La política económica del Gobierno, encerrada en su propio laberinto

País 06/03/2018 Por
El crecimiento de 2017 estuvo por debajo de las expectativas del oficialismo, en un contexto de elevada inflación, alto endeudamiento externo, déficit comercial con récord histórico y un dólar por encima de lo estimado en la Casa Rosada.
Inflacion

chapa_ed_impresa_01

Por: Facundo Piai - Especial para La Nueva Mañana

La endeblez del modelo económico de Cambiemos es directamente proporcional al paso del tiempo, a medida que éste transcurre deja al descubierto lo insostenible de la política económica. Este comienzo de 2018 fue particularmente malo para la alianza de Gobierno, debido a que las variables económicas de 2017 publicadas en enero estuvieron por debajo de la expectativa del oficialismo. El Presupuesto 2017 que el jefe de Gabinete presentó al parlamento proyectaba un crecimiento de la economía de 3,5%, una inflación de 17% y un dólar a 18 pesos. Finalmente, de acuerdo a información de organismos oficiales, la economía creció sólo 2,9%, la inflación fue de 24,8% y el dólar llegó en diciembre a casi veinte pesos, para luego subir fuertemente en el primer mes del corriente año.
La inconsistencia de las proyecciones presenta varios problemas, puesto que las decisiones económicas ejecutadas durante el año pasado se hicieron en base a un Presupuesto esperado que no resultó. Por caso, la deuda en moneda extranjera de la administración nacional se incrementó más de un 70% (de acuerdo al Observatorio de la Deuda Fundación Germán Abdala), aumento que se realizó asumiendo que la economía crecería más de tres puntos o para lograr el objetivo de expansión económica, cosa que no ocurrió. De cualquier modo, estos “errores de cálculo” no tienen efectos neutros en el devenir de la economía.

Sequía y la suba de la tasa de referencia de EEUU, dos variables sensibles

Sequíacampo01
Sumado a los desatinos y a las falsas expectativas de crecimiento, el comportamiento de dos variables independientes abre un acertijo sobre el desempeño de la economía durante este año. El aumento de la tasa de referencia norteamericana pondría en riesgo la estrategia de endeudamiento de Cambiemos y, por otro lado, la sequía en la pampa húmeda afecta a la producción agropecuaria, “el motor” del modelo económico, según aseveró el ex presidente de Boca Juniors en un acto con ruralistas. Es decir, las dos bases en las que se sustenta la economía de la gestión Macri (los dólares provenientes de endeudamiento y de exportación de materias primas) corren serios riesgos.
Respecto al campo, la Consultora de Climatología Aplicada (CCA) estima que, en los últimos cuatro meses, se registraron entre 100 y 400 milímetros menos respecto al promedio histórico, con lo cual es la peor sequía de los últimos 44 años. La quita de retenciones para garantizar la alta rentabilidad de la exportación de granos reprimarizó la economía, lo cual genera un modelo vulnerable frente a variables exógenas como pueden ser: la baja de la cotización de los commodities, aspectos climáticos (sequía o inundaciones) o las estrategias de rentabilidad de las acopiadoras que acumulan granos y exigen condiciones para liquidarlos.
En el mismo sentido, los bajos rendimientos de las cosechas producto de la inclemencia del clima ocasionarían una pérdida de 4.350 millones de dólares, de acuerdo a un informe de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA). Esta situación abre un interrogante respecto a lo que ocurrirá con la balanza comercial, puesto que el año pasado cerró con un rojo 8.471 millones de dólares –según números oficiales de Indec-, el mayor déficit de comercio exterior de la historia, producto de la apertura comercial y la reprimarización de las exportaciones.

Peligrosa dependencia del endeudamiento externo

Caputo02
Luis Caputo, Ministro de Finanzas de la Nación.

Abrirnos al mundo implica subordinar muchas variables económicas al devenir de otras economías. De este modo, la aceleración de la inflación en los EEUU, donde los precios han subido más de lo esperado, puede ocasionar un encarecimiento del crédito internacional, lo cual es una mala noticia para Argentina, que financia la fuga de dólares, déficit comercial, especulación financiera y las remesas que las multinacionales envían a sus casas matrices, con dólares provenientes de endeudamiento externo.
Analistas económicos de distintas partes del mundo ven con preocupación la eventual suba de la Reserva Federal de Estados Unidos. Las opiniones se dividen entre quienes creen que la FED toleraría una inflación superior al objetivo del 2% y, en consecuencia, no modificaría la tasa de referencia sustancialmente, y quienes, por el contrario, asumen que habrá modificaciones alcistas, puesto que la Reserva Federal buscaría absorber dólares para frenar la inflación y evitar un recalentamiento de la economía que se traduciría en mayor aumento de precios, según la visión de los monetaristas.

Lejos de la “lluvia de inversiones”

Dujovne01
Nicolás Dujovne, Ministro de Hacienda de la Nación.

Por su parte, Alejandro Tagliavini (miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California) publica en Ámbito Financiero un análisis poco alentador para las inversiones extranjeras directas, otro de los virtuales pilares sobre los cuales descansa el modelo de Cambiemos. El columnista sostiene que “Argentina está cada vez más alejada de la “lluvia” de inversiones prometida por Macri en su campaña y en sus múltiples viajes” en busca de seducir a multinacionales a que inviertan en el país. El analista económico es reticente a que vaya a cumplirse esa promesa de campaña y afirma que “la cruda realidad es que el país ni siquiera está en la mira o agenda de inversores significativos”, quienes prefieren a Brasil, Rusia, Italia y los emergentes asiáticos.
El académico repara en un dato que ya hemos analizado en anteriores publicaciones respecto a la especulación financiera que estimula las políticas del Gobierno nacional. “Mientras los locales fugan, los extranjeros “invierten” en la bicicleta financiera: 8,5 de cada 10 dólares que ingresaron fueron a inversiones financieras en pesos. Así, la llegada de estas “inversiones” saltó 400% interanual en enero al ingresar 533 millones de dólares netos”. Entretanto, las inversiones productivas de extranjeros fueron exiguas y cayeron significativamente en comparación a un año recesivo como fue el 2016.
A todo esto, con una economía reprimarizada como consecuencia de la quita de retenciones al agro, la disminución de la producción granaría por la sequía; un déficit comercial récord, producto de la apertura de las importaciones, un aumento del ingreso de capitales especulativos, la dependencia de la economía del financiamiento externo y frente a la posibilidad del encarecimiento del mismo; es poco probable, cuando no imposible, que se cumplan las metas de crecimiento proyectadas para este año.

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más,
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los lunes en tu kiosco ]


Te puede interesar

Te puede interesar

data-matched-content-ui-type="image_card_sidebyside" data-matched-content-rows-num="4" data-matched-content-columns-num="1"