia de 2° Nominación de Villa María. Es el tercer caso en la provincia. Una amiga de la pareja cederá su capacidad de gestación.
Gestación por sustitución
Es el tercer caso de gestación por sustitución autorizado por la Justicia provincial. - Foto ilustrativa

En Villa María, el Juzgado en lo Civil, Comercial y de Familia de 2° Nominación autorizó a un matrimonio a recurrir a la gestación por sustitución. Es el tercer caso en la provincia. Se trata de una técnica de reproducción humana asistida (TRHA) mediante la cual una amiga de la pareja cederá su capacidad de gestación para que en su vientre se desarrolle un embrión que no tendrá material genético en común con ella.

El juez Fernando Martín Flores dispuso que el niño o la niña que naciera de la gestación por sustitución sea inscripto como hijo del matrimonio, ante el Registro del Estado Civil y Capacidad de las Personas .

A su vez, determinó que el niño o la niña que naciera no tendrá vínculo jurídico con la gestante. Para ello, resulta determinante el consentimiento prestado, es decir la “voluntad procreacional” y no el hecho del parto en sí. Tanto el matrimonio como la amiga de la pareja deberán concurrir al centro de salud interviniente a suscribir el consentimiento.

El magistrado aclaró que en la gestación por sustitución “está presente el factor de subrogación, entendido como reemplazo, en este caso la mujer que gesta reemplaza a otra persona que no puede o no quiere gestar”. Además explicó que en este caso, ante la imposibilidad biológica de la esposa de gestar, una amiga había prestado su consentimiento para someterse al procedimiento de manera altruista y con el apoyo de su círculo familiar.

El magistrado enfatizó que “el derecho de acceder a las TRHA es un derecho fundamental, ya que contribuye a la tutela efectiva del derecho a intentar procrear de personas que sin dicha posibilidad no podrán llevar a cabo su proyecto parental, en igualdad de condiciones con los demás”.

En tal contexto, el juez Flores señaló que, frente al silencio del legislador, son los jueces quienes deben pronunciarse sobre la legalidad de práctica. Recordó que la “falta de regulación no impide su concreción, ya que en virtud del principio de legalidad dispuesto por el artículo 19 de la Constitución Nacional todo aquello que no está prohibido está permitido”.

Finalmente, el magistrado les impuso a los progenitores, en caso de producirse el nacimiento, la obligación de informarle al niño o a la niña sobre su origen gestacional cuando adquiera la edad y grado de madurez suficiente para entender.

Te puede interesar