Patrimonio cultural en Córdoba: sin novedades en los frentes de obras

Sociedad 02/11/2017 Por
“Que el proceso urbanizatorio no destruya ni altere el paisaje, que no demuela nuestra cultura. Hay que defenderla, aseguran desde el Foro en Defensa del Patrimonio de Córdoba.
Ver galería SAN VICENTE. BARRIO KRONFUSS-sebastian canepa
1 / 7 - - San Vicente, Barrio Kronfuss- Fotos: Sebastián Canepa

“Sin novedad en el frente” es una película bélica del director americano Lewis Milestone. Ganadora del Oscar 1930; su guion conduce a la desgraciada conclusión que “…la guerra no es más que una ilusión…”
Nuestro colectivo ciudadano de probado desempeño público en la última década, el Foro en Defensa del Patrimonio Cultural en Córdoba, piensa y cree no faltar a la verdad del título fílmico si, por similitud o semejanza, ve que las campañas de difusión relacionadas con planes de obras públicas, no contemplan programas de recuperación del patrimonio cultural urbano y peri-rural de la ciudad de Córdoba.
Es en este aspecto en el que vemos la similitud con la película, ya que no se registran novedades en los frentes de obras para el patrimonio cordobés donde vemos en algunos estadios de degradación y ruinificación, y a otros en proceso de abandono o demolición.

“La conservación y restauración de monumentos tiende a salvaguardar tanto la obra de arte como el testimonio histórico.” Carta de Venecia.1964. Art.3.

Entre las obras de patrimonio que hacemos referencia, podemos mencionar en las barrancas al norte del río Suquía, el Molino de Hormaeche, bajo jurisdicción y gestión municipal; pero también bienes patrimoniales del Estado Nacional en territorio cordobés, como estaciones e instalaciones ferroviarias, complejo talleres/Forja, estación Mitre, puentes y viaductos monumentales, hospitales, iglesias y capilla del Hospital San Roque y Hospital Nacional de Clínicas, complejos hoteleros del turismo social como Embalse. Y, en mayor medida bajo tutela provincial, escuelas monumentales, hospitales como el Neuro, Oliva y Santa María, entre otros.


Los slogans al estilo “ciudad en obras” u “obras que transforman, barrios que cambian”, omiten, olvidan y se desentienden de los antiguos pueblos-barrios (San Vicente, Alberdi, Alta Córdoba, General Paz, Güemes, por citar algunos) y la Córdoba metropolitana de un menguado inventario patrimonial periférico en proceso de evaporación.
Por restaurar y recuperar poco se hace, aunque esporádicamente se prometen y eventualmente se realizan obras de recupero. Es el caso del Chalet de Chateau Carreras, recientemente restaurado.
Mientras en el cuadrante noroeste el cierre del arco circunvalatorio lleva puestos restos y ruinas del antiguo Matadero municipal y del Molino Gavier-Carreras (Siglo XIX) junto a las riberas de nuestro río mayor, en el radio del parque contiguo el estadio mundialista. Olvido y abandono de los restos materiales de las existentes en la antigua Central Eléctrica del Oeste/Molino Roqué, y sus canales hidráulicos, desde el Capo del La Salle.

Gestiones de políticas culturales patrimoniales caracterizadas por voluntarismo extremo;, improvisación e insuficiencia de recursos terminan con planes de rescate y recuperación selectivos, coyunturales y de emergencias asistenciales. Cuando no en abandono, abriendo las puertas a la vandalización de nuestras memorias materiales.
Por un lado iluminamos monumentos en el Area Central y por el otro desamparamos y arrasamos en las periferias de la ciudad. ¿Exceso de exhibicionismo en “las vidrieras o escaparates del Centro Histórico, recuperando y renovando algunas obras? Reflexionar, gestionar y rehabilitar son asignaturas pendientes en las obligaciones de los gobiernos municipal, provincial y nacional y los consorcios privados del desarrollo megaurbanísticos de la Capital provincial.

Mucho tiene que ver la ausencia de organismos especializados de escala realizando tareas de campo, o las carencias de unidades equipadas. Mientras por un lado se exhiben como “la vidriera o escaparate de la ciudad” obras recuperadas y renovadas como es el caso “Centro de Arte Contemporáneo”, otras vegetan el sueño de los justos como los monumentales chalets en el borde urbano rural del Arco Sur, en Yapeyú, Ferreyra, José Ignacio Díaz, Camino a San Carlos, Estación Flores, entre otros.

Avance desarrollista vs inventario patrimonial

En vísperas del “Congreso de la lengua”, Córdoba se prepara para aquellos eventos deportivos y/o musicales de rango internacional, y lleva adelante programas de puesta en valor que vemos que profundizan la fractura urbana. Esto es porque abandonan el este y el sur de la ciudad, donde la contaminación ambiental, cementerios, basurales, inundaciones y o megaurbanizaciones mutilan el paisaje natural y cultural como ocurre con el Tercer acueducto monumental de “Bialet Massé, Cassafousth y Dumesnil” en el Ramal a Malagueño.
Hablamos del Tercer viaducto monumental del primer Dique “San Roque/Obras de Irrigación de los Altos, que en nombre de la “seguridad urbanística” fue demolido y alterado por desarrollistas, y no hay programas de remediación o de acciones reparatorias del privado a la vista, viéndose favorecido por las valiosas tierras de la cuenca del arroyo “La Cañada” y los “Canales del sur”.
Otro párrafo merece el antiguo proyecto de “Parque longitudinal de Oeste” del intendente Rubén Martí, hoy sepultado y derrumbado sin vistas a un rescate parcial.

