“La tecnología nos introduce en un mundo cada vez más automatizado”

Sociedad 12/03/2018 Por
Así lo afirmó Javier Martín, profesor de la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de la UNC, quien realiza un análisis del impacto de las nuevas tecnologías.
Javier Martín

chapa_ed_impresa_01

Por: Mónica Hernández

En un mundo cada vez más rodeado por la tecnología, el ingeniero Javier Martín en una entrevista con La Nueva Mañana plantea algunas reflexiones por los cambios que ha provocado su uso. Martín además de enseñar física en su gabinete de la Facultad de Ingeniería de la UNC es divulgador científico tecnológico y profesor titular del Seminario de Tecnología de la Especialización en Comunicación Pública de la Ciencia y Periodismo Científico, que resulta “el ámbito perfecto para plantear este tipo de cuestiones por las características del posgrado y de los profesionales que la cursan, que provienen de tanto de las áreas de la comunicación como de las ciencias”, refirió.

- ¿Cómo ha sido el cambio cultural en los últimos años desde el punto de vista de la tecnología?
- Hoy en el período menor a una generación el cambio cultural es increíble. Nosotros jugábamos a la pelota en la calle en un pueblo o en un barrio de nuestra ciudad, es decir vivíamos en la vereda, sobre la bicicleta y trepándonos a los árboles, en fin… Hoy en día los niños viven adentro de la casa permanentemente con el celular y con la computadora. Muchos de ellos, de 3 o 4 años, preguntan qué es esa caja negra que todavía hay en muchos hogares, acostumbrados a ver televisión en LCD. Pero, además, se da una situación muy particular pues nosotros como padres preferimos que nuestros hijos estén adentro por las cosas que suceden.

- Y en el ámbito laboral, ¿pasa lo mismo con los adelantos?
- Por supuesto, en ese marco hoy la tecnología dentro de la industria ha ido ocupando cada vez más espacio y el desarrollo de eso ha sido exponencial. Fíjese que en la década del sesenta cuando era el horario de cambio de turno de la Fábrica Militar de Aviones, la cantidad de gente era impresionante, siempre pongo el mismo ejemplo. Hay un video en YouTube que muestra la salida de los empleados en bici, en moto, a pie, en auto, en ómnibus. Lo mismo ocurría en la fábrica Renault en Santa Isabel, la caravana era continua por la avenida Armada Argentina, tanto que era imposible cruzarla en ese horario pico, igual en Ferreyra por la Fiat. En la actualidad uno va a los cambios de turno de cualquiera de estos establecimientos industriales, que producen mucho más, y salen no más de 200 personas. Esto se debe a que en un área de producción de una fábrica es todo automático. Están las máquinas que sueldan, arman, etcétera. La labor del hombre se ha reducido a un trabajo de control, ya no existe ese trabajo manual, artesanal.

- Se va reemplazando el trabajo de las personas…
-Paulatinamente va supliendo estas tareas y obviamente el ser humano va siendo reemplazado por robots. Estos no se cansan, no se enferman y cuando se rompen los cambian por otros. Son caros, cuestan muchísimo dinero, pero al prorratear los gastos en la producción salen a la larga mucho más baratos.
Día a día los cambios se van incorporando a las industrias. Para hacer una comparación, lo vemos en los cuadros de Quinquela Martín donde se reflejan las figuras humanas hombreando bolsas, haciendo un trabajo de esfuerzo realmente muy duro. Y para beneficiar al hombre en esa tarea se pusieron grúas, pero trajo aparejado la pérdida de esos puestos de trabajo.
“Por un lado me interesa esto de la tecnología pero por otro me hace verlo críticamente y si nosotros no somos capaces de resolver el problema que genera su introducción en los sistemas de producción, de alguna manera, está bien, lo beneficia al hombre porque el esfuerzo es mucho más leve pero, como dije antes, le quita trabajo y se pierden muchos oficios”, reflexionó.
Haciendo otra comparación dijo: “Fijémonos un poco en el campo, antes las cosechas eran manuales, con mucha gente, aunque también por ahí explotada. Ahora toda esa tarea del trabajador golondrina la hace una máquina. Estos peones quedan solo en algunos sectores, por ejemplo en la recolección de aceitunas. Esos mismos que antes subían a los trenes y que iban a hacer una cosecha por acá y otra por allá, ya no se desplazan a las pequeñas chacras, pero como ahora eso no es rentable se buscan los grandes espacios para que entre una máquina”. Asimismo, “existen empresas como Globant, multinacional argentina, que en nuestra ciudad tienen un lugar donde se concentran unas 500 personas, hacen software para Disney, Google. Son formas más flexibles de trabajar sobre proyectos: los empleados no tienen horario fijo, no marcan tarjeta y trabajan en grupo coordinados por un líder. Y hoy resultan muy rentables y emplean grandes cantidades de gente. En nuestro país, nos va bastante bien, incluso en Córdoba somos hábiles para hacer ese tipo de tareas”, sintetizó.

- ¿Y los celulares?
- Han evolucionado enormemente. De los primeros celulares que tenían como una bolsita donde se llevaba la batería (de esos entraron muy pocos a Argentina), hemos pasado a un aparato de bolsillo con un microchip. Y con los que además de poder realizar la comunicación punto a punto por medio de la voz se tiene acceso a los datos de Internet. Con toda esta tecnología uno puede ir en auto y convertirlo en una oficina. Los vehículos nuevos tienen una computadora que regula el consumo de combustible y las comunicaciones se pueden hacer desde el mismo por bluetooth. Estos cambios se producen porque la ciencia también avanza. La ciencia produce conocimientos y la tecnología resuelve problemas, entonces estos usan los conocimientos que provienen del campo científico.

Antenas de telefonía móvil

“El celular se comunica por radiaciones electromagnéticas y la potencia que tienen esas ondas es muy baja. Hasta el momento no se ha encontrado que hagan algún tipo de daño, son inocuas. De todas maneras, hay una normativa que les obliga a las empresas de telefonía móvil a que periódicamente hagan controles de la radiación que emite cada una de las antenas, porque en el modo de operación normal la potencia que emiten no debería ser perjudicial. Justamente desde esta Facultad se hace un monitoreo periódico como también hay un radar meteorológico que controla que estés dentro de las normas permitidas en base a estudios hechos tanto sobre animales como personas. Se busca que en las inmediaciones a esas antenas no se superen esos valores”, remarcó el divulgador.

Aquiles Gay

“Por último, no quiero dejar de mencionar al ingeniero y educador Aquiles Gay, fallecido en 2014, quien fue visionario y precursor y que con su Museo Ingenium de Cultura Tecnológica (que está ubicado frente al Parque Las Heras) se preocupó por dejar un legado trascendente para las generaciones presentes y futuras con los cientos de objetos que atesora ese recinto. Y comparto un concepto de Aquiles: ‘Hoy en las grandes ciudades vivimos en un mundo más artificial que natural’”, finalizó emocionado Martín.

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más,
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los lunes en tu kiosco ]


Te puede interesar

Te puede interesar

data-matched-content-ui-type="image_card_sidebyside" data-matched-content-rows-num="4" data-matched-content-columns-num="1"