Pedido de aclaración de José María Rivarola

Opinión 07/04/2018 Por
El abogado dejó asentado por escrito los motivos que lo llevaron a firmar la carta documento que un grupo de justicialistas envió al senador Carlos Caserio.
La Nueva Mañana
Pedido de aclaración solicitado al portal La Nueva Mañana. - Foto archivo

El abogado José María Rivarola, uno de los firmantes de la carta documento que esta semana enviaron un grupo de justicialistas dirigida al senador Carlos Caserio, quiso dejar por sentado su postura respecto a los motivos que lo llevaron a firmar dicho documento.

El abogado se contactó con LA NUEVA MAÑANA y mediante una nota emitida a este medio dejó asentado que es afiliado del Partido Justicialista y que su pensamiento ideológico y doctrinario como identidad política es “ser peronista”.

Por otro lado, aclaró que la carta documento no pide la regularización del PJ ni la elección de nuevas autoridades, como sí ratificó Federico Figueroa, y también Julio Pereyra y Fernando Juez, todos ellos firmantes de la misma.

“Carlos Caserio es quien dice tener la presidencia del Partido Justicialista, por licencia de su presidente el ciudadano Juan Schiaretti. Esto quiere decir que el principal destinario es Juan Schiaretti y no el segundo”, dijo Rivarola.

“Schiaretti ha manifestado en otro medio local una versión alejada no solo de la realidad política sino de la realidad legal. Dio a entender, refiriéndose al Partido Justicialista, que era un ´partido provincial´ y que por lo tanto había 24 partidos Justicialistas contando cada una de las provincias. Estos dichos, confirmados en otra entrevista al ciudadano Carlos Caserio, los pone en la cuneta partidaria”, afirma Rivarola.

Para este abogado, la Carta Documento dice que el Partido Justicialista, conforme la Carta Orgánica, es un partido nacional de la República Argentina, integrado por tantos distritos como provincias hay. “La ´acción política partidaria´ es atribución exclusiva y excluyente del Partido Nacional. Las cartas orgánicas provinciales (no distritales) solo le dan atribuciones electorales y en las cuestiones políticas de sus respectivos distritos”, precisó.

“Los mencionados ciudadanos, han manifestado su participación y convocatoria de la llamada “liga de gobernadores peronistas”. No tienen atribuciones para hacerlo. Solo lo puede hacer el Consejo Nacional por Carta Orgánica”, aclaró también.

“Se manifiestan abiertamente por la exclusión de otros sectores de la vida política partidaria y del movimiento.  Estas posiciones son las que producen el pedido de expulsión de los nombrados del Partido Justicialista en forma institucional.  Tales manifestaciones tienen como objetivo la Fractura dela Unidad nacional partidaria. Inadmisible”, continúa su escrito.

“En cuanto al Partido Justicialista – Distrito Córdoba, en las elecciones del mes de abril de 2011, la Junta Electoral omitió contar los votos y proclamar a los integrantes del Congreso Provincial. Por Carta Orgánica, el Congreso Provincial es la autoridad máxima y soberana de la agrupación distrital. Esto que pudo ser un error, no fue tal”, dice Rivarola.

“El objetivo fue diluir la institución partidaria y transformar en un reducto de pocas voluntades, con la consecuente y grave situación en cuanto a la representación partidaria. Transformada en reducto de familiares y amigos, lejos de ser considerados por el resto de los peronistas de Córdoba. Todas las decisiones partidarias son tomadas por el Congreso Provincia. Y las que por algunas circunstancias son tomadas por órganos inferiores, se hacen “ad refereundum” del Congreso Provincial. Cuando no hay congreso, no hay partido”, señaló.

“Esa situación se mantuvo hasta el 2016. Por sendas actuaciones notariales, se impugnaron la convocatoria a dos congresos partidarios y oportunamente se hicieron las respectivas representaciones judiciales en el Juzgado Electoral Federal. Se concedió el recurso de apelación. Lo que para el juez de primera instancia abría la vía recursiva, para la Cámara Electoral nacional no existió y fue rechazado mediante un sello de práctica. Me dijeron en algún momento que hacía falta que alguien hablara con las autoridades judiciales”, relató el abogado firmante de la carta documento a Caserio.

Luego relató que hubo sorpresivamente una convocatoria a elecciones “entre gallos y medianoche” y eligieron autoridades. “La ley de Partidos Políticos, como la Carta Orgánica, no da acceso en tales condiciones. Cuando una organización partidaria queda acéfala, tiene otro procedimiento”.

Para Rivarola, “las actuales supuestas autoridades partidarias, usurpan una organización y disponen tanto de su patrimonio como de los fondos que le son aportados por el Ministerio del Interior o por otros medios”.

“Se pidió la investigación de estas circunstancias y el procurador Senestrari no encontró delito”, explicó.

A modo de conclusión, señaló que “lo que se pide institucionalmente es la expulsión de los ciudadanos Juan Schiaretti y Carlos Caserio porque intentan fracturar la Unidad Nacional, como diluir el Movimiento Nacional peronista y popular, por fuera de las autoridades nacionales del Partido Justicialista, adhiriendo en forma personal al agrupamiento de Cambiemos que como partido político ejerce el Gobierno nacional.  Y la intervención del PJ- Distrito Córdoba, como facultad del Consejo Nacional.

“Es cierto, el PJ Distrito Córdoba es un edificio cerrado y vacío de contenido. Como tan cierto es que la alianza Unión por Córdoba como proyecto político está agotado”, concluyó Rivarola en su nota como pedido de rectificación del siguiente artículo periodístico publicado por este medio: 

giojaUn grupo de justicialistas solicitarán a Gioja la regularización del PJ cordobés

Te puede interesar