Museo do Amanhá, una galería que muestra los futuros posibles

Cultura & Espectáculos 28/02/2018 Por
Ubicado en Río de Janeiro, este espacio interpela al hombre en relación a sus hábitos de consumo, le permite realizar actividades interactivas y experimentar sensaciones únicas.
Ver galería Museo Amanhá00004
1 / 3 - El museo está pensado como un ambiente de ideas e interrogaciones sobre los tremendos cambios que vive la humanidad y a los que es sometido el planeta

chapa_ed_impresa_01

Por: Adrián Baigorria - Especial para La Nueva Mañana

Habitualmente, un museo de ciencias nos muestra el pasado de la humanidad y del mundo. El Museo do Amanhá (Museo del Mañana) de Río de Janeiro (Brasil) es la excepción. Al recorrerlo, este increíble y moderno espacio cultural brinda un panorama sobre qué tipo de futuro está armando cada persona hoy, con sus hábitos de consumo, usos del transporte y el trato que le da al planeta en general, como hábitat. Todo esto en base a las mutaciones a las que la Tierra es sometida permanentemente en una era que los científicos llaman antropoceno, ya que el eje de esos cambios es el hombre y el impacto que sus actividades le producen al planeta.

Las preguntas de la era del antropoceno
Enclavado en la plaza Mauá, en la zona portuaria de la ciudad que fuera capital brasileña hasta 1960, el museo cuenta con una superficie de 30.000 metros cuadrados y fue inaugurado por la depuesta expresidenta Dilma Rousseff, a fines de 2015. El sofisticado y moderno diseño pertenece al afamado arquitecto catalán Santiago Calatrava e implica un convite a experimentar sensaciones únicas, ya que es fundamentalmente digital y permite que el visitante desarrolle una serie de actividades interactivas durante la visita en la muestra permanente, además de poder observar exposiciones temporarias, en un segundo piso. El emprendimiento cuenta con 53 experiencias diferentes entre videos, juegos, presentaciones interactivas y fotografías para las exposiciones. El enorme edificio tiene también un auditorio, un observatorio, una sala de video de 360 grados en 3D, además de áreas recreativas y una sala de juegos interactivos.

El museo, único en su tipo a escala global, está pensado como un ambiente de ideas, exploraciones e interrogaciones sobre los tremendos cambios que vive la humanidad y a los que es sometido el planeta actualmente. A partir de allí, permite especular sobre los diferentes tipos de futuro en los que podremos habitar, según nuestros hábitos y lo que hagamos con la Tierra, en los próximos 50 años. Para ello, se parte de algunos de los interrogantes básicos que el hombre se plantea hace siglos: ¿de dónde venimos?, ¿quiénes somos?, ¿dónde estamos?, ¿adónde vamos?; pero sobre todo, ¿cómo queremos ir? De allí se desprenden los valores de sustentabilidad y convivencia con los que el museo desarrolla una narrativa literal y audiovisual sobre la manera en la que podemos moldear los próximos 50 años de vida en el planeta.

Mediante audiovisuales, instalaciones interactivas y juegos, el visitante va desandando un viaje en el tiempo, hasta el propio momento del Big Bang para, desde ese punto, intentar entender los procesos de evolución de la Tierra y del hombre, analizar las tendencias actuales inherentes a los velocísimos avances tecnológicos, el crecimiento de la población mundial y el cambio climático e imaginar cuáles serían los posibles futuros en el planeta.

Los avances de la tecnología y su impacto en el planeta
El área expositiva del Museo del Mañana está dividida en 5 secciones: Cosmos, Tierra, Antropoceno, Mañanas y Ahora, de manera que los visitantes puedan hacer un recorrido temporal por la historia del universo y en especial de nuestra Tierra desde su formación, pasando luego por la aparición del hombre y el impacto de su acción sobre ella. Entre los objetivos principales del museo está que sus visitantes comprendan las tres dimensiones de la existencia: materia, vida y pensamiento y que sean conscientes de la huella que el paso del hombre deja sobre la Tierra, no sólo en su composición geográfica, sino también en el clima, en la atmósfera y en la biodiversidad que la habita.

