Debate histórico por la despenalización del aborto: se impone el "Sí"

Los votos en contra del proyecto sumarían 126 voluntades, mientras que hasta el momento 128 diputados votarían a favor. Los indecisos son tres sin contar a Monzó que deberá votar en caso de empate.
Congreso

La Cámara de Diputados continúa este jueves, y desde el miércoles a las 11.30 un debate histórico y maratónico sobre la legalización del aborto, donde se intercambian discursos a favor y en contra, en una sesión con final incierto ante los pronunciamientos públicos de varios legisladores que parecían darle una leve ventaja a la negativa y la indecisión de algunos para definir su voto.

La votación se mantiene muy reñida y si bien se esperaba un final abierto, el conteo estima un pequeño avance del rechazo en el resultado. En tanto, en las calles una multitud dividida realiza una vigilia en la Plaza de los dos Congresos a la espera de una votación que se estima llegará la mañana del jueves.

Durante el debate el conteo fue cambiando constantemente. Según los últimos datos, los votos en contra del proyecto sumarían 126 voluntades, mientras que 128 diputados votarían a favor de la iniciativa. En tanto, la diputada cordobesa Alejandra Vigo se abstuvo de votar, el diputado salteño Javier David es el indeciso clave, y otros dos diputados están ausentes.

El futuro del proyecto depende del voto de tres legisladores que aún no se pronunciaron públicamente sobre la iniciativa. La lista de legisladores indecisos se divide entre oficialismo y oposición: el bonaerense Ezequiel Fernández Langan (Cambiemos), el tucumano Facundo Garretón (Cambiemos) y la formoseña Inés Lotto (Frente para la Victoria).

El debate, uno de los más importantes sobre temas sociales desde el retorno de la democracia, comenzó después de las 11.30  de este miércoles y lleva casi 20 horas.



En la tarde este miércoles, varios diputados que permanecían indecisos definieron su voto. Entre ellos se decidieron a favor de la legalización el diputado massista Ignacio de Mendiguren; el ex gobernador riojano Luis Beder Herrera, que integra el bloque Argentina Federal; el radical Hugo Marcucci y el macrista Alejandro García.

En tanto, confirmaron su voto en contra los justicialistas Gustavo Saadi, el riojano Danilo Flores y la misionera Verónica Derna, mientras el ex rector de la Universidad de San Luis, el radical José Riccardo anunció que se abstendrá.

Al abrir el debate como miembro informante, el presidente de la comisión de Legislación General, Daniel Lipovetzky (PRO), que coordinó las audiencias, reiteró su postura a favor de la legalización y dijo que "los cientos de abortos clandestinos que existen en la Argentina son un problema que debemos resolver". Lipovetzky defendió la constitucionalidad del proyecto al afirmar que "no hay ningún artículo de la Constitución que prohíba la despenalización del aborto".

En tanto, la presidenta de la comisión de Salud, Carmen Polledo (PRO), opinó que si se legaliza el aborto "el daño será irreparable" ya que consideró que ese "no es el camino para evitar muertes de mujeres, sino que hay que redoblar los esfuerzos en políticas de educación sexual", al fundamentar su rechazo a la interrupción voluntaria del embarazo en el recinto.

En la misma línea, la presidenta de la Comisión de Legislación Penal, Gabriela Burgos (UCR), miembro informante del debate, sostuvo que la discusión "se había silenciado durante muchos años" y cuestionó al kirchnerismo al recordar que "muchos de los que votarán en esta sesión el proyecto para legalizar el aborto "no lo trataron, no quisieron tratarlo" durante su gobierno.

La presidenta de la Comisión de Familia, Mujer, Niñez y Adolescencia, Alejandra Martínez (UCR-Jujuy), otra de los miembros informantes del debate, y tras anticipar su respaldo a la iniciativa, precisó que la ley vigente y la Corte "han zanjado la discusión sobre los estatus jurídicos que le corresponden a un embrión y a una persona".

Desde el FPV-PJ, el ex ministro de Educación del kirchnerismo Daniel Filmus se mostró a favor del proyecto y aseguró que "el movimiento de las mujeres tarde o temprano va a ser que ésto sea legal en la Argentina. Si no lo hacemos cuanto antes, estaremos generando las condiciones para que haya más muertes".

Por el Frente Renovador, Cecilia Moreau, aseguró que "dejamos nuestras creencias religiosas en la puerta del Congreso" y subrayó que "la política no puede tirar la piedra y esconder la mano. Más temprano que tarde tendremos aborto legal en Argentina".

