Licencias maternales y paternales, hacia un cambio de paradigma

Sociedad 02/10/2017 Por
Las nuevas formas de organización familiar y la igualdad entre géneros ponen sobre la mesa los derechos sobre el cuidado de los hijos en la primera infancia.
efeespaanacimientos2017_796158_manual
- A contramano, incluso, de los estándares de las recomendaciones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que recomienda 98 días de licencia para el cuidado de la primera infancia, la ley Argentina es la que menos días designa a dicha tarea en toda la región.

chapa_ed_impresa_01

Por César Pucheta - Especial La Nueva Mañana

Desde hace un tiempo, el tema de las licencias por maternidad y paternidad se discute en diversos ámbitos de la vida política nacional. Una pila de proyectos duermen en el Congreso de la Nación, todas las fuerzas políticas buscan modificarlo de una forma u otra, pero lo que siempre queda es un puñado de buenas intenciones. El actual régimen data de 1974, otro mundo, y tiene un marcado perfil maternalista. Con noventa días para la madre y tan sólo dos (de corrido) para el padre pone toda la responsabilidad de la primera crianza sobre las mujeres. El hombre al trabajo, la mujer a cuidar a los niños. Algo que, a todas luces, contrasta con la realidad de la organización social, familiar y laboral en los tiempos actuales.

A contramano, incluso, de los estándares de las recomendaciones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que recomienda 98 días de licencia para el cuidado de la primera infancia, la ley Argentina es la que menos días designa a dicha tarea en toda la región. Entre otras cosas, la Ley Nacional de contrato de trabajo no cubre los casos de adopción, no da cuenta de las nuevas conformaciones familiares, es decir que no contemplan a las familias homoparentales, y tampoco contempla los aportes en los días en que se extiende la licencia por maternidad. O sea que los tres meses o los que sea que la madre se tome por su condición no suman al monto final del cual se toman los fondos para su jubilación. De esta forma, la mujer que ha tenido hijos debe multiplicar sus horas de trabajo para alcanzar la misma cantidad de aportes que un varón.

La ley nacional no da cuenta de adopciones ni de las nuevas conformaciones familiares, es decir que no contempla a las familias homoparentales, y tampoco tiene en cuenta los aportes en los días en que se extiende la licencia por maternidad.

En la actualidad, algunas empresas del ámbito privado se han puesto a tono con el discurso social que reclama igualdad y han comprendido, por otra parte, que el rendimiento de sus trabajadores y trabajadoras mejora mientras más favorable sea el ámbito y las condiciones en que desempeñan sus tareas. El caso más llamativo, que se diferencia del resto por su apuesta, es el de la firma de cosmética Natura. En septiembre del 2016, la empresa de origen brasileño anunció la extensión de la licencia remunerada por paternidad a 40 días y extendió el derecho a parejas del mismo sexo y casos de adopción. Se convirtió así en la empresa con el más amplio beneficio en el mercado laboral argentino.

Tierra del Fuego y La Rioja, a la cabeza

En las administraciones públicas, las realidades provinciales modifican el escenario en cada uno de los territorios. En materia de ampliación de derechos, Tierra del Fuego aparece como uno de los casos paradigmáticos. Allí, las trabajadoras de la administración pública tienen derecho a 210 días de licencia por maternidad, 30 antes y 180 después. Estos últimos pueden ser transferidos y compartidos con el “cónyuge, conviviente o progenitor”. En La Rioja, las empleadas públicas tienen derecho a 210 días corridos, 30 días previos y 180 después del nacimiento. La licencia por paternidad es de 30 días, divididos en 10 días prenatales y 20 posnatales. Pese a compartir el número de días extendidos para las licencias por maternidad, la principal diferencia con Tierra del Fuego tiene que ver con un tema de igualdad, ya que en la norma riojana no se contempla ni la transferencia de días, ni a las familias homoparentales.

Un informe realizado por el Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento que se dio a conocer meses atrás da cuenta de que la necesidad de repensar los actuales regímenes de licencias tienen que ver con avances en la igualdad de géneros y en la tarea de desmontar algunos prejuicios instalados sobre la las diferencias entre hombres y mujeres que se ponen sobre la mesa a la hora analizar sus roles el mundo del trabajo. Una de esas construcciones advierte en el “alto costo” de emplear a personal femenino. Allí se advierten las leyes protectoras en el universo laboral y las tareas que, incluso desde esas normativas, se les asignan a las mujeres en el hogar. La maternidad es uno de esos roles. Más allá de eso, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) estima que el costo laboral que representan las mujeres en relación a los hombres es tan sólo un 2% mayor. El dato desmitifica pero también pone el foco de atención sobre algunas concepciones cuyos desprendimientos podrían derivar, por ejemplo, en “un esquema de licencias familiares por maternidad y paternidad que, financiados por la seguridad social, se base en la equidad de género, contribuiría a desterrar este mito que dificulta el acceso de calidad de las mujeres en el mercado de trabajo. Las licencias son, entonces, un elemento fundamental para la reconciliación de la vida productiva y la reproductiva”, dice el informe.

