El Gobierno busca convencer de que el ajuste no traerá mayor sufrimiento social

País 02/07/2018 Por
Dujovne detallará a la Comisión Bicameral de la Deuda Externa del Congreso, los alcances del acuerdo con el FMI que implicará una reducción del gasto público de $270 mil millones.
Dujovne
Nicolás Dujovne, Ministro de Hacienda y Finanzas.

chapa_ed_impresa_01

Por: Daniel Salazar - Especial La Nueva Mañana - Redacción Buenos Aires

Como se dice vulgarmente “el horno no está para bollos” en la Argentina. Así lo demuestran todos los índices negativos que minan la economía y que se agravan día a día como consecuencia de una crisis cambiaria que el gobierno no logra controlar, a pesar de que ya está en marcha el financiamiento del Fondo Monetario Internacional para aplicar un fuerte plan de ajuste que el Ministro de Hacienda y Finanzas, Nicolás Dujovne, se encargará de explicar en detalle mañana cuando asista a la Comisión Bicameral Permanente de Seguimiento y Control de la Deuda Externa, para intentar encauzar la grave situación económica financiera que enfrenta el país.

Menuda tarea le espera el ministro cuando este frente a los senadores y diputados opositores que, según varios de ellos adelantaron a La Nueva Mañana, lo esperan con una artillería de cuestionamientos al rumbo que la economía tomó en la gestión de Mauricio Macri y al salvataje.

48% de los niños argentinos en la pobreza

Los datos sociales son alarmantes, según el último informe de Barómetro de Deuda Social de la Infancia de la Universidad Católica Argentina (UCA) la pobreza alcanza al 48,1 % de los niños en la Argentina y que el 33,8 por ciento de los chicos se alimentan en comedores. También el índice de pobreza que mide la misma universidad registró un fuerte incremento en el primer semestre de este año. Mientras que durante el primer trimestre del año, previo al comienzo de la crisis cambiaria, según el Indec empeoró la equidad de la distribución del ingreso nacional, entre los que más ganan y los que menos ganan medidos por el índice Gini En este sentido, el informe oficial muestra que el 60% de los asalariados y el 40 por ciento de los hogares no cubren el costo de la canasta básica.

También los índices económicos son preocupantes. El sector externo expone la fragilidad del país, de acuerdo al último informe del Balance de Pago del Indec, la deuda externa bruta total llegó en el primer trimestre del año a 253.741 millones de dólares, una escalada del 57,5% desde finales de 2015. . El salto equivale a 90.700 millones de dólares de nueva deuda asumida durante el Gobierno de Mauricio Macri. Sin contar todavía el crédito que por U$S 50.000 millones el gobierno tomó en el acuerdo con FMI.

Por otra parte, el informe oficial revela que el déficit de la balanza comercial (importaciones mayores que las exportaciones) se mantiene en el récord histórico desde el cambio de signo de gobierno de los 9.600 millones de dólares al superar el 5% del PBI. Es decir que en estas condiciones el gobierno no tiene fondos (dólares) para afrontar el repago de la deuda externa.

Inflación sin techo, con un dólar acariciando los 30 pesos

Además, el frente interno también genera serios problemas. Al déficit fiscal (ingresos menores que los gastos del estado) que recibió de la gestión anterior la administración Cambiemos lo aumentó varios puntos en relación al PBI, se le suman la deuda cuasi fiscal que generaron con las Lebacs del Banco Central que todavía rondan los 400 mil millones de dólares y la crisis cambiaria que llevó el dólar a valores cercanos a los 30 pesos, que influyen en la inflación que se ha tornado incontrolable y que según las estimaciones de consultoras privadas más optimistas situarían este año entre el 27 y el 32 por ciento.

Lo agravante del cuadro interno es que tampoco el Gobierno tiene fondos para afrontar el pago del déficit de las cuentas públicas debido a que, por un lado se desfinancio ( disminuyeron sus ingresos) como producto de la eliminación de las retenciones a los agroexportadores, a las empresas mineras y a la transferencia de grandes masas de recursos a los sectores energéticos y por otro , por la disminución de la producción del mercado interno debido el cierre de fábricas, desempleo y menor consumo, por la caída de los salarios, que lo priva de recursos impositivos.

En este marco, el ministro Nicolás Dujovne explicará mañana en el Congreso los alcances del acuerdo stand by con el Fondo Monetario Internacional por 50.000 millones de dólares para atacar una parte del problema, el déficit fiscal. Pero lo fundamental, será conocer sobre qué sectores recaerá la reducción del 2,7 al 1,3 por ciento del déficit de las cuentas públicas, un ajustazo equivalente a unos 270.000 millones de pesos, que el gobierno quiere incluir en el presupuesto nacional de 2019, haciendo coparticipes a los gobernadores y a los legisladores “racionales” de los bloques peronistas de Argentina Federal y del Frente Renovador.

“Buscamos que la gente no sufra tanto el ajuste”

Laura-Rodríguez-Machado1
Laura Rodríguez Machado, Senadora y vicejefa del bloque del PRO.

