Caso Franco Amaya: este miércoles dictarían sentencia contra los policías

El juicio se lleva a cabo en la Cámara 11ª del Crimen de Tribunales 2 de la ciudad de Córdoba. Hay dos efectivos imputados. El joven fue asesinado a quemarropa el 22 de febrero de 2017 en Carlos Paz.
Franco Amaya Carlos Paz Vivo
Franco Amaya fue asesinado a quemarropa por el policía Rodrigo Velardo Bustos. - Foto: gentileza Carlos Paz Vivo

Este miércoles, y luego de dos audiencias en las que los testigos ratificaron el mal accionar de los efectivos, se dictaría sentencia por el crimen el Franco Amaya. El juicio se lleva a cabo en la Cámara 11ª del Crimen de Tribunales 2 de la ciudad de Córdoba .

El joven, quien estudiaba peluquería y viajaba en una moto junto a su primo, fue asesinado a quemarropa por un efectivo policial durante un control vehicular el 22 de febrero de 2017 en la ciudad de Carlos Paz.

Se prevé que luego de la ronda de alegatos que comenzará a las 9.30, el tribunal aplique la condena a Rodrigo Maximiliano Velardo Bustos, el policía que efectuó el disparo, y a José Ezequiel Villagra, uniformado a cargo del operativo y acusado de incumplimiento al deber de funcionario público.

Laura Cortéz, madre de Franco Amaya, expresó que aguardan por un fallo ejemplar, que condene a la pena máxima posible a los autores del crimen de su hijo.

Carlos Nayi, abogado de la familia Amaya, se mostró conforme con la marcha del juicio, y consideró que desde el punto de vista de la querella, la acusación fue “plenamente probada”.

Durante el juicio, el letrado precisó que el control policial que se había montado a metros del puente Los Gigantes era “cuasi irregular”. “No había cartel, no había indicador lumínico, los conos no guardaban las disposiciones del reglamento, era un lugar oscuro… Todo indica que no se cumplía con la ley 9728, pero más allá de eso no se podía matar. No se podía usar el arma reglamentaria para asesinar por la espalda a un menor de edad que lo único que hacía era conducir la moto con su casco de seguridad puesto”, afirmó.

“El disparo solo es en casos excepcionales, para salvaguardar la vida y la integridad física del propio efectivo, de un compañero o un tercero. Pero lo que sucedió está penado por ley, fue un homicidio a quemarropa”, insistió Nayi.

Se estima que este miércoles varias organizaciones de derechos humanos, familiares y amigos de Franco Amaya, se congreguen en las inmediaciones  de Tribunales 2, ubicado en Fructuoso Rivera 720.

franco amaya

Testimonios claves

Durante el juicio por el crimen del joven, surgieron testimonios que dejaron al descubierto el asesinato a quemarropa perpetrado por Bustos. Los dos primeros testigos en dar su testimonio fueron Leonel Facundo Manso Laruelo, quien trasladó en su auto a Franco al hospital, y Ariel Rafael Carrera, taxista, quien aportó que el control policial era visible y que se ofreció a llamar a una ambulancia y uno de los oficiales le dijo que sí.

“Vi al oficial con guantes de látex y le pregunté por qué había disparado. Estaba asustado, sabía lo que había hecho. Dijo: ‘Yo no fui, yo no le disparé’. El otro oficial estaba 20 metros más adelante cruzado de brazos sobre la misma mano”, afirmó Manso.

Por su parte Carrera describió que esa noche él volvía por Los Gigantes y vio a un policía parado en el eje de la calle. “40 o 50 metros para adelante veo a una moto y un muchacho caído. Me acerqué al policía y le pregunté: ‘¿Te pido una ambulancia?’, ‘Sí, sí, sí’, me respondió. Se acercó un chico (Agustín) y me dijo: ‘La policía le pegó un tiro a mi primo, llevame al hospital’. Yo no puedo, estaba la policía. Giré por Alem y salí”, relató.

La tercera persona en dar su testimonio fue Carlos Javier Hualpa, quien hoy es oficial principal pero al momento de los hechos se desempeñaba como oficial inspector. Hualpa es el oficial a quien Villagra avisa de lo sucedido a través de su celular particular, porque el handy no funcionaba.

“A la madrugada recibí un llamado telefónico a mi celular. Villagra me dice: ‘Mi compañero pelotudo le pegó un tiro a un chico en la moto’. Cuando llegamos el subcomisario Llanes estaba en el lugar. El protocolo de la policía es que hay que dar aviso al servicio de emergencia en estos casos”, expresó ante el Tribunal.

Tras él, le siguió Maximiliano Taddey, otro testigo que expresó que Velardo Bustos negó haber disparado y decía que había ladrones que saltaron la reja de un vecino. “Escucho una detonación a la altura del control. Veo la moto tambaleando y caer en la esquina. El policía venía corriendo con un arma en la mano. Me acerco y veo a un chico tendido en la vereda ensangrentado. Paré un auto rojo y mi amigo con el primo y un taxista que había parado lo subieron al auto. El policía con el arma estaba al lado. Villagra nunca se acercó, estaba en la esquina”, dijo.

Continuaron dando su testimonio Nicolás Gonzalo Diez y Fabricio Hernán Prado, ambos testigos. “Vi a Franco con un balazo en el pecho en mitad del cordón y la calle. Lo subimos al auto entre tres, pero estaba muy grave. Hablamos con Villagra, que no se movió de la esquina, y dijo que ‘había llamado a la ambulancia y no podía hacer más nada’. Una vecina le gritaba a Bustos y él decía que ‘un delincuente salió corriendo, yo no fui’”, narró Diez.

Prado, por su parte, recordó: “Escuché a la moto y el disparo. Agustín gritaba: ‘Lo mataste hijo de puta, lo mataste’. Llamé a la policía y le dije a la operadora: ‘Un policía disparó a una persona’. Ella ya estaba al tanto porque me preguntaba: ‘¿Usted que sabe, usted que vio? Bustos decía: ‘Yo no fui, yo no disparé’, cuando lo increpaban los vecinos. Villagra no dejó de asumir lo que había pasado: ‘No sé qué le pasó a mi compañero, no lo puedo creer. Quédense tranquilos yo lo ví’”.

Fuente: Carlos Paz Vivo y La Jornada Web

Noticias relacionadas:

Franco Amaya by La Jornada WebComienza este jueves el juicio por el asesinato de Franco Amaya
Franco Amaya Carlos Paz VivoCaso Franco Amaya: nuevos testimonios complican la situación de los policías
Franco AmayaPedirán perpetua para el policía acusado del crimen de Franco Amaya

Te puede interesar