Desde ese mismo bloque pero con diferente posición, Carla Pitiot se definió como "una retrógrada con convicciones muy firmes" y advirtió que "creer que la voz de las mujeres es una voz única, es tan extremo como cuando a las mujeres no nos dejaban hablar y nos acallaban. A mí no me van a acallar, no me van a decir que soy anti derecho de mujeres, no me van a correr con eso".

En tanto, una de las primeras diputada firmantes del proyecto de la Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito, la diputada de Libres del Sur Victoria Donda realizó un enfático discurso al señalar que la discusión es "aborto legal o aborto clandestino" y advirtió que "quienes votan por el no a la legalización están votando por el clandestino: los que defienden las dos vidas no defienden las dos vidas defienden el estatus quo".

Desde la izquierda, Romina del Plá señaló que el Parlamento hoy trata el proyecto de despenalización del aborto como consecuencia de la "gran movilización popular que se está expresando en todo el país" y señalo que "el aborto clandestino es una herramienta de control social".

Por su parte, Lucila De Ponti (Peronismo para la Victoria – Santa Fe) manifestó que “todas las vidas se defienden conquistando derechos”. “El que se opone al aborto legal está a favor del aborto clandestino. Basta de hipocresía. Hoy tenemos que elegir si seguimos viviendo en hipocresía o si nos ponemos en sintonía con esta demanda social. El futuro llegó y el aborto va a ser legal”, sostuvo.

En la misma línea, Máximo Kirchner (Frente para la Victoria-PJ – Santa Cruz) enfatizó: “Estamos buscando proteger a las mujeres y resolver el problema, quizás no sea la solución ideal, pero es la posible. Es la que le podemos brindar a las miles de mujeres que están afuera, que este Congreso no les mira la nuca”.

Como contra parte, Alfredo Olmedo (Salta Somos Todos- Salta) afirmó: “Si la solución del aborto es matar al niño por nacer hemos fracasado. No enterremos el futuro de la Argentina matando a un niño por nacer. Gratuito no hay nada porque lo pagamos todo con los impuestos. La gente humilde tiene valores y no aborta porque su hijo le da la esperanza de vida para salir de la pobreza. No hay abortos seguros”.

A su turno, José Luis Gioja (Frente para la Victoria- San Juan) señaló que “Siento mucha bronca con este tema, porque quiero entender sinceramente lo que el colectivo de mujeres plantea, pero no lo veo desde la lógica de la habilitación del aborto”. “Tengo cuatro hijos y uno con síndrome de Down, y no quiero pensar que alguien me hubiera dicho que ‘no hubiera nacido’ porque es la luz de mi familia. Tengo todo el derecho por convicción, personalidad y peronismo a estar en contra. No juguemos con los pobres. Ellos necesitan que legislemos para combatir la pobreza”, subrayó.

Los principales puntos del proyecto

- Se garantiza el derecho a acceder a la interrupción voluntaria del embarazo con el sólo requerimiento de la mujer o persona gestante hasta la semana catorce (14), inclusive.

- La mujer o persona gestante tiene derecho a acceder a la interrupción voluntaria del embarazo en el sistema de salud en un plazo máximo de cinco días corridos desde su requerimiento.

- Si se tratara de una adolescente, niña o persona gestante menor de 16 años, el procedimiento se debe realizar con su consentimiento informado y conforme lo dispuesto en el artículo 26 del Código Civil y Comercial, en concordancia con la Convención sobre los Derechos del Niño, la Ley 26.061 y el artículo 7° de su decreto reglamentario 415/06.

- Objeción de conciencia. El profesional de la salud que deba intervenir de manera directa en la interrupción voluntaria del embarazo sólo puede eximirse de esta obligación cuando manifestare su objeción previamente, de manera individual y por escrito, y la comunicare a la máxima autoridad del establecimiento de salud al que pertenece.

- Todos aquellos agentes y organizaciones que brinden servicios médico-asistenciales a sus afiliadas o beneficiarios independientemente de la figura jurídica que posean, deben incorporar la cobertura integral de la interrupción voluntaria del embarazo en todas las formas que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda.

Notas relacionadas:

Senado Histórica sesión: la intención de voto de los diputados cordobeses
Diputados debate aborto by Silvina Colombo 13J: pañuelos verdes y celestes anticipan los votos en Diputados

Te puede interesar