-¿Considera positivo que el Gobierno haya recurrido al endeudamiento externo para encauzar las cuentas fiscales?
-Nuestro Gobierno arrancó con una herencia muy pesada, con un alto déficit fiscal, un elevado gasto público e impuestos muy caros. Algunos sectores eran más castigados que otros. Entonces, se buscó la manera de empezar a bajar los impuestos de forma gradual y de reducir el déficit fiscal. Por esta razón, se bajaron algunos impuestos durante el primer año de gestión. Luego, con la Reforma Fiscal que se aprobó el año pasado, se consiguió la continuidad de esa medida en el tiempo. El Gobierno apunta a bajar los impuestos en 4 puntos a lo largo de sus cuatro años de gestión hasta 2019. Sabíamos que con esto se corría un riesgo. El contexto internacional ha cambiado y, por eso, tuvimos que salir a tomar más deuda para seguir financiando el gradualismo, que busca corregir las variables macroeconómicas. De esta manera, se buscó que la gente no sufra tanto el ajuste. Estamos convencidos de que éste es el camino correcto para la creación de empleo y las mejoras en la productividad, es por eso, que hemos decidió bajar los impuestos, a pesar de la situación fiscal por la que estamos atravesando.

-¿Cómo cree que va a afectar la deuda asumida en la actividad económica?
Con la toma de deuda con el FMI se pudo mantener el gradualismo, esperando que cuando la economía crezca, el impacto de esos intereses sea menor. Además, cabe recordar que parte de la deuda se utilizó en inversiones que eran necesarias para mejorar la productividad, como la construcción de obra pública y también para saldar la deuda que se tenía con los jubilados, motivo por el cual se implementó la Reparación Histórica.

-¿Estima que el Senado va a acompañar el ajuste que propondrá el Poder Ejecutivo en el Presupuesto del año que viene?
Es correcto que el Senado de la Nación acompañe la corrección de las cuentas fiscales. La palabra ajuste tiene un sesgo negativo y pareciera que implica un mayor sufrimiento social o de los que menos tienen. No necesariamente la disminución del déficit fiscal pasa por retirar prestaciones sociales necesarias, sino por eliminar gastos improductivos, por terminar con la corrupción, reducir el tamaño del Estado, como así también hacer lo propio con procedimientos que demandan gastos de funcionamiento innecesarios.

“El esfuerzo mayor lo tiene que hacer el Gobierno nacional”

caserio
Carlos Caserio , senador de Unión por Córdoba / Bloque Justicialista Argentina Federal.

-¿Con qué expectativa espera la presentación del ministro Dujovne?
-El ministro viene para aclararnos cuáles son los compromisos asumidos con el Fondo Monetario Internacional, que todos estimamos que es de ajuste pero que usted habrá escuchado casi unánimemente es que parece que no va a pasar nada, que todo va a estar bien y que van a seguir las obras públicas y demás, pero nosotros creemos que eso no es verdad, ya se habló de hacer un ajuste de 270.000 millones de pesos el año que viene. Cuando usted le saca al Presupuesto nacional las jubilaciones y la seguridad social no queda tanto, por lo que el ajuste va a ser tremendo con mucho esfuerzo para los argentinos. Entonces la idea es justamente que el ministro nos explique cuál es la letra fina del acuerdo y cuál es el esfuerzo que va a recaer sobre Argentina y cómo se va a realizar.

-¿En dónde cree que el Gobierno aplicará el ajuste?
-Cuando tiene que ajustar la economía en semejante volumen evidentemente de algún lado sale. El Gobierno ya anunció un plan de achique sobre la situación de los empleados públicos nacionales y bueno, creo que esta a la vista: echaron a 354 personas de Télam y ya están haciendo el ajuste en otras dependencias del estado. Con respecto a la obra pública no queda ninguna duda que va a ver un achique brutal, no puedo decirle cuál ni a quién le toca. Hay una enorme preocupación de los gobernadores porque ustedes saben que los gobernadores argentinos en su conjunto tienen un déficit del PBI del 1%, en cambio el Gobierno nacional tiene un déficit de 6 puntos; evidentemente el esfuerzo mayor lo tiene que hacer el Gobierno nacional pero no sabemos si lo va a ser, entonces eso se definirá en la reunión que tengan con los gobernadores. De todos modos usted ya sabe cuál es la posición de Córdoba. Nosotros pedimos que haya equidad tarifaria, Córdoba tendrá que hacer un sacrificio como todos los argentinos pero tiene que ser equitativo, nosotros queremos que no se sigan subsidiando los servicios y los habitantes de la Capital Federal y sus alrededores, que estimamos en 60.000 millones de pesos en el sistema de transporte y, a través de Edenor y Edesur y Aysa, las tarifas públicas.

-El Gobierno quiere comprometer a los gobernadores y a los legisladores para que aprueben en el Presupuesto del año que viene el ajuste al que se han comprometido con el Fondo ¿Qué opinión tiene al respecto?
-Nosotros representamos como defensores de nuestras provincias el interés de nuestros propios distritos y vamos a respetar también el criterio de nuestros gobernadores. Los gobernadores se van a tener que sentar con el Gobierno nacional para determinar en qué cosas están de acuerdo y en que no y nosotros vamos a respaldar esa decisión. O sea todos sabemos que hay que hacer un ajuste, si el ajuste es equitativo para todos tendremos que ser solidarios. Ahora si el ajuste va a ser para los pobres, para los que laburan, para las provincias y los grandes grupos económicos sigan siendo en una economía concentrada los que siempre se benefician, evidentemente nosotros no podemos votar eso y la situación se va a complicar mucho más. Lo que quiero decir es que siempre existe la voluntad de ayudar, yo no tengo una mirada a favor o en contra del Gobierno, porque creo que las grandes crisis las paga siempre la gente, los trabajadores, los más vulnerables, entonces tenemos que hacer todos lo mejor posible para que otra crisis como en el 2001 no vuelva a pasar. Pero bueno, si el Gobierno no emboca las medidas, no tiene responsabilidad de actuar, entonces lamentablemente nosotros no podemos hacer más simplemente porque no lo debemos. La responsabilidad de las medidas que se toman es del Gobierno nacional.

 

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los lunes en tu kiosco ]


Te puede interesar