Los parajes cordobeses podrán elegir a sus propias autoridades

Avanza en la Legislatura el proyecto de UPC para institucionalizar estos asentamientos donde viven casi 100 mil personas en la Provincia, y donde el Estado hoy no tiene presencia.
Tapa parajes

chapa_ed_impresa_01

LNM - Aniv 2018_03

REFORMA ELECTORAL

Cuando se gobierna, se hace política, y cuando en la conjunción se resuelven problemas estructurales se cierra el ciclo en el que el Estado acerca soluciones de fondo. Pero cuando la política muestra esta versión, además, desde el gobierno se cosechan réditos electorales a futuro, como una semilla bien sembrada.

De acuerdo con el Censo 2010, 97.799 personas viven en parajes o zonas rurales, distribuidos por toda la provincia en 46.665 casas y ranchos. Sumados representan la tercera ciudad de la provincia después de Córdoba y Río Cuarto, desplazando a un cuarto lugar a la ciudad de Villa María. Desparramados en todo el territorio provincial no tienen ninguna presencia del Estado. No hay jefes comunales, dispensarios ni nada que acerque al Estado a casi 100 mil personas.

En Córdoba, el 6% de todos los hogares tienen al menos una necesidad básica insatisfecha (NBI). Pero en los hogares ubicados en zonas rurales sin jefe comunal, ese porcentaje trepa al 13,7 por ciento, situando a este gran porcentaje de cordobeses viviendo en condiciones desfavorables.

Reviviendo un proyecto de 2016

En el marco de las reformas electorales que Unión por Córdoba sancionó este año, el presidente Provisorio a cargo de la vicegobernación, Oscar González, pidió la rehabilitación del proyecto que presentó en septiembre de 2016 en el que propone regular la condición institucional de la inmensa cantidad de parajes distribuidos en todo el territorio provincial.

De acuerdo a la iniciativa, se denomina paraje a un asentamiento humano, afincado en un punto geográfico de base rural y dotado de una mínima organización institucional. En cuanto a su población, puede estar compuesta por residentes de carácter permanente o regular.

“Atento ello -que no estamos pensando en un nuevo nivel de gobierno o estado municipal, lo que involucra un debate más profundo- es que proponemos el dictado de una ley complementaria a la normativa municipal. Procurando abordar la problemática real de numerosos asentamientos dispersos en la Provincia, que necesitan de un esquema institucional y administrativo que les permita resolver sus necesidades. Sin complejizar o crear aparatos costosos ni incrementar la burocracia local”, aseguró González en los fundamentos del proyecto.

Dos clasificaciones de parajes

Estos asentamientos tendrán dos clasificaciones. Aquellos que estén ubicados fuera del radio municipal y comunal, en zona rural, bajo jurisdicción provincial y los que se encuentren dentro pero fuera del radio en el cual el municipio o comuna presta efectivamente servicios.

En este último caso podrán plantearse dos alternativas, que el municipio o comuna de que se trate admita el ejercicio de la competencia provincial o de la Comunidad Regional en lo que así corresponda, o que el municipio o comuna extienda la prestación de los servicios hasta el sitio de que se trate, mediante las modalidades previstas en la legislación municipal vigente, en este caso la Ley Orgánica de Municipios (Ley 8102).

En ambos casos, se determinarán en el acto concreto las modalidades particulares de dicha asunción de servicios, pudiendo la Provincia cooperar, mediante convenios, con la Comunidad Regional o el municipio o comuna de que se trate, u otras acciones concretas en terreno.

Para los que se encuentren en zona de jurisdicción y competencia provincial, se podrá consensuar y ejecutar un plan de servicios, conforme las modalidades previstas en el proyecto.

recinto legislatura
Los pasos para elegir el “Representante” del paraje

El texto legislativo propone que el Ministerio de Gobierno nombre primero a interventores para que un plazo determinado llame a elecciones para elegir a quien ocupará este cargo.

Los comicios se realizarán en una votación entre los pobladores para elegir a un “representante” que tendrá a su cargo las responsabilidades de la gestión de servicios básicos en el lugar.

El procedimiento se pondrá en marcha una vez que el decreto de reconocimiento del “paraje” sea publicado en el Boletín Oficial. Luego, el Ministerio de Gobierno designará un normalizador y completará en los quince días corridos de la publicación, un censo de residentes permanentes y temporales, y el padrón.

