Gastón Semenzín, el “Rayo” que no cesa

Entrevistas 04/04/2018 Por
La historia del delantero veloz que se destacó en el primer partido del selectivo de Instituto. Una historia de perseverancia y de búsqueda de sueños futboleros.
Gastón Semenzin foto Prensa Instituto

Perseverancia como modo de vida. Así se puede describir en breves y certeras palabras las ilusiones futboleras de Gastón Semenzín. Es más, tan ligado está a su modo de vivir, que esa palabra inicial está tatuada en su piel.
El viento corre en el predio de barrio Jorge Newbery, y una pelota de fútbol se traslada con fuerza, como la fuerza con la que los pibes se aferran a sus anhelos. Y allá anda Semenzín, con su velocidad corriendo tras el balón, corriendo tras sus sueños futboleros.

El “Rayo” sabe lo que es pelearle desde atrás, pero en su perseverancia se fue ganando un lugar y el lunes último se destacó convirtiendo dos goles en el triunfo en el primer partido del selectivo juvenil de Instituto que comanda Pablo Álvarez, ante Atlético de Rafaela.

Tenía 13 años cuando llegó por primera vez al predio albirrojo. Quería probarse en Instituto. Pero las pruebas ya habían finalizado. No se quedó con el “no se puede”, e insistió para inscribirse en la escuelita de fútbol del club. Jugó un año. Entonces, se fue a probar para entrar en las inferiores. Lo hizo y quedó. Primero estuvo en la División B, fue un año y medio y después pasó a la División A, y así fue escalando hasta llegar a formar parte de los equipos que militan en el torneo juvenil de AFA. Pero ojo no fue tan fácil ni tan rápido. Muchas veces debió mirarla desde el banco de suplentes o desde el otro lado del alambrado. Las ilusiones de pelota corrían y él a pesar de su velocidad veía que se escapaban. Pero, perseveró. Y se fue ganando un lugar.

Antes había jugado en el equipo de fútbol del colegio Mater Purissima, en una liga que no era por puntos, sino por el hecho de competir y participar. Pero Gastón quería más. “Siempre soñé con ser futbolista”, le narra a LA NUEVA MAÑANA.

En febrero de este año Darío Franco lo subió para entrenar con el plantel profesional. Trabajó un mes y lo bajaron a la Cuarta División en AFA. “Los primeros días después que me bajaron fueron duros, pero cuando fue pasando el tiempo me fui dando cuenta que por algo había estado ahí. Que tenía que seguir metiéndole, porque si estuve puedo volver a estar”, asegura.

Hablame de desahogo ⚽️💗

Una publicación compartida de Gaston Semenzin (@gastonsemenzin) el

El “Rayo” Semenzín no cesa. A pesar de las distintas circunstancias. Por eso, cuenta: “Trato de ser fuerte siempre en las adversidades. Siempre vine de atrás, desde chico. Pero esto es perseverancia. Me lo dice mi viejo y lo tengo tatuado. ‘Perseverancia y ambición’ tengo tatuado. Obviamente que lo de ambición es con respecto al fútbol y no otra cosa”.

- ¿Y esto de remarla desde abajo, cómo lo fuiste superando?
- Obvio que hablando y tomando un poco de cada consejo de los técnicos. Uno sabe ya cómo es el fútbol y entiendo que tengo que ser perseverante, porque si aflojo no llego. He visto a muchos chicos que aflojaron y por eso hoy no están. Yo no fui un gran jugador siempre, pero siempre entrené al cien por ciento y doy todo lo que puedo dar. Esperando siempre la oportunidad y tratar de aprovecharlas.

Cordobés, de barrio Poeta Lugones, el gringo llegó al club en el momento en que estaba explotando Paulo Dybala en Instituto. “Llegué y Dybala estaba en ese gran momento. Por eso desde chico lo vi como un ejemplo a seguir, un sueño. Todo pibe en La Agustina lo ve y dice que lindo sería vivir lo que vive él. Es una motivación muy grande para todos los pibes del club”, expresa, al tiempo que agrega: “Motiva porque seguro que pasó lo que pasamos nosotros. Buenas y malas, y te motiva para seguir luchando”.

Lo feliz que me haces ⚽

Una publicación compartida de Gaston Semenzin (@gastonsemenzin) el

Ahora el “Rayo” Semenzín disfruta de este presente y espera seguir escalando. “Con el selectivo está bueno, nos ven de más cerca, es una posibilidad más clara”, sostiene ilusionado el delantero que suele jugar por las bandas, que le gusta ir siempre para adelante”, cuenta el pibe que nació el 15 de septiembre de 1998, hijo de Javier y Alejandra y hermano de Santiago. Semenzín, que le gusta tocar la guitarra igual que su hermano menor, comenzó la facultad. Estudia Administración en el Instituto Aeronáutico, en la modalidad semi-presencial. Siempre por más.

“Todos los que estamos en el selectivo, estamos por algo. En el partido de los otros días fuimos por momentos muy superiores a chicos que algunos eran más grande que nosotros. Como siempre en Instituto en las inferiores se caracteriza por tener buen juego, buena creación. Y tratamos de hacer un poco de eso”, explicó con respecto a la victoria 3-2 ante la “Crema” rafaelina, con dos tantos de él y otro de Eloy Roige.

"Superación, Perseverancia, Esfuerzo y Humildad son las 4 claves para lograr exito" #Futbol 💕

Una publicación compartida de Gaston Semenzin (@gastonsemenzin) el

🔴⚪️🔴 ❤️

Una publicación compartida de Gaston Semenzin (@gastonsemenzin) el

Te puede interesar

Te puede interesar

data-matched-content-ui-type="image_card_sidebyside" data-matched-content-rows-num="4" data-matched-content-columns-num="1"