Daniel Mira, el artífice del brillo "Poeta"

Deportes 08/05/2018 Por
Es el DT de Juniors que lo llevó desde la Liga Cordobesa a la final del Federal C, con actuaciones que llamaron la atención a nivel nacional, por lo estético de su juego. Producto natural de la LC, compartió su experiencia.
Ver galería Daniel-Mira-c-Matías-Corvalán-00002
1 / 3 - - Foto: Matías Corvalán

chapa_ed_impresa_01

Y de repente un buen día la opinión pública volvió a hablar de Juniors.
Después de tantos años de postergación, de a poquito, a pesar de la poca relevancia en los planos nacionales que se le destina a las categorías menores del fútbol argentino, el conjunto “Poeta” comenzó a trepar, en base a su buen fútbol, y con rendimientos superlativos, en su andamiaje en el Federal C. Algo habrá hecho. Mucho de eso tuvo que ver su entrenador Daniel Mira, producto genuino de la Liga Cordobesa de Fútbol. Tal fue la repercusión, que una de sus goleadas de su equipo llegó a estar en los resúmenes de ESPN por lo estético de sus goles.

Al final la película no tuvo el final feliz deseado. Juniors cayó 5 a 0 la final ante 9 de Julio de Morteros y quedó saboreando lo agrio del subcampeonato. Pero más allá de que al final por medio de una reestructuración del torneo Regional Amateur 2018 o el Federal B pueda lograr una invitación, a Mira no lo desvela esa circunstancia para continuar al frente del proyecto en el “Albo”. Por eso ya acordó su renovación para la próxima temporada, sea donde tenga que dirigir.
“Estoy orgulloso del equipo y de los muchachos por lo que conseguimos. La goleada del final no empaña una gran campaña, perdimos un solo partido en el torneo y fue en la final. Además, ya aclaré que la categoría donde nos toque jugar es condicionante, sea la Liga Cordobesa o el Federal. Armamos un gran grupo y seguramente recuperaremos el lugar que nos merecemos”, contó Mira (44 años) a La Nueva Mañana.

- ¿Ya fue digerida la frustración?
- Y sí, esto continúa. Dolió por la forma, pero seguimos adelante. Y la recompensa es que me hayan ofrecido continuar. Soy consciente que perder así es un resultado “saca técnicos”, sin embargo, hasta los mismos jugadores apoyaron esto. Juniors volvió a sobresalir. Y como les dije a los dirigentes, hemos perdido ante una estructura, no contra un equipo. Nosotros seguimos siendo un club amateur. 9 de Julio ya dio un salto profesional a modo de organización y presupuesto. Competir contra eso no es fácil. Pero dejamos el escudo en alto.

- ¿Cuál fue la clave para que un equipo del Federal C elija y pregone jugar con pelota al piso, cuando las canchas no siempre ayudan y los entrenamientos tampoco pueden ser aprovechados del todo?
- Es laburo y sobre todo dar un mensaje claro de que queremos tener la pelota. En estos torneos, si el DT les pide “pongan huevo” y les grita “tirala para arriba”, el jugador va cumplir esa orden porque es lo más fácil de hacer. Nosotros tratamos de inculcar otra ideal, un mensaje diferente. No es fácil llevarlo a cabo, pero venimos trabajando desde Liga Cordobesa con este estilo que nos llevó hasta la final del Federal C. Y de esa forma encaramos el desafío en la final, porque nos había llevado a ilusionarnos jugando así. Dolió todo. Pero la intención de jugar nunca la perdimos ni la perderemos.

- ¿Se puede ser regular jugando con un sistema 4-3-3 con jugadores que no están full time con el fútbol?
- Se puede y lo demostramos, sabiendo que no va a resultar con la misma intensidad siempre. Acá el jugador de Juniors no se dedica solamente al fútbol, la mayoría tiene otros trabajos de complemento para llegar a fin de mes. “Tomi” Martínez trabaja en una carnicería, Darío Ceballos es ordenanza en una escuela secundaria, Fermanelli hace lo suyo en una inmobiliaria y así todos. Sin embargo, entendieron los conceptos de jugar con este dibujo que requiere movimientos y equilibrio, más la parte táctica también. Y este equipo siempre se caracterizó por ser ofensivo, en parte porque interpretaron correctamente la idea.

- Llegaron a compararlos con el Barcelona…
-(risas) Fue tremendo, pero no sé si tomarlo como un elogio porque a veces el jugador puede perder los pies de la tierra. Fue algo exagerado, aunque a decir verdad fuimos demoledores sobre todo de local, metimos goles muy lindos, con gran circuito colectivo y sobre todo, concepto. Fue un estímulo. Ganamos 13 partidos, empatamos tres y solo caímos en la final. El premio que nos queda es el reconocimiento del ambiente futbolero.