También preocupan desarrollos urbanos descontrolados o precariamente supervisados que olvidan y barren sin pena ni gloria con el patrimonio construido como las riberas de la antiguas Obras de Irrigación de los Altos (Canal Maestro norte y sur). Desde sus inicios, los convenios urbanísticos no contemplaron inventarios patrimoniales.
El patrimonio cultural entre nosotros es un bien escaso y por lo tanto no reciclable. Pero nadie cuida y protege lo que no conoce.
Se arman obradores compulsivos y se difunde por agencias de publicidad, operando a contramano de los informes técnicos de profesionales de nuestras universidades particularmente los inter-jurisdiccionales para así garantizar equilibrios científico-técnicos en los informes sobre impactos ambientales.

Basta recordar lo ocurrido con la antigua Cervecería, el Cine Moderno, el Teatro Comedia, la Casa Eiffel, el tranvía turístico, el puente “Aníbal Montes” extraditado hacia Alpha Corral, Molinos hidráulicos y eléctricos en la ribera de nuestro río.



Desde el cuadrante más abandonado, San Vicente, hacia el Este y a pesar de la remanida promesas de urbanizar las riberas del Río Primero, podemos mencionar al Parque natural y cultural a espaldas del antiguo Molino “Leticia”; los Hornos Omarini o tipo Thea; el Barrio obrero, obra maestra en las realizaciones del maestro Juan Kronfuss; o la Casa Eiffel, uno de los más de diez bienes culturales de la factoría francesa en Córdoba; que aún espera su expropiación y que bien se podría exhibir como parte del turismo cultural sustentable.

Chimeneas, puentes, vías y catenarias y del legendario “Tranway a San Vicente”, incontables obras artísticas piden la atención de políticas culturales patrimoniales en el primer Pueblo Barrio de la Ciudad luego de 1870.
Por su parte Pueblo Alberdi, hace más de ocho años insiste desde el reclamo social por tres complejos patrimoniales en riesgo: la Antigua Cervecería; el Cine Moderno, y el ex-Intituto Goethe (frente al futuro nudo de “Plaza España”). Más acá en el tiempo, nos topamos con la saludable noticia de suspender la demolición de antigua “Penitenciaria de Barrio San Martín”. Sin embargo, se recuerda aún la apropiación clandestina de herrería y carpintería patrimonial en el Buen Pastor y Palacio Ferreyra.
Preservar el antiguo Hospital carcelario, así como muros de la obra original, no aparecen claramente identificados en el proyecto de rescate, y lo que aspiramos es que el debate sobre preservación no quede en un “fachadismo” superficial y anodino.

Es por esto que se destaca la brillante tesis redactada por las arquitectas Virue-Zayat-Rafaelli, que prevén recuperar, desde un novedoso abordaje holístico e integral del cuadrante a intervenir, las tugurizadas vías del Ferrocarril en Barrio San Martín/Alta Córdoba, el sector de la antigua Cerveceria “Río Segundo” rescatando una de las últimas chimeneas del Siglo XIX, el grandioso tanque férreo, paralelo al ramal, los Baños Públicos del Gobernador Cárcano, etc.

Turismo cultural


Ofrecer la docta nocturna al turismo cultural como vidriera parece un buen emprendimiento en tanto agreguen sitios icónicos y/o emblemáticos de nuestros pueblos-barrios.
Es por esto que debe tenerse en cuenta que cada vez que hundimos una pala o pico en el área fundacional o la costa del río, el “mapa de riesgo arqueológico” nos sorprende repetidamente.
Es hora de disponer de Geo-radar, laboratorios arqueológicos móviles o bien una nutrida dotación de herramientas para el registro y recuperación para estos casos. Saludamos el plan de obras para la ciudad, más no podemos festejar la inclusión en él de programas patrimoniales, y es necesario hacerlo para revertir esta tendencia de “Centro rico, periferia pobre” en la conservación de los últimos vestigios de un patrimonio cultural que nos constituye desde el punto de vista identitario.
Replantearse la ciudad que queremos es mandato de la Carta mundial por el Derecho a la Ciudad. Los ciudadanos tenemos el derecho a la preservación del patrimonio cultural material e intangible, construido en nuestra ciudad a lo largo de los siglos. El acceso a los servicios urbanos y el disfrute de los mismos, permite el desarrollo de modelos de ciudad sustentables y equilibrados; amigos de la naturaleza y a favor de la tierra.
Podrán los ciudadanos de Córdoba enorgullecerse o querer sus bienes patrimoniales ausentes por demolición o abandono? Nadie cuida y protege lo que no conoce. Comprometernos con relatos virtuales de “renders” o el hipócrita orgullo de un cordobesismo anclado en la nostalgia y de promesas inclumplidas: Antigua Cervecería, Cine Moderno, Teatro Comedia, Casa Eiffel, anillo de Mercados municipales/Centros Culturales, el “extraditado” puente Montes en el Parque Sarmiento/Bajada del Pucará, tranvías, molinos hidráulicos coloniales y eléctricos de la modernidad, etc.

Que el proceso urbanizatorio no destruya ni altere el paisaje, que no demuela el patrimonio. Defenderlo y cuidarlo es nuestro compromiso y el de nuestros comprovincianos.

(*) Lic. Raúl Aguilar Vouillat
Secretario de Coordinación del Foro en Defensa del Patrimonio Cultural en Córdoba

Te puede interesar