Cambia el escenario político provincial y nacional de cara a 2019

Política 16/04/2018 Por
Con la intervención de la Justicia Electoral en el PJ, De la Sota encuentra terreno fértil para volver a disputar una chance de llegar a la Presidencia de la Nación.
Escenario politico 2019

chapa_ed_impresa_01

Por: Gastón Gracia Daponte - [email protected]

La política se construye y funciona en un plano distinto al que transita la sociedad, tiene sus propias formas, su lenguaje y sus particulares y apasionantes canales de comunicación para transmitir aquellas cosas que se dicen sin decir, pero que entienden con claridad quienes emiten y reciben mensajes sin necesidad de llamados o mensajeros.

Aunque este arte está desprestigiado, no solo por sus intérpretes sino por la degradación de la utilización de estos mecanismos, cuando se aplican de manera correcta modifican la realidad de manera inmediata, reacomodan el tablero político y lo transforman de tal manera que hay que juntar las cartas, mezclar y dar de nuevo.

Acuerdo PJ-kirchnerismo, bancas vacías en Cambiemos

Schiaretti fundación mediterranea
Esto es lo que sucedió el miércoles de la semana pasada en la Unicameral cuando el oficialismo sancionó las reformas electorales redactadas como un traje hecho a medida de las necesidades coyunturales que el Partido Justicialista necesita para retener el poder en la provincia.

Contra todos los pronósticos, la coalición de Cambiemos, integrada por la Unión Cívica Radical (UCR), el Frente Cívico (FC) y la Propuesta Republicana (PRO) decidió no bajar al recinto de sesiones y dejar sus bancas vacías. Y solo este hecho cambió el escenario político provincial y nacional para el 2019.

A prima facie, lo primero que desnudó el desierto opositor fue el avanzado acuerdo que el peronismo de Córdoba tiene con el kirchnerismo coterráneo al ser los únicos legisladores que acompañaron al oficialismo en la sanción de tres leyes claves para los intereses de la reelección de Juan Schiaretti. La habilitación de las dobles candidaturas permitiendo que los candidatos a gobernador y vice ocupen al mismo tiempo cualquier lugar de la lista por distrito único (la lista sábana) para ser elegidos como legisladores; un financiamiento de campañas electorales que beneficia a los partidos de mayor estructura y la eliminación de la obligación del gobernador de anunciar la fecha de la contienda electoral el 1 de marzo como plazo perentorio del año en que se desarrollen las elecciones generales en la provincia.

La oposición y un mensaje a la Rosada

Pero la decisión del interbloque Cambiemos fue un mensaje directo y profundo a la Casa Rosada. El día anterior a la sesión la coalición brindó una conferencia de prensa para denunciar como una maniobra fraudulenta los proyectos que el oficialismo convertiría en ley al otro día. Mientras esto sucedía en la Legislatura, el presidente Mauricio Macri recibía a su par de España, Mariano Rajoy, junto al gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, llevando a su plenitud el evidente culebrón en el que el Presidente apoya al gobernador para su reelección, y viceversa. Legisladores radicales masticaban epítetos por una situación que los mostraba frente al peronismo como el gran bonete que ha perdido un pajarillo.

La estrategia de exponer al peronismo no fue consultada con la Casa Rosada ni hubo tiempo para que nadie en el Panal recurriera a un telefonazo para revertir la situación. Fue una decisión consensuada entre los legisladores de los tres partidos políticos y ratificada por sus respectivos presidentes, Orlando Arduh (UCR); Daniel Juez (FC) y Darío Capitani (PRO).

Con la movida, partió el mensaje como un rayo desde Córdoba al Presidente: hasta acá llegaron las concesiones políticas al gobierno de Schiaretti. Es claro que ahora sí Cambiemos tiene la intención de disputarle el poder al peronismo más allá de las estrategias cruzadas de Macri en la provincia para intentar su reelección.

Alianza por mandato

Baldassi01
Esto fue el corolario de otros mensajes que la casa de Balcarce 50 envió a la Provincia. El lanzamiento días atrás del diputado Héctor Baldassi por la carrera a la Gobernación con la presentación de sus equipos técnicos fue leída en el centenario partido como la garantía que podría ofrecer el primer mandatario nacional para garantizarle la reelección a Schiaretti, partiendo en dos el frente de Cambiemos.

Desde el comienzo de sus respectivos mandatos, en la Legislatura provincial la UCR, el FC y el PRO acompañaron, por órdenes directas de los funcionarios más cercanos a Macri, iniciativas complejas del oficialismo como el recorte de las jubilaciones, la bochornosa designación del fiscal Gustavo Hidalgo como juez de Control en el Fuero Anticorrupción o la frustrada modificación a la Ley de Bosques. Frente a la sociedad, el gobernador siempre las presentó como el consenso de más del 80% de las fuerzas que componen la Unicameral.

