Los 600 de Leo Messi(as) y el Profesor "Pelusa"

Opinión 04/03/2018 Por
El mejor futbolista y, también, el mejor lanzador del mundo marcó por tercera jornada consecutiva de esa forma y da medio Liga española al Barcelona.
messi tiro libre

Una vez más Messi lo hizo, en una tarde casi primaveral pero de lluvia en Barcelona el rosarino escribió una obra más de Gaudí podríamos paragonar para ubicarnos en el espacio y momento, la Ciudad condal, el Camp Nou o Nou Camp como más lo prefieran, el Estadi.

El mejor jugador del planeta llegó a su gol número 600 como futbolista profesional.

MESSI 600

Sabido es que Leo Messi nos tiene acostumbrados a marcar en casi todos los partidos que juega, pero si algo le quedaba para sumar a su mega repertorio; la metió de cabeza, con zurda, con derecha, de vaselina, de taco, con el pecho, le quedaba una cuenta pendiente, la pelota parada.

Narra la anécdota donde arrancaba aquella curiosidad por perfeccionar ese aspecto, año 2009 en un entrenamiento en Marseille, previo a un amistoso en Francia con el seleccionado argentino, el entrenador de aquellos tiempos (su antecesor: Diego Armando Maradona) le miraba de reojo mientras el capitán actual de la selección pateaba un tiro libre. Accomodaba tirado a la izquierda,  mirando el arco, pero este se iba por encima del travesaño o a la mano derecha de Carrizo, arquero en aquel ensayo. Con gestos de fastidio Messi enfiló para los vestuarios.

Fue allí donde el "Pelusa" lo interceptó.

"Leito, Leito vení papá vamos a hacerlo de vuelta... Poné la pelota acá y escúchame bien: No le saques tan rápido el pie a la pelota sino ella no sabe lo que vos querés".

El final no es difícil de descifrar, Diego la acarició y clavó en un ángulo ante la mirada de admiración de Messi.

De aquel día pasaron muchos años, muchos entrenamientos y arqueros que lo sufrieron, horas y tiempo dedicado a la perfección en su pegada, por ello no es casualidad que hoy Messi ha logrado que cada 3 o 4 tiro libre que tiene en un partido, uno tiene fin en las piolas.

En el último tiempo y el último mes, el 10 toma todas las pelotas paradas que su equipo tiene. Esta semana marcó ante el Girona con un gesto técnico y de picardía absoluta golpeando el balón al rastrón cuando la barrera había saltado; y hoy en un campo lluvioso donde golpear el balón significaba que saliera con una fuerza complicadísima para los arqueros, así fue para Oblak quien con su casi dos metros no pudo detener el remate de parábola abierta donde la pelota voló, y pasó por encima de los dos jugadores de la barrera que habían saltado, y al abrirse hacia un palo hizo inútil la estirada del polaco. Y más espectacular el gol aún.

El festejo y dedicación no es un dato menor, fue para su portero Mark Ter Stegen con quien se queda día a día después de cada entreno a patear y perfeccionar.

Los arqueros también ayudan a ser mejor a los jugadores.

Que intentamos destacar con esto, que el el capitán del seleccionado argentino se reinventa cada vez más y ya en su madurez es cada día más completo en su juego y virtudes, al saber cuando meter un cambio de ritmo, pausa y correr menos que lo hacía a los 20 e ir al choque hoy se ha convertido en un especialista ejecutando tiros de pelota parada, y sus números y efectividad son cada vez más elocuentes.

Te puede interesar