Este último estará constituido por los residentes permanentes mayores de 16 años y sólo podrán ser candidatos a representantes los que formen parte de dicho padrón, mayores de 18 años. Con la asistencia técnica del Ministerio de Gobierno se organizará la elección del “Representante” del paraje dentro de los 30 corridos a partir de la oficialización del padrón.

Jefe de Paraje, con mandato por dos años

Para los comicios se aplicará la legislación electoral dejando para la reglamentación aquellos aspectos puntuales que sean exigibles dada la naturaleza particular de paraje y su núcleo poblacional.

El ganador será el jefe del Paraje cuya autoridad tendrá un mandato de dos años con la posibilidad de reelección. En los fundamentos, González indicó que estos asentamientos en “ningún caso serán considerados estado o gobierno local” y aclaró que “no les caben los atributos o facultades y responsabilidades que para estos se prevén en la normativa municipal” y descarta que se trate de una manera de aumentar “la burocracia local”.

Con capacidad para convenir obras y servicios

Sí serán considerados sujeto de derecho público, pero no un nivel de gobierno. El paraje dispondrá de capacidad institucional para convenir los planes de obras y servicios, como así también disponer de una cuenta bancaria a nombre del representante o el encargado de administrarlo. Para otras pautas de organización y funcionamiento, el Ministerio de Gobierno preparará un Estatuto Modelo que contemplará las cuestiones básicas a considerar en la gestión cotidiana y dictará una capacitación dirigida a los representantes en temas básicos.

Por el contrario, una vez sancionada la ley, estos representantes, que actuarán funcionalmente como si fueran intendentes, tendrán atribuciones muy reducidas: serán titulares legales que tendrán a su cargo la conducción de la gestión de los planes de trabajo autorizados.

Los “jefes” no podrán contratar personal

Esta especie de jefes políticos son los que articularán con el Ministerio de Gobierno para llevar adelante las obras y servicios que requiera cada lugar. En el artículo 10 del proyecto se señala expresamente que el representante a cargo del paraje “no podrá” contratar personal y que “sólo podrán ejecutarse por sí los actos que en el marco del plan de servicios queden a su cargo”.

“Se prevén responsabilidades concretas del Estado Provincial para con el paraje, fundamentalmente la planificación y la ejecución vía convenio de las obras o servicios necesarios para asegurar la sustentabilidad del asentamiento. Se otorga una capacidad mínima al ente institucional, al estricto fin de ejecutar los planes”, explicó González en los considerandos de la iniciativa.

Para lograr la categoría de parajes, los asentamientos deberán cumplir con una serie de requisitos ante el Ministerio de Gobierno (Ver Trámite para ser reconocido como paraje). En la actualidad, entre ciudades, pueblos y comunas, la Provincia reconoce a 427 gobiernos locales, entre municipios y comunas. 267 son municipios (más de dos mil habitantes) y 160, comunas (menos de dos mil vecinos). En todo el país existen poco más de dos mil administraciones locales siendo la provincia de Córdoba la que tiene el mayor número de gobiernos locales del país que representan el veinte por ciento del total.

Por la política fijada por el Gobierno provincial y la jurisprudencia existente en nuestra provincia hasta aquí fue difícil que aparecieran nuevas localidades. En cambio, promovió desde el primer gobierno de Juan Schiaretti (2008-2011), la ampliación y fijación definitiva de los radios municipales existentes, proceso que está en marcha y a punto de finalizarse.

Asentamientos en “zonas grises”

Pero en este mapa siguen quedando afuera de las delimitaciones jurisdiccionales muchos parajes que se encuentran en “zonas grises”. Algunas de ellas intentaron en los últimos años, sin éxito, ser reconocidas por la Provincia como nuevas comunas, algunos hasta recurrieron a la vía judicial. Entre ellos aparecen los de Las Chacras Norte (en Traslasierra), Santa Mónica (Calamuchita) y Cabana (departamento Colón), solo por mencionar algunos.

Pero, como se dijo, la política y la estrategia del gobierno hasta aquí fue fijar los límites de cada localidad con otra, ampliando todas las jurisdicciones al máximo para que no queden “zonas grises” descartando cualquier posibilidad legal de constituir nuevas comunas.

Paraje Santa Mónica
Paraje Santa Mónica

A partir de la sanción de esta norma, se prevé que los parajes a partir de su evolución en densidad poblacional podrán constituirse en comunas de acuerdo a la legislación municipal vigente cumpliendo todos los requisitos para este fin.