Producto de la Liga

En su trayectoria como jugador pasó por Huracán de La France, Argentino Peñarol, San Lorenzo, reserva de Instituto y hasta un paso por el ascenso de Italia. Como DT, se calzó el buzo de Huracán, Peñarol, Atalaya, Villa Azaláis, Lasallano, Las Flores, Racing e Instituto. En varios fue campeón. Mientras apunta a dar el salto, admite que en la atmósfera futbolera a uno le cuesta llegar si no ha sido futbolista profesional. “Eso te da más respaldo”, afirma Mira, al tiempo que agrega que “en mi caso, que no llegue a jugar en Primera, tengo que demostrar el doble. Es examen permanente, y sólo ganar te acomoda. Si uno tiene más chapa, los dirigentes es como que le dan más margen, más tolerancia. Es así y no reniego contra esas reglas del juego. Con esfuerzos, sacrificio y buen laburo trato de contrarrestar aquella falta de confianza de muchos que no me conocen. Llevo trabajando de manera consecutiva hace 17 años, en esto no hay margen, tenés que acertar siempre”, subrayó.

Juniors-c-Matías-Corvalán

- Siempre valoraste mucho al jugador de la Liga…
- Es que el jugador de la Liga nunca debe ser subestimado porque tiene mayor capacidad de adaptación sobre aquel que solo se formó en inferiores de AFA o clubes profesionales. No es ni mejor ni peor, solo que para estos torneos prima más el saber acomodarse a escenarios complicados que otros aspectos. Nada es determinante ni absoluto. Creo que lo ideal sería combinar el esfuerzo y la entrega del futbolista de la Liga con otros que vengan de categorías superiores, para que el mix entre jerarquía y sacrificio les pueda sacar más provecho a todo su potencial.

- Como DT, ¿tenés alguna preferencia a algún estilo puntual?
- No me encierro en ninguna idea. Ni me encolumno detrás de ninguna filosofía, Me gusta ganar “a lo Menotti”, y si hace falta, “a lo Bilardo” también. Uno persigue un potencial pero a su vez debe ser consciente de los recursos que tiene a mano, las características y limitaciones de cada elemento del plantel. Yo quiero pregonar el buen juego y lo conseguimos, pero es trabajo y a veces lo que menos hay es tiempo. Con procesos se trabaja mejor. Soy de la idea de que hay que adaptarse a los escenarios que te va llevando el partido. Si se puede jugar y lograr la tenencia de la pelota como emblema, bienvenido sea pero no hay que ponerse colorado si para ganar también hay que resignar un poco el control del balón para fortalecer la parte defensivo por encima de lo otro.

Su paso por la B Nacional en Instituto

Héctor “Chulo” Rivoira daba un paso al costado en Instituto en el 2016, y Mira, que era DT de la local, lo reemplazó de manera interina, junto a uno de los ídolos del club, Claudio Sarría. Fueron apenas cuatro partidos hasta culminar la temporada. Más allá de que después se fue de la institución, recuerda su experiencia al frente de un plantel profesional con mucho valor y hasta dejando una enseñanza.
“A decir verdad sin que suene agresivo, es más fácil dirigir en la B Nacional que en la Liga. ¿Sabés lo que es llegar a un entrenamiento y preguntar quién tuvo la suerte de almorzar y quién no? ¿Quién llegó molido del trabajo, para no sobre exigirlo y lesionarlo?  En un plantel profesional eso está garantizado y es más fácil. La experiencia de estar dirigiendo la Liga es una enseñanza especial que ayuda a nutrirnos como personas y como líderes de grupo. No exagero”, narró.

_MG_0019

- ¿Fue una frustración no continuar?
- Se dio así y punto. Hubo de todo. Pero me fui contento porque varios jugadores que hoy están en el plantel superior pasaron por mis manos y creo haberles inculcado algo, como a Gastón Yabale, Pablo Mattalía, Facundo Castelli, Guido Mainero, Nino Molina, Pino y Roldán, por ejemplo. Vengo dirigiendo hace 17 años sin interrupciones y eso es un orgullo para mí.

- ¿Te gusta algún DT en particular?
- De todos se aprende algo al ser dirigidos y también viendo desde afuera. Tengo respeto por el ciclo de Frank Kudelka en Talleres y a nivel nacional, valoro mucho lo que realizó Marcelo Gallardo en River. Cada uno con su estilo, hizo su obra.

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más,
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los lunes en tu kiosco ]


Te puede interesar