Liliana Montero presentó un proyecto que pone en igualdad de derechos el cónyuge que da a luz y su pareja.

Desde el Ministerio de Trabajo de la Nación señalaron a LA NUEVA MAÑANA que la idea está “muy en análisis” y, aunque en algún momento existió la posibilidad de llevar las conversaciones a la mesa de trabajo junto con la CGT, todo está “muy verde.” Desde la central obrera, los temas a discutir por estas horas, responden a otras preocupaciones.

¿Qué pasa en Córdoba?

En Córdoba, las trabajadoras de la administración pública provincial tienen 180 días de licencia por maternidad mientras que las del sector privado se rigen por la Ley de Contrato de Trabajo nacional que establece la licencia en los tres meses que por estas horas se vuelven a poner en discusión. Desde abril del 2016, el Estado cordobés subsidia a las empresas privadas el cuarto mes de licencia para sus empleadas lo que eleva la cantidad de días a 120.

Más allá de eso, en la Unicameral hay un proyecto ingresado el 8 de marzo, de la legisladora Liliana Montero, que busca ampliar el horizonte desde una perspectiva integral que se enmarca en la igualdad de derechos entre el cónyuge que da a luz y su pareja. Como casi todos los proyectos presentados por integrantes de las bancadas minoritarias, el proyecto ni siquiera se ha puesto en debate. Pero las posibilidades de avanzar sobre el tema desde las órbitas nacionales abren un nuevo camino para la discusión en el legislativo provincial.
El texto elaborado por la legisladora de Córdoba Podemos extiende la licencia por paternidad a 30 días corridos y crea la figura de “licencia universal” a partir de la cual, en el supuesto en que los integrantes de la pareja sean agentes dependientes de la administración pública provincial, la persona a quien le corresponde los 180 días por licencia puede renunciar a parte de la misma y la otra podrá hacer uso del plazo restante. Entiende que en ningún caso la renuncia a la licencia por maternidad o adopción podrá ser reducida a un plazo menor a los 90 días y establece que, en caso de tratarse de parejas del mismo sexo, cualquiera de los integrantes podrá gozar ser el titular del derecho.

Uno de los puntos de avanzada que propone el proyecto de Montero tiene que ver con la universalización del beneficio. Es decir, alcanzar a aquellas zonas del mundo del trabajo que hoy se encuentran descubiertas casi de todo derecho: los monotributistas y los trabajadores informales. Si se contempla el actual esquema nacional, uno de cada dos trabajadores en la Argentina puede acceder a una licencia por maternidad y paternidad, es decir que la mitad del universo de trabajadores y trabajadoras se encuentra imposibilitado de acceder a ese derecho. Para transformar esa realidad, el proyecto en la unicameral propone extender el subsidio que hoy se denomina “Cuarto Mes de Licencia por Maternidad” y transformarlo en “Subsidio mes de licencias por nacimiento o adopción de un hijo.” El objetivo es que las trabajadoras en relación de dependencia del sector gozarán del subsidio por un período de un mes a contar desde la finalización de la licencia por maternidad obligatoria y extender el beneficio a las trabajadoras independientes, inscriptas en algunas de las modalidades de AFIP.

“Es una situación ideal. Entiendo que habría que afinar números porque va a representar un mayor gasto para el Estado pero hay que tener en cuenta que la mujer monotributista no tiene nada. Entonces, si el Gobierno de la Provincia está garantizando el cuarto mes a las trabajadoras en relación de dependencia, por lo menos que esa suma de dinero pueda llegar a los monotributistas para que, por lo menos, esas madres puedan acceder a un mes de licencia con el goce correspondiente, dijo Montero.


Las licencias en Córdoba

Empleados provinciales (La Municipalidad adhiere a esta norma): 
Maternidad: 180 días
Paternidad: 8 días

Empleados de la UNC
Maternidad: 180 días (45 antes y 135 después)
Paternidad: 15 días

Empleados privados (rige norma nacional): 
Maternidad: 90 días (con posibilidad de acceder a un cuarto mes subsidiado por la provincia)
Paternidad: 2 días

Tapa Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más,
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
[Desde junio en todos los kioscos de la capital de Córdoba]


Te puede interesar