Esquel, entre chocolates artesanales y actividades para aventureros

Turismo 25/03/2018 Por
La ciudad espera al turista en Semana Santa con los sabores artesanales de sus chocolaterías; excursiones al Glaciar Torrecillas y al Parque Nacional Los Alerces y paseos en "La Trochita".
Ver galería Laguna del Antiguo y Torrecillas 02
1 / 4 - La excursión al Glaciar Torrecillas, entre los circuitos imperdibles para hacer en Esquel.

En la ciudad de Esquel, las chocolaterías artesanales ya tienen listas las vitrinas con los mejores chocolates de sabores patagónicos para Semana Santa. Afirmación de una costumbre milenaria que conjuga culturas europeas, se trata de verdaderas obras de arte culinarios creadas a partir de recetas ancestrales, logrando variedades de gustos con almendras, nueces, maní, avellanas, castañas, pasas, ciruelas, higos, caramelo y menta.

Bombones finos elaborados con frutos de la región se destacan en la oferta dulce; avellanas, naranjitas, entre otros productos, logran creaciones de un placer inigualable en el paladar, al igual que los bombones especiales rellenos con licor.

Los famosos chocolates en rama también son una opción amigable para saborear. Se caracterizan por la rigurosidad y el detalle en su elaboración artesanal, hecha sobre una mesa de mármol con el más puro chocolate y arrastrados por la presión de una espátula formando trozos aireados.

Los tradicionales Huevos de Pascua

Regalar huevos de chocolate en Domingo de Pascua tiene su origen en una larga tradición que se mantiene durante la Cuaresma, cuando los cristianos católicos que seguían la abstinencia no podían comer, entre otras cosas, huevos.

Al finalizar este tiempo litúrgico se reunían en la iglesia y regalaban los huevos guardados. En muchos países se pintaban y decoraban huevos de pavo y de gallina que obsequiaban en pequeños cestos.

Desde principio del siglo XIX comenzaron a regalarse huevos de chocolate, con hermosas decoraciones y finos envoltorios. Esquel los ofrece rellenos con bombones, confites, caramelos, y decorados con chocolate, confites y futas secas, que hacen las delicias de grandes y chicos.

Actividades al aire libre

El Parque Nacional Los Alerces, declarado Patrimonio Mundial por la Unesco en 2017, resguarda en sus 263 mil hectáreas al alerce patagónico. Uno de los paseos imperdibles para observarlo es la excursión al circuito del Alerzal Milenario, el abuelo, que tiene la altura del obelisco de Buenos Aires y con 2.620 años es uno de los más viejos del bosque.

Otra de las excursiones que no puede faltar es al Glaciar Torrecillas, que combina navegación y trekking de dificultad media gracias a la cual se accede a la cuenca donde comenzó a acumularse la nieve y formarse el hielo glaciar, ocurrida en la última glaciación hace más de 24.000 años.

Conocido mundialmente entre los trenes turísticos que aún ruedan por el planeta, el Viejo Expreso Patagónico, también conocido como “La Trochita”, con su inconfundible perfil de museo rodante es una reliquia viviente y uno de los atractivos más característicos de Esquel disponible durante todo el año.

Te puede interesar

Te puede interesar

data-matched-content-ui-type="image_card_sidebyside" data-matched-content-rows-num="4" data-matched-content-columns-num="1"