Siempre que Schiaretti necesitó legitimidad en sus acciones de gobierno contó con los votos de la oposición y a medida que se repitió la fórmula, el gobernador se fue fortaleciendo políticamente, a tal punto que demostró que podía prescindir de José Manuel de la Sota, su socio político, para buscar su reelección.

Pero sin los votos de Cambiemos, los del delasotismo volvieron a ser imprescindibles, sin ellos no hay ninguna ley que se pueda aprobar, aun cuando Schiaretti cuente con los votos del kirchnerismo. Esta situación quedó evidenciada cuando el presidente de la bancada de Unión por Córdoba, Carlos Gutiérrez, preguntó a sus pares durante la reunión de bloque: “¿Esto lo votamos todos, no? Una frase que ilustra por demás la situación.

De la Sota toma envión con la intervención del Partido Justicialista

De la sota01
Para ponerle un marco al cuadro político que encierra hoy al gobernador de Córdoba, el sindicalista de los gastronómicos Luis Barrionuevo fue designado por la Justicia como interventor del Partido Justicialista (PJ) y de un día para el otro, cobró vida la futura candidatura presidencial de De la Sota sostenida en las estrechas relaciones que mantiene con el nuevo líder del PJ. La llegada de Barrionuevo borró de un plumazo los resabios del kirchnerismo que encarnaba el inoxidable diputado nacional sanjuanino José Luis Gioja, que comandó el partido de manera funcional a los intereses del gobierno nacional.

Si se analizan los resultados de la última elección nacional, eliminando la provincia de Córdoba del cálculo, el peronismo hubiera ganado por más de 300 mil votos. Incluyendo la provincia mediterránea, Macri se impuso por 680 mil sufragios en la segunda vuelta electoral; por ende, el candidato del peronismo para disputar la Presidencia el año que viene tiene que ser de Córdoba y tener caudal electoral. De la Sota no solo posee esas cualidades sino que ya derrotó en la provincia al actual presidente en las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (Paso) de 2015. Y esto es precisamente lo que impulsará Barrionuevo.

Durante la sesión de la Legislatura en la que se aprobaron las reformas electorales, Carlos Gutiérrez fue tajante a la hora de cerrar el debate y afirmó que “no cabe ninguna duda de que somos (por el PJ de Córdoba) oposición al gobierno nacional”.

Mestre y el desafío a Macri

Ramón Mestre
Hasta el miércoles de la semana pasada era visible y tangible que Macri le garantizaría la reelección al gobernador Juan Schiaretti y que era más factible que Cambiemos se dividiera entre el candidato que contara con la venia de la Rosada y Ramón Mestre, que intenta imponer su postulación desde la UCR como eje de la coalición del Gobierno nacional en Córdoba.

A partir de la decisión conjunta de no bajar al recinto, Cambiemos se transformó en una fuerza dispuesta a superar sus propias diferencias y encaminarse a disputar la gobernación de Córdoba enfrentando cualquier conjetura de división que le pudiera garantizar el triunfo a Schiaretti, desafiando así los planes del Presidente. Casi en paralelo se produjo la fuerte irrupción nacional de la figura de De la Sota, aunque indirectamente, representada por Luis Barrionuevo.

Si De la Sota se convierte en candidato a la Presidencia, necesitará la tracción de los votos de Córdoba y quizás esta sea la razón de la sorpresiva eliminación de la ley que obligaba comunicar al gobernador la fecha electoral el 1 de marzo del año que viene para guardarse un valioso as bajo la manga.

Luis Barrionuevo
El cordobesismo nunca se fue

Los tiempos se aceleraron desde el comienzo de la unificación del peronismo a nivel nacional y provincial y se vislumbra en el horizonte una contienda electoral que tendrá al cordobesismo como principal protagonista de la política nacional enfrentando al gobierno de Mauricio Macri, e intentando retener el poder en Córdoba donde la UCR, principal socia electoral del PRO, ansía volver a comandar los destinos de la provincia después dos décadas de ostracismo.

Si éste es el escenario, Macri debería llevar un candidato de unidad, no solo para ganar la provincia, sino para conservar los votos que le garanticen su segundo mandato. Como está comprobado en los números, sin Córdoba no existiría Cambiemos.

Pero estas suposiciones dejan de serlo cuando describen la realidad. Los grandes intérpretes del arte de hacer política preparan los escenarios con mucho tiempo de anticipación y procuran mover y no dejar caer sus fichas en el camino sin que nadie advierta lo que está por suceder. Claro que siempre, el mañana nunca muere.

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más,
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los lunes en tu kiosco ]


Te puede interesar

Te puede interesar

data-matched-content-ui-type="image_card_sidebyside" data-matched-content-rows-num="4" data-matched-content-columns-num="1"