Italia: cruces en el gobierno por la propuesta de censar y expulsar gitanos

Mundo 19/06/2018
La propuesta del vicepremier, Matteo Salvini, de censar y expulsar a los gitanos irregulares, fue rechazada por sus socios del Movimiento Cinco Estrellas y condenada por la Iglesia.
Matteo-Salvini by TPI
"Si la propuesta es de izquierda va bien, si lo propongo yo es racismo", sostuvo Matteo Salvini. - Foto: archivo (TPI)

La coalición que gobierna Italia desde comienzos de mes atraviesa sus primeros cruces por la propuesta del vicepremier, Matteo Salvini, de censar y expulsar a los gitanos irregulares, que fue rechazada por sus socios del Movimiento Cinco Estrellas, condenada por la Iglesia y hasta derivó en una denuncia penal de parte de la oposición.

Salvini, líder de la derechista Liga Norte y ministro del Interior, sacudió el tablero político el lunes al anunciar que trabaja en una idea para saber "quiénes, cómo y cuántos" son los gitanos que viven en el país.

Apenas una semana antes, había advertido a Europa que no permitirá más desembarcos en los puertos italianos de naves de ONGs que rescaten migrantes en el Mediterráneo.

Este martes, Salvani, cuestionado por sus declaraciones xenófobas, insistió en su postura y confirmó que sigue "adelante" con sus planes.

"Censo de los gitanos y control de los dineros públicos gastados. Si la propuesta es de izquierda va bien, si lo propongo yo es racismo. Yo no me doy por vencido y sigo adelante. Primero los italianos y su seguridad", escribió en su cuenta de Twitter.

Apenas conocida la propuesta, el arco político y social italiano se había unido en el rechazo a la idea de establecer cualquier tipo de registro hacia los integrantes de la etnia gitana.

Luigi Di Maio, líder del Movimiento Cinco Estrellas (M5E) y también vicepremier en el gobierno de coalición que integra con la Liga, fue el primer exponente del Ejecutivo en rechazar de forma categórica el anuncio y plantear la inconstitucionalidad de la propuesta.

"Si una cosa no es constitucional no se puede hacer", aseguró ya anoche Di Maio, luego de que Salvini convocara a hacer un registro de esa etnia, informó el diario Corriere.

Di Maio, vicepremier del gobierno al igual que Salvini, consideró que "cualquier hipótesis de censo, registro o reconocimiento" es contraria a la carta magna italiana, según agregó el matutino.

El pedido del líder de la Liga Norte es expulsar a aquellos que se encuentren en una situación irregular. Pero luego resaltó que a "los gitanos italianos, desafortunadamente, habrá que quedárselos". Luego, para bajar el tono a sus declaraciones, Salvini aclaró que solo se trata de "conocer la situación", sin "tomar huellas dactilares de nadie".

Este martes, a los rechazos surgidos en el seno del propio gobierno se sumó además la Iglesia católica, horas después de que Salvini anunciara ayer un encuentro con el papa Francisco para esta semana.

"Ciertas afirmaciones son contrarias a nuestra fe. Decir 'nosotros los expulsamos' es exactamente lo contrario al concepto cristiano de acogida", planteó hoy el director de Cáritas de Roma, monseñor Enrico Feroci, citado por el diario Il Messaggero en su edición online.

Fuente: Telam

Te puede interesar