El sentimiento del arquero en un texto lleno de pasión

Pequeños relatos 30/01/2018
Luciano Pereyra es un profesor de Villa Nueva, que le dedicó gran parte de su vida a defender el arco. Lo hizo atajando y ahora como entrenador. Comparte con LA NUEVA MAÑANA un texto sentido sobre esa posición tan particular.
IMG-20180130-WA0013

Soy arquero (*)

Soy un ex jugador de fútbol, pero sigo siendo arquero.
Porque al llegar la primera muerte de un futbolista... sobrevive el arquero.
Porque arquero se nace, se construye, pero se nace.

Porque todavía recuerdo la primera volada en el potrero, el primer partido, el primer mano a mano, el primero de muchos errores.
Porque extraño la adrenalina de vivir y sentir que el mundo gira alrededor tuyo, entre vos y la pelota.

Soy arquero porque me hablaron de un tal Roma, Carrizo, Fillol o Gatti; pero soy arquero porque vi al “Mono” Navarro Montoya y desde los ocho años quise ser como él.

IMG-20180130-WA0010

Soy arquero porque escribo desde el corazón, pero también desde el intelecto, de ser voz de mando. El que encabeza la arenga del domingo.

Soy arquero porque mis rodillas son testigos de mis vivencias, mis cicatrices, mis fracturas son compañeras de mis alegrías y tristezas de mis triunfos y derrotas.

Soy arquero porque todavía sueño que puedo volar, que huelo el aroma del pasto o la tierra, todavía siento el éxtasis de un vestuario ganador.

IMG-20180130-WA0014

Soy arquero porque estamos en extinción, porque cada día somos menos, porque la producción en serie destruyó el arquero “artesanal”, el del barrio.

Soy arquero porque soy solitario, entrenamos aparte, festejamos y sufrimos en soledad.

Por todo eso soy un ex jugador pero nunca dejaré de ser arquero.

IMG-20180130-WA0011

(*) Luciano Pereyra. Actualmente trabaja en las divisiones inferiores de Rivadavia de Arroyo Cabral. 

Te puede interesar

Te puede interesar

data-matched-content-ui-type="image_card_sidebyside" data-matched-content-rows-num="4" data-matched-content-columns-num="1"