Además la iniciativa establece el principio de “supletoriedad” para zanjar cualquier vacío legal que pudiese no estar previsto en esta iniciativa en lo que se refiere a aspectos de gestión del paraje y su capacidad institucional, se regirá por la legislación orgánica municipal (Ley 8102) y sus complementarias cuando fuere razonable su aplicación por la analogía.

Buscando consenso para sancionar la ley

La intención del oficialismo es avanzar con la sanción de la ley después de su tratamiento y análisis en comisiones en búsqueda de consensos, por lo que, al sancionarse, habrá un centenar de elecciones en el territorio provincial para definir a los Jefes de los Parajes que contendrán entre todos a casi cien mil habitantes bajo la órbita del Ministerio de Gobierno que conduce Juan Carlos Massei.

El número de comicios quedará definido luego del proceso que determine cuantos parajes serán absorbidos por municipios y comunas y cuáles deberán proceder a elegir a su representante, lo que modificará el mapa político de Córdoba ostensiblemente de cara a la elección general de 2019.

A militar en zonas recónditas

Se sabe que una vez institucionalizados, tendrán una injerencia no menor en la elección general del año que viene. Antes de eso, los partidos políticos deberán, por primera vez en la historia moderna, comenzar a militar en los lugares más recónditos de la provincia para competir en elecciones rurales que proclamarán a los jefes políticos rurales.

Se trata nada más ni nada menos que de la institucionalización de cien mil habitantes. En 2015, el gobernador Juan Schiaretti se impuso a la fórmula encabezada por Oscar Aguad por 116.434 votos. Como se dijo al inicio, cuando el gobierno resuelve problemas haciendo política, se cosechan réditos electorales.

Regionalización

En diciembre de 2006 se modificó la ley 9206 que habilitó los procesos de regionalización. La Comunidad Regional tiene jurisdicción y competencia en todo el territorio de la Región, con exclusión de las zonas que correspondan a los radios de los Municipios y Comunas fijados según lo dispuesto por los artículos 7º, 188 y 232 de la Ley Nº 8102, salvo convenio especial de algún Municipio o Comuna con la Comunidad Regional.  


Trámite para ser reconocido como paraje

A los fines del reconocimiento del paraje, por lo menos tres vecinos con domicilio real en el lugar efectuarán solicitud a tal fin ante el Ministerio de Gobierno donde deberán acreditar:

a) Acta de la reunión o asamblea promotora en la que, en presencia de juez de paz o en su defecto, escribano público, autoridad de la Comunidad Regional, o autoridad policial, se decide instar el reconocimiento y se faculta a quienes lo materialicen en representación del resto.

b) Indicación de la situación geográfica del paraje y posible extensión del mismo, en lo posible acompañando antecedentes, croquis e imágenes satelitales que puedan obtenerse de modo gratuito a través de internet.

c) Breve indicación estimativa de pobladores y su condición en cuanto a residencia domiciliaria, sede de actividad laboral u otras.

d) Somera justificación del pedido, indicando servicios requeridos y no recibidos.
Recibido el pedido, el Ministerio de Gobierno, a través de la dependencia que indique a tal efecto, constituirá en un plazo máximo de diez días contados a partir de la presentación, sus representantes en el paraje. Podrá coordinarse también, bajo responsabilidad del Ministerio de Gobierno, la presencia conjunta o escalonada de otras carteras o áreas del estado involucradas. El Ministerio de Gobierno, podrá apoyarse o delegar algunas de estas actividades en la Comunidad Regional. Tras las visitas que fueren necesarias, las que no podrán extenderse por un plazo mayor a sesenta días contados a partir de la presentación, el Ministerio de Gobierno emitirá su informe recomendando o no recomendando el reconocimiento como paraje, elevando las actuaciones al Poder Ejecutivo.

La recomendación, por ser acto preparatorio, no es impugnable. Recibido el expediente por el Poder Ejecutivo, y sin perjuicio de los estudios ampliatorios que dicho poder disponga, por sí o por otras carteras bajo su órbita o por otras instituciones, resolverá en definitiva en un término de noventa días, contados a partir desde que el expediente es puesto a disposición para la firma del decreto.

El instrumento, además, fijará límites del paraje, y ordenará al Ministerio de Gobierno realizar las siguientes acciones: a) Elaborar censo de residentes; b) Conformar padrón para la elección de una Junta de Representantes; c) Comenzar las tareas para la elaboración de un plan de provisión de servicios.

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más,
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los lunes en tu kiosco ]


Te puede interesar

Te puede interesar

data-matched-content-ui-type="image_card_sidebyside" data-matched-content-rows-num="4" data-matched-content-columns-num="1"