Anticipamos el 18º Festival Internacional ¡Señores Niños: Al Teatro!

Cultura & Espectáculos 08/05/2018 Por
Artistas de España, Uruguay y Córdoba rescatan la importancia de favorecer y promover la sensibilidad, la emoción, el juego y la libertad desde las disciplinas artísticas.
Ver galería 29389183_1863985140286963_866762303419187200_n
1 / 3 - - Canciones de la luna (Uruguay)

chapa_ed_impresa_01

Me preparo para la entrevista. Sé que vendrán unos cuantos artistas así que acerco sillas a la mesa ratona y voy alistando unos criollos y alguna otra cosa para compartir. Me asomo al balcón y veo cruzar la calle a varias personas, cada una con termo y mate bajo el brazo. Los uruguayos Gabriela Rodríguez, Javier Cabrera y Fernando Rodríguez del grupo “Canciones de la luna” llegan junto a Carmen Domech de la compañía española Títeres Cachirulo y Pico Fernández y Nella Ferrez de los Tres Tigres Teatro, uno de los dos grupos organizadores del festival “Señores Niños: ¡al teatro!” junto a Ulularia Teatro. De pronto el espacio se llena de tonadas, charla y un clima de fiesta y de encuentro sumamente contagioso. Vienen de un lado y van para otro y en la charla asoma un cronograma apretado, comprometido e intenso de funciones, talleres y foros tanto en la ciudad de Córdoba como en una multiplicidad de sedes en el interior de la provincia que se extenderá por unos cuantos días.

El festival está cumpliendo 18 ediciones, una larga trayectoria de apuesta por el público infantil y adolescente. La charla con La Nueva Mañana fluye a borbotones, entre mates, anécdotas y experiencias, como si todos se conocieran de toda la vida, aunque seguramente tiene que ver con otra cosa que atraviesa la entrevista: la seguridad que les da trabajar desde las coincidencias, una cierta mirada sobre la infancia, la actividad artística independiente y la cultura compartida son el cimiento desde el cual piensan sus proyectos artísticos. En la charla coinciden en que el “encuentro interno” que promueven festivales como este les permite poner en común su trabajo, fortalecer estas miradas y volver a su vida diaria renovados. Sin embargo la invitación a repensar/nos, a recuperar lo lúdico, la emoción, la confianza, es una propuesta que trasciende a los grupos participantes y que se extiende con mano generosa a todos los públicos, a los señores niños y a los niños que los adultos llevamos dentro, como una manera de entender y vivir la cotidianeidad, en una sociedad donde el foco habitualmente está puesto en otra parte.

canciones de la luna en rio cuarto -foto facebook fernando rodriguez
Canciones de la Luna en Río Cuarto. Foto facebook Fernando Rodríguez



-Los niños son el público de muchas disciplinas artísticas que especializan su trabajo en la infancia. El teatro, pero también la música, la literatura... En este caso que es un festival de teatro ¿cómo ven esas diferencias y qué mirada de la infancia tienen desde su labor artística?

Tres Tigres: Para nosotros, todos los lenguajes que confluyen en el teatro tienen la misma importancia. En tantos años de festival podemos preguntarnos ‘¿y ahora qué?’, para repensar cosas de nuestro hacer. Este año, por ejemplo, hay un foro que tiene como eje central a la música, porque es un lenguaje super presente que atraviesa las dramaturgias.

Canciones de la Luna: No está bueno separar, ‘ahora vamos a hacer música’, ‘ahora vamos a hacer teatro’, y así. A mí me ha pasado, trabajando con niños pequeños, que incorporo elementos de otras artes y de esa manera se crea un caldo de cultivo donde ellos aprenden mucho más. Si además hay emoción en el acto educativo, lo que intentamos transmitir se imprime con mucha mayor intensidad y no se olvida. El mercado muchas veces es el que te rige y te fragmenta el conocimiento, pero en realidad cuando uno se proyecta a través del canto, estás vos ahí con todo tu cuerpo. Desde el teatro también. Y la palabra siempre está. Creo que hay algo que está en el fondo de todo esto que venimos hablando, de la división de la vida en cajones, ese gran error histórico que ha cometido la educación, sobre todo infantil, que me pregunto si en el fondo no está el tema de que muchas veces subestimamos a los niños en cuanto a su capacidad de vincularse con el mundo.



