Previa Rusia 2018: la Plaza Roja será albiceleste

Deportes 06/06/2018 Por
Lugar emblema de la revolución bolchevique, símbolo del poder comunista en tiempos de Guerra Fría, este lugar lucirá las banderas de todos los países ante una policía que no toma dimensión del mundial.
Plaza Roja by Jelic
Imponente luce el Kremlin por delante, con sus fortalezas y muros plagados de museos armamentísticos y las iglesias donde oraba la zarina Catarina. - Fotos: Federico Jelic




Rusia-chapa
Por: Federico Jelic
ESPECIAL DESDE RUSIA

Los moscovitas desentendidos del fútbol quizás no imaginan como se sentirán una vez zambullidos en el mundial. La mítica Plaza Roja, símbolo de la revolución bolchevique, bastión de la Rusia comunista que le discutió el poder al mundo, hoy luce plagada de turistas que sacan fotos ilimitadas dentro de ese espacio que carga varios siglos de historia.

Apenas una remera de Colombia y una campera de la Selección local le da tono al torneo que comenzará dentro de ocho días y que paralizará al mundo. Sin embargo, los locales lucen como apagados y también así, las fuerzas de seguridad.

La Plaza emblemática es más roja que la misma realidad literal. Dentro de ella, a espaldas uno puede disfrutar de la estoica catedral de San Basilio con sus cúpulas singulares e identificables desde cualquier parte del globo.

Moscú by Jelic
Los ciudadanos no se esmeran en demostrar que entienden el idioma inglés. Lucen fríos pero con los primeros intercambios pueden ser afables y generosos. 


Imponente luce el Kremlin por delante, con sus fortalezas y muros plagados de museos armamentísticos y las iglesias donde supieron orar la zarina Catarina y el famoso Iván el Terrible.

La seguridad allí es prácticamente militar. Unos metros más adelante, yace el mausoleo de Lenin, donde descansa inmortal el cuerpo momificado del primer revolucionario comunista, respetado por todos casi con temor. Cuentan que su cerebro fue apartado para estudios complementarios, en la búsqueda de algún resquicio de donde podría descansar su inmensa inteligencia.

En el otro costado de la plaza, luce el museo de historia nacional, aledaño a la iglesia ortodoza de Kazán, donde hay misas ininterrumpidas durante todo el día, con esparcimiento de incienso y cánticos continuados que recuerdan a la fe musulmana. Enfrente, el famoso GUM, ex universidad hoy devenida en un importante y caro shopping comercial de cuatro pisos.

El dólar se cotiza a 60 rublos y  por casi 6 o 7 dólares se puede disfrutar de un almuerzo o cena satisfactorio. Guisos, sandwiches compuestos, entre vegetarianos y agridulce es lo más típico para comer.

Los ciudadanos no se esmeran en demostrar que entienden el idioma inglés. Lucen fríos pero con los primeros intercambios pueden ser afables y generosos. La mayoría manifiesta no haber conseguido tickets para la Copa, ya que un salario promedio en Rusia es de 600 dólares, en muchos casos escapando a los presupuestos hogareños.

Moscú by Jelic
La Plaza encierra silencios, secretos, leyendas y mucho más. En unos días una marea albiceleste la poblará con el sueño de volver a ser campeones como en el ´86.


En la plaza ya hay trabajos con tubulares y máquinas que preparan escenarios, ya que el 12 del mes en curso se celebra el día de Rusia, independencia o mejor dicho, la escisión de la Unión Soviética toma lugar ese día, por eso hay celebración pero tampoco es un desahogo revolucionario. Es el primer paso tras la Perestroika y la Guerra Fría, aunque ahora con un libre mercado y una economía capitalista Rusia vuelve a erigirse como potencia.

La Plaza encierra silencios, secretos, leyendas y mucho más. En unos días una marea albiceleste la poblará con el sueño de volver a ser campeones como en el ´86. La seguridad estará cerca pero no les costará muchos a los locales empatizar con los argentinos: aman su calidez y pasión. Argentina será casi local en Moscú.



Te puede interesar