Secuestró, golpeó y violó a su ex novia, pero fue absuelto

Sociedad 20/03/2018 Por
El pedido de libertad inmediata para el victimario lo hizo el fiscal Raúl Gualda, el mismo que días atrás también solicitó la absolución de Julio César Suárez en el juicio por amenazas al periodista Dante Leguizamón.
Ver galería Violenciagenero00004 foto consu
1 / 2 - E fue secuestrada, abusada, torturada y golpeada por su ex novio. Fotos: Redacción La Nueva Mañana

chapa_ed_impresa_01

Hace apenas unos días finalizó en Córdoba un juicio cuyo fallo histórico a favor de la libertad de expresión quedará en la memoria de la sociedad, de las futuras generaciones de periodistas y, por supuesto, de la Policía cordobesa, que vio sentado en el banquillo a uno de sus ex jefes. Julio César Suárez fue condenado a dos años y dos meses de prisión condicional por amenazar al comunicador Dante Leguizamón. De forma unánime la Cámara 4ª del Crimen desestimó el pedido de absolución que había realizado el fiscal de Cámara, Raúl Gualda, y le aplicó a Suárez “un castigo ejemplar”. La euforia por el significado de semejante condena se concentró en el alegato del abogado querellante, Claudio Oroz, así como también en la figura de Leguizamón y su valentía de enfrentar a un pope del poder, de los que suelen ser intocables.

Sin embargo, no se dijo mucho acerca de la figura de Gualda, el fiscal y funcionario público para quien los mensajes del ex jefe policial, como “si no venís conmigo, me voy a encargar de vos”, no constituyeron una amenaza.

Paralelamente a la condena ejemplar contra el ex jefe policial, ocurrió también en Córdoba, y con los mismos actores de la Justicia, otro juicio ejemplar. Pero ejemplar por la forma en que puso de manifiesto la injusticia de la Justicia cuando las víctimas son mujeres y no hay una opinión pública ejerciendo presión sobre el castigo, sino que la cosa se resuelve puertas adentro del juzgado y ahí queda.

La comparación con el juicio a Suárez viene al caso por dos motivos: el primero porque intervinieron el mismo fiscal, Rául Gualda, y la misma jueza, María Antonia de la Rúa. Y segundo porque, al igual que con Suárez, Gualda pidió la absolución de Pablo Gabriel Salomone (40), a quien E, su ex novia, denunció primero ante la Policía y luego ante la Justicia de haberla golpeado, secuestrado, violado y amenazado durante seis días, a comienzos de 2016. La diferencia fue que el tribunal, únicamente compuesto por una mujer, por De la Rúa, le dio el visto bueno al pedido de Gualda para que el agresor recuperara la libertad. 

e
“La liberación de este tipo es una condena que tarde o temprano voy a tener que enfrentar”. E y su abogado defensor, Gustavo Nuñez, días antes de la sentencia que absolvió a Salomone.

Días sin paz

Estos hechos que aquí figuran resumidos en algunos renglones incluyeron horas y días de horror que se transformaron en años de pánico para E. Horas de denuncias, entrevistas, abogados, noches sin dormir, internaciones psiquiátricas por voluntad propia para volver a sentirse segura, mudanzas, cambios de trabajo, cambio de vida, el alejamiento de las drogas, la llegada del juicio, y la peor revictimización: que la Justicia favorezca al agresor y lo premie con la libertad, y a vos te acuse de mentirosa, a pesar de las pruebas, de las condenas previas de tu victimario, de las denuncias por violencia de género de su ex pareja, del alegato de tu abogado defensor citando a la antropóloga Rita Segato e intentando explicarle, de forma ya desesperada, a un tribunal el porqué del peligro de dejar en libertad a un “potencial femicida como Pablo Gabriel Salomone”.

Unos días antes que Gualda pidiera la absolución de Salomone, E estaba sentada en el estudio jurídico de su abogado defensor, Gustavo Núñez. Los dos estaban ansiosos por la sentencia y confiaban en que al ser una Cámara Unipersonal, integrada sólo por la jueza De la Rúa, iba a ser un fallo justo. E contó que estaba contenta porque había comenzado a pagar una casa en cuotas, con el sueldo del trabajo que había conseguido como chef en un restaurante. Aunque en un momento desvió la mirada y tragó saliva: “Si lo dejan suelto después de que lo denuncié, es capaz de venirme a buscar. Como cuando lo dejé y se volvió loco. Pero eso no va a pasar. ¿No, doctor?”, preguntó E.

gabriel pablo salmone
Pablo Gabriel Salomone

-E, me acaba de llamar tu abogado. Me contó que lo absolvieron.

- La verdad es que estoy muy decepcionada de la Justicia. Pidieron la absolución como si yo hubiera mentido, con todas las pruebas que hay de lo que me hizo este tipo. No tengo un solo antecedente y él tiene bocha de denuncias por violencia, sólo que a diferencia de sus ex parejas, yo me animé a seguir hasta el juicio. ¿Y para qué? Para esto, para tener que irme de donde vivo, dejar el trabajo que quiero, vivir con más miedo del que tenía antes. La liberación de este tipo es una condena que tarde o temprano voy a tener que enfrentar.

A dos semana de que la Justicia de Córdoba liberara al agresor de E y desestimara su testimonio como víctima, la Corte Suprema de Justicia de Tucumán consideró que el simple testimonio de una mujer agredida por su ex marido tiene “valor probatorio” y que las actuaciones realizadas por la Oficina de Violencia Doméstica (OVD) deben ser tomadas como prueba en el juicio que la víctima lleva adelante contra su agresor. El Alto Tribunal, integrado por Antonio Daniel Estofán, Antonio Gandur y Daniel Posse, destacó que “el testimonio de la mujer víctima de violencia adquiere un valor probatorio determinante” y recomendó al juez correccional interviniente “extrema celeridad y eficacia en la tramitación de la presente causa teniendo en cuenta la proximidad de la prescripción de la acción penal”. 

E podría ser Micaela García. Pablo Salomone podría ser Sebastián Wagner. Y la jueza Antonia de la Rúa, el juez Carlos Rossi. La Justicia es responsable.


 Notas relacionadas:

juico contra suarez @gonzxvalverdeFiscal pidió absolver al ex jefe de la policía Julio César Suárez
cesar suarezJuicio a César Suárez: condenaron al ex jefe de la Policía por “Coacción”



Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más,
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los lunes en tu kiosco ]


Te puede interesar