Carmen Domech: Los adultos tenemos a veces ciertos miedos y se los pasamos a los niños. Parece que quisiéramos que crezcan más rápido y sean más eficaces, para que tengan un buen futuro y sean gente de provecho, que los juegos sean más dirigidos en vez de que sean más libres. Pero si no tienen nuestros problemas tendrán otros, que no los vas a librar de la vida, menos mal.

Canciones de la Luna: Igual es parte de nuestra sociedad ¿no? Creo que es muy importante que este festival sea de teatro, porque en un mundo en donde se ha desarrollado mucho la tecnología, volver al piel al piel, esa magia que genera el actor y el artista, esa magia en la que hay mucho trabajo por parte del espectador, hay un vínculo pero a su vez hay una imaginación y todo eso para mí en este momento es muy significativo, muy importante, es ir a la esencia, a recuperar nuestra humanidad. No desechar la tecnología por supuesto. Pero no permitirnos que se pierda la sensibilidad.

Tres Tigres: Aquí en Córdoba, hace algunos años cuando vas a actuar, los chicos ven la obra a través del celular, están filmando la obra, así que antes de empezar pedimos no solo que apaguen el celu sino que la idea es que la obra la vean con los ojos, con la piel, con las orejas y no al través del teléfono, que si la quieren a la obra está en internet y la pueden descargar después.

29365904_1863985683620242_4478379493509038080_o
Compañía Títeres Cachirulo, España



-¿Se está perdiendo el juego? ¿Qué rol le adjudican al juego en su actividad cotidiana? ¿La cuestión lúdica tiene que ver solo con la infancia?

Carmen: Pues el juego es la base, si no hay juego, solo técnica, entonces no pasa nada. Puedes tener una técnica perfecta pero los niños se van a levantar y se van a marchar. La cosa no tiene que ver con la infancia, si no con el disfrute, con el gozo. Y no tiene por qué ser divertido. Puedes pasarlo mal en el momento de jugar, en el momento de la creación, que estás jugando y estás experimentando, también estás más desnudo. Al jugar estás probando cosas nuevas, que tienes que variar, y en las variaciones a veces no estás cómodo porque estás caminando hacia lo desconocido. Y si encima el juego es en un momento de creación estás saliendo hacia lo desconocido de tí mismo, por eso a veces puedes entrar en pánico. No tiene por qué ser siempre placentero, pero luego sí, aunque el camino haya sido más difícil, luego es reconfortante.

Canciones de la Luna: Hay como una construcción social de que ser adulto es dejar de jugar. Y esa pregunta ¿por qué no seguimos jugando? es una pregunta que se da en los grupos cuando uno logra generar desde la educación un momento, un ambiente de juego, las mismas personas se cuestionan: ¿y por qué no hacemos esto más seguido si nos hace tanto bien?

logo-sres-niños2018

“Te movés y estás en movimiento”

Más allá del beneficio obvio que un festival de este tipo provee a la comunidad en la que se inserta, con funciones de grupos artísticos locales y de compañías de otras provincias y otros países de primerísima calidad, con una curaduría cuidadosa y amorosa de las obras y grupos que conforman la propuesta del festival; hay por supuesto un valor agregado importante en lo que sucede al interior del festival: “Por algo muchos artistas participan de festivales y encuentros aunque no haya ninguna ganancia económica. Porque recibe un aporte que es justamente compartir con sus pares y compartir con otros públicos y se genera un montón de aprendizajes / ves grupos de otros lugares / después de eso hacés espectáculos nuevos, incorporás formas estéticas de otros lugares / oxigenás...”, enumeran entre todos... “Te movés y estás en movimiento”.
Carmen cierra la entrevista con una síntesis de lo que implica el encuentro: “Esto que hemos estado hablando de lo enriquecedor que es para nosotros el compartir y el encontrarnos en este tipo de festivales, en sitios fuera de casa, a los niños del lugar se los transmitimos. Por ejemplo, nosotros de concreto a este festival traemos una versión que hemos hecho de Pinocho, pero este Pinocho es gallego y lleva toda la forma de entender la vida de los gallegos. Y de repente, los niños que vayan a ver el espectáculo también estarán viendo una cultura completa y eso es muy bueno”. Y al decir de Gabriela no solo es muy bueno sino que es, también, un derecho, de todos.

Enlaces

Web del Festival

Programación completa

Facebook

Instagram

Twitter

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más,
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los lunes en tu kiosco ]


Te puede interesar

Te puede interesar

data-matched-content-ui-type="image_card_sidebyside" data-matched-content-rows-num="4" data-matched-content-columns-num="1"