El concepto del museo parte de la idea de que en las próximas cinco décadas se generarán más cambios en la Tierra que los producidos en los últimos diez mil años. Los tremendos avances tecnológicos de los últimos 40 años son la prueba elocuente de esa velocidad. Según el concepto de los creadores del museo, el futuro se construirá sobre la base de seis grandes tendencias: cambio climático; crecimiento de la población y longevidad; mayor integración y diversificación; avances tecnológicos, alteración de la biodiversidad y expansión del conocimiento.

En la sección llamada Mañanas, el Museo arriesga futuros probables, abordando los diferentes caminos posibles hacia los que vamos, invitándonos a reflexionar sobre la tierra, un planeta cada vez más sobrepoblado, más interconectado y más necesitado de recursos. Finalmente, mediante juegos de preguntas, el visitante puede medir la huella que va dejando en el planeta y el impacto que tienen sobre él nuestras pequeñas acciones y consumos cotidianos. El objetivo último es que cada uno tome consciencia de que el Mañana empieza Ahora y de que lo que decida hacer hoy creará el mundo que tendremos dentro de unos años.

Diseño sustentable
Es tal la magnitud de la obra y del diseño que, con su apertura en diciembre de 2015, el espacio dejó instaurada una nueva generación de museos de ciencias, a nivel global. Es sabido que en la concepción del diseñador Calatrava, los museos de ciencias son las ‘catedrales del siglo XXI’. El resultado de su obra en Río de Janeiro es una nave de 100 metros de profundidad, por 14 de ancho y 12 de altura.

Visto desde afuera, el museo da la idea de una nave que flota sobre la bahía de Guanabara, bañada por las aguas del océano Atlántico. En realidad, la estructura de 18 metros, en su parte más alta, recrea la figura de un animal prehistórico. Cuando uno se adentra en el edificio, observa cómo las 6.200 placas solares del techo de la cubierta se mueven como las alas de un ave, para acompañar las diversas posiciones solares y potenciar una eficiente captación de su energía. Aparte, el diseño externo vidriado permite la mayor entrada de luz natural posible.

Además, el agua de la bahía de Guanabara abastece los 9.200 metros cuadrados de espejos de agua que forman la base del museo y enfría el sistema de climatización del edificio, ahorrando en el uso de agua dulce. El sistema genera una temperatura agradable en el interior, pero también filtra y procesa el agua que luego devuelve limpia al mar, demostrando así que es posible depurar el agua de la bahía de Guanabara. Como una muestra representativa de la vegetación de la zona tropical de Río de Janeiro, 24 especies de mata atlántica y de restinga (vegetación que crece en bancos arenosos de la zona) componen el jardín del museo que tiene acceso libre para los visitantes.

Nueva imagen icónica de Río de Janeiro
El museo se ha ido convirtiendo en una nueva imagen icónica de una ciudad que tiene bellezas naturales por doquier, a más de hermosas construcciones arquitectónicas de la era colonial portuguesa y uno de los estadios de fútbol más reconocidos del mundo: el Maracaná. Cuando uno se retira del museo, se va con un cúmulo de sensaciones que oscilan entre lo emocional, lo informativo y el asombro por la magnificencia de la obra, a más de lo preocupante que es ver los riesgos en los que está sumida la Tierra, como único lugar para la vida de las 7.000 millones de almas que la habitamos. Además, uno piensa que ha asistido a una especie de clase de cómo debería ser, al menos en parte, el sistema educativo actual que prácticamente carece de tecnologías digitales aplicadas en las aulas, en una sociedad donde cada vez más el término ‘nativo digital’ empieza a parecer obsoleto, puesto que la inmensa mayoría de los estudiantes del sistema lo son.

 

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más,
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los lunes en tu kiosco ]


Te puede interesar

Te puede interesar

data-matched-content-ui-type="image_card_sidebyside" data-matched-content-rows-num="4" data-matched-content-columns-num="1"